Menu

Coche del día: Saab Sonett

El capricho de crear un deportivo sueco

Coche del día: Saab Sonett

El Saab Sonett nacía en los 50 como el primer intento por parte de la marca sueca de crear un coche de carreras, lo cual quedaba patente por su apellido Super Sport. Digo «intento» porque desgraciadamente se quedó en un proyecto del que sólo se fabricaron seis unidades debido a cambios en las leyes de la época. Saab no se daría por vencida, y una década después volvería al ataque con el Sonett II.

Este debutó en el Salón de Ginebra de 1966 como el primer coche deportivo de Saab. Su divertido diseño no se asemejaba en nada a otros modelos de la marca, con un capó afilado rematado por los faros redondos, una vista trasera bulbosa y una zaga vertical en la que los pilotos redondos acentuaban su deportividad y una portezuela daba acceso a su generoso maletero. El Sonett II seguía siendo un dos plazas, pero ahora de estilo cupé y no roadster como su predecesor. Hacía gala de una ligereza poco común gracias al chasis de acero y la carrocería de vidrio, por lo que su motor de 3 cilindros y 850 cm3 le movían con dignidad. Prometía 60 CV, suficientes para lanzarle con soltura más allá de los 150 km/h con aceleraciones fulgurantes. Sin embargo, el bloque de dos tiempos que no convencía a muchos por su mantenimiento, fue sustituido por un V4 de origen Ford con la mirada puesta en el mercado norteamericano.

Para adaptar el motor del Taurus en la carrocería del Sonett se tuvo que modificar el diseño del capó introduciendo una joroba que resaltaba su personalidad. Su potencia ascendía a 65 CV, mientras que la velocidad máxima alcanzaba los 160 km/h. El V4 sirvió para que Saab se decidiera a lanzar el Sonett III en 1970, ya con un diseño más moderno con faros delanteros retráctiles y una trasera algo más convencional. Crecía doce centímetros y su peso ascendía desde los 660 hasta los 800 kilos, por lo que sus prestaciones daban un paso atrás.

Saab Sonett

La crisis del petróleo precipitó el fin de su producción en 1974, año en el que los suecos lanzaban la versión Combi Coupe del 99, el coche que inspiraría los futuros diseños de Saab hasta que GM la convirtió en una marca más. La representación deportiva quedaría relegada a las versiones Aero o los más radicales 9-3 Viggen.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.