Volvo Amazon

Volvo Amazon

El clásico de Volvo cumple 60 años


Tiempo de lectura: 11 min.

De vez en cuando los fabricantes desempolvan sus archivos y sacan a la luz información que se había perdido y fotos olvidadas de su legado. Aprovechamos su sexagésimo cumpleaños para recordar uno de los modelos suecos más importantes. Mucho antes de que una página Web popularizase ese término, “Amazon” ya se utilizó hace 60 años, cuando AB Volvo (AB de AktieBolag o Sociedad Anónima en sueco) decidió que necesitaba una berlina versátil, que fuese un éxito de ventas, y reforzara su posición económica. Así fue como nacía el Volvo Amazon aquel 2 de Septiembre de 1956 en Örebro. Hoy os contaremos su historia.

Los antecedentes

Desde la fundación de Volvo por Assar Gabrielsson junto a Gustav Larson allá por 1926, AB Volvo nunca había tenido un puesto de jefe de diseño, hasta los años 50, cuando los italianos comenzaron a despuntar con sus preciosos diseños. En aquel momento, el señor Gabrielsson, presidente de AB Volvo, decidió que era el momento de crear una berlina que se vendiese en grandes cantidades y que trajese dinero a las arcas de la empresa, para poder afianzarse en el mercado. Puesto que los coches italianos comenzaban a ser amados por todo el planeta, Assar decidió que era el momento de crear ese puesto que le faltaba a la compañía: el de jefe de diseño.

Volvo P120 esquema

Un joven diseñador de 26 años que trabajaba para AB Volvo, Jan Wilsgaard -americano de nacimiento, de padres noruegos, pero sueco de adopción- fue llamado al despacho del presidente Gabrielsson. Este le encargó el diseño de la nueva berlina que lanzaría Volvo; también debería realizar un cupé y una carrocería familiar. Jan, para inspirarse, se dio un paseo por el puerto de Gotemburgo -su padre era marino- y allí vio que estaban desembarcando unos coches americanos, los Kaiser Manhattan. Este coche le inspiró y se fue al estudio a dibujar.

En ese momento nació una de las series más vendidas de la historia de Volvo hasta aquel entonces, cuyos códigos internos eran P120 (cuatro puertas), P130 (dos puertas) y P220 (station wagon). No hay que confundir esas cifras con los nombres de modelo, que no llevan la “P” delante, y no acaban en cero.

Jan Wilsgaard se convertiría en el primer Jefe de Diseño de la historia de AB Volvo

En 1956, justo después de la presentación del Volvo Amazon, Gunar Engellau sustituiría a Gabrielsson al frente de la presidencia de AB Volvo. Desde ese año, todos los modelos eran diseñados o supervisados por el Diseñador Jefe, Jan Wilsgaard, salvo el Volvo P1800, pero eso es otra historia.

¿Por qué ese nombre? En un principio querían llamarlo “Amason”, en honor a la diosa guerrera, pero se decidió que sonaría mejor “Amazon”, ya que se pretendía vender a nivel internacional, sobre todo en Estados Unidos, mercado clave para Volvo donde aún no cosechaba beneficios. Fueron a la oficina de registro de marcas y ¡oh sorpresa!: el nombre se parecía demasiado a otro registrado con el nombre de “Amazone”, una moto Kreidler.

Se llegó a un acuerdo con este fabricante, para que Volvo lo vendiera como Amazon en los países nórdicos, pero en el resto del mundo se conocería por tres números. El cuatro puertas o 121 fue el que se presentó en 1956. Posteriormente se fueron añadiendo variantes, en 1962 se presentó la carrocería ranchera o 221, y en 1967, el 123GT, la variante dos puertas más deportiva.

Puesto que el 60% de los Amazon se vendían fuera de Suecia, Volvo comenzó su expansión internacional, creando fábricas en Halifax (Canadá), Durban (Sudáfrica) y Gante (Bélgica). Por primera vez, Volvo conseguía beneficios en Estados Unidos gracias al Amazon. En total, desde su presentación hasta Julio de 1970 -cuando se dejó de fabricar en Torslanda- se vendieron más de 667.000 unidades. Fue el mayor éxito de Volvo hasta la fecha.

Volvo 122S 1965

Diseño

Para nuestro breve análisis sobre el diseño, nos vamos a centrar en el modelo P120, el sedán. Comenzando por el frontal, vemos que se trata de una berlina muy influenciada por los diseños de los años 50, aunque con ciertos detalles de refinamiento. Fijémonos en la parrilla cromada, partida en dos, que desemboca en el capó, con el típico saliente triangular esculpido que tanto gustaba por aquel entonces.

Flanqueado por dos faros redondos, encima de unos intermitentes rectangulares, el frontal se remataba con un paragolpes lineal cromado. La proporción ancho-alto era la típica de una berlina, aunque el parabrisas, algo más pequeño, quería imprimir algo más de dinamismo.

Pasando al lateral, vemos los tres volúmenes claramente, con la tira cromada que recorre el coche desde el frontal hasta la parte posterior, para aportar esa linealidad. Al llegar a la parte trasera, vemos la luneta y el maletero que decaen de manera suave, muy al estilo Jaguar Mark I, flanqueados por las aletas, pero mucho menos exagerado que en el Volvo P1800.

Finalmente en la trasera vemos unos pilotos verticales, situados al extremo para remarcar la anchura del diseño, y protegidos por un paragolpes lineal, que visualmente termina el coche. Un detalle curioso: la tapa del depósito de combustible se sitúa en la parte derecha, justo encima del paragolpes y debajo del maletero.

Habitáculo

El habitáculo de líneas horizontales, y poco prominente, es el estándar de la época. Velocímetro lineal, volante de dos radios dobles o tres radios, palancas satélite muy simples, y los mandos de calefacción en el centro. Debajo del velocímetro, nivel de combustible, cuentakilómetros y temperatura del agua. Simple, pero efectivo. Un detalle interesante: vemos en la foto que la versión 123GT (derecha) incorpora un cuentavueltas redondo en el centro del salpicadero, orientado hacia el conductor, para acentuar ese carácter deportivo.

Las plazas traseras del 121 eran suficientes para tres pasajeros, mientras el maletero tenía un tamaño correcto para el equipaje de cinco personas

Si esto no es suficiente, podíamos recurrir a la variante 221, con espacio más que suficiente para el equipaje de la familia, y sus esquís, algo importante si vives en un país como Suecia.

Técnica

Encabezando este apartado podéis ver las especificaciones técnicas del modelo más deportivo del Amazon, el 123GT. Este dos puertas deportivo tomaba prestado del P1800 su motor 1.8 B18 de 115 CV. El Amazon 121 se conformaba con un motor más modesto, el 1.6 B16B, con doble carburador y 85 CV de potencia. Posteriormente llegó el B20, un 2 litros de 105 CV. Puesto que el Amazon se dejó de producir en 1970, no alcanzó a tener la inyección electrónica que se introdujo en 1971. Las motorizaciones, como vemos, son las mismas que montaba el mítico P1800, ya que son coetáneos.

Igual ocurría con la caja de cambios: ambos compartían la planta motriz. Comenzaron con una caja manual de tres marchas (M30), y fueron evolucionando con el paso de los años hasta las cuatro marchas con overdrive (M41). También existía la opción de montar una caja automática de tres velocidades fabricada por Borg-Warner. Lo que me resulta curioso es que coincidieran en el tiempo dos cupés, con carácter deportivo, con el mismo motor y suspensión, pero diferente diseño. Da la sensación de que Volvo había puesto a competir a dos diseñadores, para saber cuáles eran los gustos del mercado.

Volviendo a la técnica, el Volvo Amazon ha pasado a la historia por realizar una de las mayores contribuciones a la seguridad pasiva del automóvil: el cinturón de seguridad con tres puntos de anclaje. En 1959 todos los Amazon disponían de este nuevo tipo de cinturón de seguridad. Hoy en día lo continuamos utilizando, y sigue salvando vidas. Se estima que este avance del Volvo Amazon ha salvado más de un millón de personas a lo largo de estos 57 años, ¡casi nada!

En cuanto a suspensión, montaba un doble brazo delante, eje rígido detrás, apoyado en dos brazos longitudinales a cada lado, y barra Panhard. Es la misma configuración que el P1800, también en el equipo de frenado: discos delante, y tambores detrás.

Curiosidades

Algunas historias interesantes relacionadas con el Volvo Amazon:

  • Su precio en 1957 era de 12.600 coronas suecas, lo que al cambio sería unos 16.000 euros de hoy.
  • En total hay 24.282 Volvo Amazon que continúan circulando en Suecia.
  • Los Amazon que se fabricaron en la planta de montaje situada en Halifax (Canadá) se comercializaron bajo el nombre de Volvo Canadian.
  • En “Todos los hombres del presidente”, la película sobre el caso Watergate que forzó la dimisión del presidente Richard Nixon, el reportero del Washington Post, Bob Woodward, interpretado por Robert Redford, conduce un Amazon blanco.
  • El piloto de Volvo Carl-Magnus Skogh ganó el Rally Acrópolis que se celebró en Grecia en 1965 conduciendo un Volvo 122S.
Volvo 121 Amazon nieve
  • La policía sueca colaboró con Volvo y juntos desarrollaron equipamientos que posteriormente se incluyeron en vehículos de fabricación ordinaria. Los vehículos policiales incluían frenos de disco, asistencia de freno y neumáticos radiales varios años antes de que pasaran a formar parte del equipamiento estándar de los vehículos de producción. Los Amazon de la policía estaban equipados con ventiladores en la luneta trasera e incluían un botón en el volante que aumentaba la velocidad del limpiaparabrisas.
  • Colin Powell, antiguo Secretario de Estado y Presidente del Estado Mayor Conjunto de EE. UU., es un gran aficionado a los automóviles. Ha tenido varios Volvos clásicos, incluido un Amazon familiar de 1966. Cuando dejó su cargo en 1993, el presidente Bill Clinton y el vicepresidente Al Gore le regalaron un Volvo Amazon.
  • En el catálogo de Ginebra de 1963 se incluyó el Volvo 122S Cabriolet, cuya creación se atribuyó al fabricante de vehículos belga, Jacques Coune. Era una bonita conversión, con ventanillas sin marco en las puertas, aberturas de las puertas ligeramente redondeadas por la parte posterior y luces traseras inclinadas hacia delante. En el catálogo daba la impresión de que se trataba de un vehículo de producción, pero Volvo no tuvo nada que ver con la iniciativa y solo se fabricaron cuatro unidades.
  • Se pensó incluir un V8 en el Amazon, una versión mejorada de un motor para camión. Se construyeron cinco prototipos, pero al final la dirección de Volvo se dio cuenta de que el V8 no era adecuado para el Amazon, sobre todo porque no existía ninguna versión de seis cilindros y el salto de cuatro a ocho sería demasiado grande.
  • Cuando la gama de modelos de Volvo se amplió gracias al Amazon, Volvo recuperó su posición como la marca de vehículos más vendida de Suecia en 1958. Desde entonces ha mantenido esa posición año tras año.
  • En Mayo de este año se ha celebrado una exposición conmemorativa por el 60 aniversario del Volvo Amazon en el Autoworld de Bruselas.

Como hemos visto, el Volvo Amazon fue un vehículo clave en la historia de Volvo, que contribuyó a reforzar su posición como fabricante internacional. Esta semana el “abuelo” Volvo Amazon cumple 60 años y desde aquí le hemos rendido este pequeño homenaje. Porque no podemos entender el presente del automóvil sin haber mirado antes al pasado. Y eso nos encanta, por eso somos espíritu RACER.

Esta obra, cuyo autor soy yo mismo, se publicó el 7 de septiembre de 2016 bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.