Coche del día: Volkswagen Polo GTI 1.6 16v (6N2)

Coche del día: Volkswagen Polo GTI 1.6 16v (6N2)

Aprendiz de deportivo


Tiempo de lectura: 3 min.

Las siglas GTI han estado unidas a varias marcas, pero históricamente nos llevan a pensar en Volkswagen en general y el Golf en particular. Desde que el primer Golf GTI fuese presentado en 1976, los de Wolfsburgo no se decidieron a incorporarlas a otros modelos, recurriendo a apellidos como el GT (para el Vento, por ejemplo) o G40 en el caso del Polo. Hubo que esperar al año 2000 tras el facelift de la tercera generación (6N2) para disfrutar de un Volkswagen Polo GTI.

Esto en realidad hay que matizarlo, pues hubo una edición limitada a 3.000 unidades en el pre-styling, pero no pasó de ahí y no se convirtió en un acabado más, así que si queríamos un Polo algo prestacional nos debíamos conformar con el 1.4 16v de 100 CV. Poco después el mítico apellido se extendió al pequeño Lupo –así como al Arosa Sport-, desvirtuando en boca de muchos el concepto inicial de un “Gran Turismo Inyección”…

Con el Lupo GTI compartía motor el Polo GTI, un 1.6 atmosférico de 16 válvulas que entregaba 125 CV que le alejaban por potencia o prestaciones de los reyes de la categoría: Peugeot 206 GTI, Renault Clio 16v, SEAT Ibiza Cupra o Fiat Punto HGT. En Volkswagen declaraban 125 CV y un par de 152 Nm que, unidos a un peso de apenas 1.000 kilos permitían ofrecer prestaciones dignas de un coche de aspiraciones deportivas: 205 km/h de velocidad máxima y una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos.

Volkswagen Polo GTI 16 16v 2

Con un sistema de distribución variable y unos acertados desarrollos del cambio, el GTI daba lo mejor de sí en un amplio rango entre 2.500 y 6.000 revoluciones, por lo que el agrado de uso se imponía a un rendimiento rabiosamente deportivo en el que disfrutar en la zona alta del cuentavueltas.

Era por tanto más burgués que sus rivales, y eso se notaba también en el comportamiento, casi impecable, pero sin proporcionar las sensaciones esperables en un pequeño GTI. Con unas suspensiones más rígidas que en el resto de Polo y el control de estabilidad de serie, el bastidor asumía sin problemas la potencia de este tope de gama ya fuera en autopistas o carreteras reviradas. No obstante, le faltaba algo del carácter con el que sí contaban otros utilitarios con espíritu RACER.

Con un motor de más potencia y cilindrada, el Polo GTI hubiese resultado mucho más apetecible. Un 206 GTI no le ponía las cosas nada fáciles a este Volkswagen

Para poder convertirse en todo un GTI también tenía que parecerlo, y en este sentido se buscó diferenciarlo del resto de la gama Polo con algún detalle, aunque sin estridencias. Se montó una parrilla de tipo «nido de abeja» pintada en negro y presidida por el logo GTI, así como faldones laterales y un pequeño alerón sobre el portón.

Volkswagen Polo GTI 16 16v 3

Pero eran las preciosas llantas BBS de 15 pulgadas las que redondeaban el conjunto para dotarle de esa imagen diferenciadora en lo estético, pues más allá de los aditamentos de la carrocería, el Polo GTI presumía de un nivel de equipamiento muy superior al resto de Polo y modelos de la competencia.

Equipaba de serie faros de xenón con lavafaros, tapicería de cuero integral o climatizador automático. Cierto es que todo ello había que pagarlo, y al final el Polo GTI no era precisamente un modelo barato de adquirir. Su tarifa de 18.000 euros del año 2000 (unos 26.900 de ahora), le alejaban demasiado de los precios en los que se movían sus rivales, en torno a 3.000 euros menos.

A cambio nos llevábamos un coche muy bien hecho y equipado, lo bastante rápido como para disfrutar al volante y lo suficientemente estable como para no poner en aprietos a ningún conductor. Sin embargo, le faltaba algo de chispa para ser considerado un GTI con mayúsculas.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Volkswagen Polo con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!