Menu

Coche del día: Volkswagen Lupo GTI

Diversión en formato pequeño

Coche del día: Volkswagen Lupo GTI

Ignoro si cuando Volkswagen lanzó el Lupo ya tenía decidido que quería convertirlo en un coche especial o fue surgiendo sobre la marcha. En sus inicios no dejaba de ser el hermano pijo y simpático del SEAT Arosa, un coche urbano con motores para tal escenario con un poco más de calidad interior y superiores posibilidades de equipamiento. Sin embargo, sobre aquella inofensiva carrocería, los ingenieros apostaron por dos versiones que pasarían a la historia.

Una fue el Lupo 3 Litros, un compendio de tecnología con el único objetivo de convertirse en el coche con menor consumo del mercado (con diferencia). La segunda fue el GTI, un rara avis en el segmento capaz de despertar emociones al volante más allá de ver cómo la aguja del combustible no bajaba ni a tiros. Además de la base, ambos Lupo tenían algo en común: su elevadísimo precio. Y aunque los dos se merecen un lugar en esta sección, me toca elegir uno, así que hoy me quedo con el Volkswagen Lupo GTI.

Comenzaré hablando de algo que en la actualidad no tiene sentido simplemente porque el Lupo ya no se puede comprar, pero que marcó a este modelo casi por encima de cualquiera de sus virtudes, que no eran pocas. Me refiero a su precio de partida. Normalmente los Volkswagen son más caros que otros generalistas, y en el caso del Lupo GTI a los de marketing se les fue la mano.

Costaba bastante más que coches como el Fiat Punto HGT o el Peugeot 206 GTi, más potentes, más grandes, más habitables… La diferencia con el propio Polo GTI que montaba el mismo motor se evaporaba si tenemos en cuenta que el más grande tenía de serie la tapicería de cuero o el climatizador. En definitiva, el Lupo GTI era un capricho muy caro justificado únicamente por su exclusividad.

Volkswagen Lupo Gti 3

Exclusividad en el sentido en que no existía competencia directa para él, pues ningún coche pequeño era tan potente y deportivo ni estaba tan bien equipado. Pero salvando el escollo del dinero, así como el del diseño, el pequeño GTI era capaz de despertar sensaciones a quien se sentase a sus mandos. Antes de eso, y ya que menciono su estética, veamos cómo se modificó su carrocería para vestir a esta especial versión.

Delante se cambiaron los paragolpes y la calandra, que tenía el diseño tipo nido de abeja típico de versiones deportivas. Detrás el paragolpes iba totalmente pintado y se incluyó la salida de escape doble en el centro como señal distintiva; un discreto alerón remataba la zaga. Por último, las llantas de esta versión eran de 15 pulgadas y estaban montadas en unos desmesurados neumáticos en medidas 205/45 que debían suplir parcialmente la falta de aplomo de una base corta, pues la distancia entre ejes era de 2,32 metros.

Este hecho condicionaría su comportamiento en vías rápidas, pero el control de estabilidad de serie actuaría en caso de dejarnos llevar por el pie derecho. Las autopistas no eran el lugar más propicio en el que disfrutar de las bondades del Lupo GTI. Zonas de curvas sinuosas en las que circular entre segunda y tercera se convertían en su hábitat preferido. El generoso calzado ayudaba a pegarse al asfalto como una lapa, mientras que la suspensión firme (demasiado si se busca algo de confort) controlaba los movimientos de su carrocería para no inmutarse en las trazadas entre curva y curva.

El motor 1.6 de 125 CV le movía con brío en esas circunstancias, con una entrega de par progresiva y dando lo mejor de sí a 3.500 vueltas, pudiéndose estirar sin titubeos hasta la zona roja. Treinta segundos para cubrir los 1.000 metros era una cifra respetable, más factible gracias a su ligero peso por debajo de la tonelada que a su nivel de potencia. En definitiva, las sensaciones a sus mandos estaban aseguradas.

El tamaño contenido del Lupo podía ser una de sus bazas o todo lo contrario. Gracias a sus poco más de tres metros y medio resultaba el coche ideal para moverse por ciudad entre semana, pero guardando el as en la manga que suponían las siglas GTI para hacer escapadas. Sin embargo, también hacían que fuese un coche poco utilizable por habitabilidad o maletero, caso en el que modelos más grandes como los citados antes podrían antojarse más versátiles en el supuesto de ser el único coche de nuestro garaje.

Está visto que todo no se puede tener, pero ahí cada uno con sus prioridades. Lo que no se puede negar es que los de Wolfsburgo crearon un coche sin igual que se han atrevido a replicar recientemente con el Volkswagen Up! GTI, pero que al final no han traído a la península y que solo los canarios pueden disfrutar, aunque ahora le hayan salido unos competidores que en la época del Lupo GTI no existían.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
kal8777
Invitado
kal8777

Tuve la suerte de tener uno en el 2008 y recuperarle hará un par de años. He tenido 12 coches diferentes, de todo tipo de plataforma. Y este, sigue siendo el mas especial de todos ellos. Ojala pueda disfrutarlo toda la vida.
Gracias por el articulo, este coche no debe caer en el olvido.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.