Coche del día: Volvo Duett PV 445/P210

Coche del día: Volvo Duett PV 445/P210

El primer familiar de Volvo: un coche para todo y para todos


Tiempo de lectura: 12 min.

El Volvo Duett se presentó en verano de 1953 como una versión polivalente y familiar del Volvo PV 444. Duett -dueto en sueco- hacía referencia al carácter dual del coche: en el día a día se podía utilizar profesionalmente como vehículo para carga y reparto -cumpliendo la mayoría de las necesidades de transporte de pequeñas y medianas empresas- y los fines de semana se podía usar como coche para toda la familia.

La marca sueca, poco después de iniciar la comercialización en 1927 de su primer vehículo, el Volvo ÖV 4, comenzaría también a ofrecer por separado el bastidor de este modelo con objeto de montar carrocerías para vehículos industriales ligeros. Así conseguía dos cosas: aumentar la producción de un chasis que había requerido una gran inversión y contar en su gama con una serie de vehículos de uso industrial.

Varios carroceros independientes se dedicaban entonces a la elaboración de diversos formatos de carrocerías en enfocados a un uso profesional, sobre el frontal y el bastidor -con todos los elementos mecánicos, transmisión y suspensiones- que Volvo les proporcionaba del ÖV 4, dando así lugar a una serie de furgonetas y camionetas de tamaño mediano.

Volvo PV 444

Volvo PV 444 A

Estos chasis, a finales de la década de los 40 del pasado siglo, resultaban demasiado grandes y aparatosos para las necesidades de los profesionales de aquel entonces, que tras el final de la Segunda Guerra Mundial empezaban a demandar vehículos de carga más compactos. En esa época, el único vehículo compacto de la marca del que se podía derivar una versión para uso comercial era el Volvo PV 444, el primer automóvil de la marca en contar con una carrocería autoportante.

Volvo, al no contar con un bastidor independiente, adoptaría entonces una solución intermedia, creando un nuevo chasis suficientemente compacto y ligero de tipo escalera, donde se acoplarían los componentes mecánicos de su modelo compacto, mientras que en el exterior sólo contaría con su parte frontal -capó, aletas delanteras y el soporte inferior del parabrisas-. Así, esta versión chasis del PV 444 era presentada en el verano de 1949 como Volvo PV 445.

Sobre este bastidor, numerosas empresas carroceras independientes de Suecia como Grip, Valbo, Nordbergs o Ringborg ofrecían diferentes variantes de carrocerías. La mayoría de estas variantes eran furgonetas, aunque también, en menor medida, se ofrecían pick-ups, ambulancias o coches fúnebres. Algunos carroceros llegaron a desarrollar versiones familiares e incluso algunos cupés y descapotables de estilizado diseño.

Volvo PV 445 Pickup

Volvo PV 445 Pickup

Tras tres años fabricando y comercializando estos chasis, las ventas no eran las esperadas y, a principios de 1952, Volvo se encontraba con 1.500 unidades del PV 445 en stock que llevaban varios meses sin venderse. A esto había que sumarle el hecho de que cada vez más marcas automovilísticas ofrecían sus propios modelos de vehículos comerciales sin depender de carroceros externos, resultando más asequibles respecto al modelo de la marca de Gotemburgo.

Para darle salida a esos chasis, el fundador -y presidente de Volvo por entonces-, Assar Gabrielson, decidió que la marca debía crear su propio vehículo comercial ligero en formato furgoneta. Con un presupuesto de un millón de coronas suecas y un plazo de un año para tener terminado el nuevo modelo, el equipo de diseño capitaneado por el ingeniero Erik Skoog se puso manos a la obra, diseñando, tal y como le había sido encomendado, una furgoneta estrictamente para uso comercial

No obstante, Skoog se dio cuenta que podían diseñar otra versión con una carrocería más versátil, adecuada tanto para el transporte de mercancías como de pasajeros. Así, el 4 de julio de 1953 se entregaba el primer Volvo Duett a su primer cliente, el propio Assar Gabrielson. El modelo, denominado PV 445 DH (Duett Herrgårdsvagn), contaba con ventanas laterales y un asiento trasero abatible.

Unos meses después, el 20 de noviembre de 1953, se presentaría el PV 445 DS (Duett Skåpvagn), una furgoneta al uso -sin ventanas laterales y sin asiento trasero-. Una tercera variante se presentaría el 19 Julio de 1955, el PV 445 PH (Personherrgårdsvagn), que contaba, al igual que el DH, con ventanas laterales y un asiento trasero abatible, aunque el asiento tenía un mejor mullido y el modelo, en general, contaba con mejores terminaciones y acabados.

El PV 445 en formato chasis descubierto también se seguía ofreciendo

En el exterior, toda la parte delantera, formada por el frontal, los guardabarros en forma de caja, el parabrisas y las puertas, estaban tomados del Volvo PV 444. La principal diferencia era la calandra, que contaba con cinco lamas horizontales en lugar de las cuatro del compacto. Destacaba el techo sobreelevado y las amplias ventanas que el equipo de Erik Skoog había colocado en el lateral, al estilo de un minibús.

En la zaga contaba con dos grandes puertas batientes, unos diminutos pilotos traseros con forma oval y un paragolpes formado por dos pequeñas piezas adosadas a los laterales. Todo el aspecto tenía una clara influencia del estilo americano de los años 40, con diversos cromados en el frontal, paragolpes y en los tapacubos de las ruedas. Unos años después, en 1958, Volvo rediseñaría el frontal cambiando la parrilla delantera y adoptando los retrovisores de estilo japonés, los fender mirror, ubicados sobre las aletas.

Volvo PV 445 PH 1958

Volvo PV 445 PH (1958)

Fue el último Volvo que se construyó con un bastidor independiente

Durante un tiempo la carrocería venía pintada en dos tonos de color, con la sección alrededor de las ventanas en beige y el resto del coche en rojo, azul o gris. Esto proporcionaba una sensación visual de menor altura. Más tarde desaparecería esta opción de dos tonos y en todas las unidades sólo el techo estaría disponible en otro color, acabando, en las últimas series, con una carrocería en un único tono.

El interior, adoptado del Volvo PV 444, contaba con un salpicadero de diseño basado en los modelos norteamericanos de la época, donde destacaba el volante de baquelita tipo banjo y la instrumentación; con un gran reloj central para el velocímetro, acompañado de cuatro indicadores horizontales con la información del manómetro de aceite, el amperímetro, la temperatura del refrigerante y el nivel de combustible.

Se ofrecían múltiples combinaciones de tapizados para los asientos y paneles de puertas. Tanto la parte trasera del asiento trasero abatibl como el suelo del maletero contaban con varios listones de madera barnizada. A su vez, las paredes laterales del maletero estaban revestidas con un panel de madera barnizada y los pasos de rueda estaban tapizados con una tela gruesa y duradera.

Volvo PV 445 interior

A partir de 1959 estaban disponibles unos cinturones de seguridad delanteros por un coste adicional

El chasis de escalera contaba con dos largueros longitudinales, una estructura central cruciforme y varios travesaños. El modelo tenía unas dimensiones de 4.400 mm de largo, 1.600 mm de ancho y 1.700 mm de alto, con una distancia entre ejes de 2.600 mm y un peso de 1.090 kg. La carga máxima que podía soportar era de unos 520 kilos. Con respecto a los frenos y ruedas, montaba tambores hidráulicos en ambos ejes y las llantas eran de 16 pulgadas con neumáticos en medida 5×16.

En cuanto a las suspensiones, adoptaba el esquema de suspensión delantero de tipo independiente del Volvo PV 444, con un brazo de control superior, un trapecio inferior, muelles helicoidales, amortiguadores telescópicos y una barra estabilizadora. En cambio, en el eje trasero adoptaba un esquema más apropiado para llevar carga: eje rígido, con dos tirantes longitudinales, una barra Panhard, ballestas semielípticas y amortiguadores telescópicos.

Inicialmente equipaba el mismo tetracilíndrico B4B de 1.414 cc del PV 444, con el bloque y la culata de hierro, ocho válvulas en cabeza y un árbol de levas lateral. La relación de compresión era de 6,4:1 y utilizaba un sistema eléctrico de 6 voltios. Un carburador Carter se encargaba de suministrar la gasolina -en 1954 es reemplazado por otro del fabricante Zenith-. El propulsor estaba acoplado a una caja de cambios de tres marchas que transmitía la fuerza a las ruedas traseras.

Volvo PV 444 motor B4B

Motor B4B en un Volvo PV 444

El propulsor era la segunda evolución que recibía el B4B, que, en 1950, gracias a un árbol de levas de mayor cruce y un filtro de aire más grande, pasaba de 40 CV a 44 CV a 3.800 RPM y un par máximo de 103 Nm a 3.000 RPM. Más tarde, en 1956, la potencia se incrementaba hasta los 51 CV gracias a un nuevo árbol de levas, nuevos resortes de válvulas y una culata revisada con una relación de compresión de 7,8:1.

En el verano de 1957 el modelo recibe un nuevo motor de cuatro cilindros en línea, el B16A de 1.583 cc, también con ocho válvulas en cabeza. Este propulsor contaba con una relación de compresión de 7,4:1 y un carburador Zenith 34VN. Su potencia máxima era de 60 CV a 4.500 RPM y el par máximo era de 115 Nm a 2.500 RPM. Con esta mecánica el coche alcanzaba un peso en vacío de 1.210 kilogramos.

Con respecto a su conducción, el motor 1.4 era más indicado para su uso en entorno urbano, resultando muy justo de potencia a la hora de adelantar o subir cuestas, sobre todo cargado hasta los topes. El propulsor 1.6, por su parte, ya contaba con una potencia suficiente, mostrándose más voluntarioso y cumpliendo de sobra para realizar largos viajes a una velocidad sostenida de unos 80 km/h, aunque no se le podía pedir grandes prestaciones.

Volvo P210

Volvo P210 (1960)

Su dinámica de conducción no era gran cosa; la dirección era lenta y poco precisa, el eje rígido trasero con ballestas y la altura de la carrocería no permitían grandes velocidades en curvas cerradas y los frenos de tambor iban algo justos. Si se aceptaban estas limitaciones dinámicas y no se intentaba forzar las cosas, cumplía con creces como familiar para todo y como furgoneta para reparto y transporte de mercancías.

En 1960 el modelo recibe un restyling, adoptando el frontal del Volvo P544 presentado en 1958, con la nueva calandra y el nuevo parabrisas curvado de una sola pieza. El interior también recibe del PV 544 el nuevo salpicadero acolchado, la instrumentación con el velocímetro horizontal y un nuevo volante. El modelo pasa a denominarse P210 y sólo se comercializa en dos versiones, furgoneta (Skåpbil) o familiar (Herrgårdsvagn), además de los chasis sueltos para carrozar.

En el invierno de 1962 se incorpora un nuevo motor de cuatro cilindros en línea, el B18A de 1.778 cc, también con dos válvulas en cabeza por cilindro. Su relación de compresión era de 8,5:1, montaba un carburador Zenith 36VN y el sistema eléctrico ya era de 12 voltios. Estaba acoplado a una caja de cambios de cuatro marchas y erogaba 75 CV a 4.500 RPM y un par máximo de 137 Nm a 2.800 RPM.

Volvo P210 1

En 1962 se dejan de comercializar los chasis sueltos para carrozar

En 1965 los ingenieros aumentaban la relación de compresión del motor a 8,7:1 y sustituían el carburador por un Stromberg 175CD2. Su potencia se elevaba hasta los 85 CV a 5.000 RPM y el par alcanzaba 146 Nm a 3.000 RPM. Ese mismo año, Malte Månson AB, una empresa de Linköping, comenzó a ofrecer el P210 reemplazando el motor B18A por un motor diésel, el tetracilíndrico 4108 de 1.760 cc de Perkins, que desarrollaba 50 CV a 4.000 RPM y tenía un par máximo de 110 Nm a 2.000 RPM.

Esta transformación no era una tarea banal, ya que se debían realizar adaptaciones tanto en la transmisión como en el escape, adoptando, además, unos nuevos soportes del motor más robustos. Aunque lograba un consumo más bajo, resultaba un coche más caro que el original -el motor no era precisamente barato- y tampoco era mejor que el modelo de gasolina, ya que el B18A ofrecía más par que el Perkins. Se estima que se construyeron 40 unidades de esta versión entre 1965 y 1972.

El Volvo P210 Duett tuvo que competir desde 1962 con otro modelo de la marca sueca, el Volvo P220 Amazon Kombi -bastante más caro-. También, desde 1967, tuvo como rival al Volvo 145 Express. Aun así, logró mantener unas ventas anuales de unas 7.000 unidades hasta el fin de su producción en 1969. Durante ese año, Suecia introdujo una nueva legislación para las pruebas de choque que el P210 Duett no pasó, teniendo que finalizar la marca su producción, exportando todas las unidades en stock.

Volvo P220 Amazon Kombi y P210

Volvo P220 Amazon Kombi y P210

Se comercializaron algo más de 100.000 unidades del Volvo Duett en todas sus variantes: 29.409 PV 445 y 60.100 P210. La última unidad fue fabricada el 19 de febrero de 1969 con el número de bastidor 97299. Acabada en color azul oscuro con el interior de vinilo beige, portaba la matrícula OA 1075 y fue incluida directamente en la colección de coches históricos de Volvo, permaneciendo actualmente en el Museo Volvo en Gotemburgo con poco más de 100 km en su odómetro. En 1997 Suecia emitiría un sello de correos conmemorativo del modelo.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pablo Mayo
Editor

Gran reportaje Miguel Ángel, uno de los primeros coches en montar el cinturón de tres puntos de anclaje, junto al 544.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!