Coche del día: Volkswagen Passat B4 VR6

Coche del día: Volkswagen Passat B4 VR6

La cuarta generación del popular tope de gama de la marca germana contó con un motor seis cilindros de ángulo estrecho


Tiempo de lectura: 4 min.

Dentro de la oferta de los fabricantes europeos respecto al segmento D posiblemente el Volkswagen Passat sea uno de los modelos más icónicos y populares. Efectivo, adecuado y robusto cualquiera de sus diferentes versiones a lo largo de ocho series da soluciones de movilidad a cualquier familia que desee alternar el desplazamiento diario con una gran comodidad en viajes largos por autovía. De esta manera, cuando el Passat apareció en 1973 se presentó como un vehículo por debajo de los nuevos Audi -el Grupo Volkswagen acaba de iniciar con éxito el reposicionamiento de la marca de los cuatro aros- pero por encima del popular y masivo Golf especialmente en materia de habitabilidad.

Así las cosas, el Volkswagen Passat ha sido un éxito de ventas para el conglomerado germano gracias a su carácter sencillo y sin pretensiones, haciendo que sea visto como un modelo de índole mundial pudiéndose fabricar en multitud de países. De hecho, el Passat ha sido uno de los coches europeos con mejor inclusión en el mercado norteamericano, vendiéndose también de forma masiva en Asia y Sudamérica. Una versatilidad que también se tradujo en multitud de carrocerías distintas, habiéndose vendido en forma de tres volúmenes, liftback, ranchera e incluso coupé durante las dos primeras generaciones.

No obstante, por mucho afán masivo que tenga el Volkswagen Passat no deja de ser un modelo tope de gama, por lo que la marca ha volcado en él frecuentemente innovaciones que han servido como escaparate tecnológico de todo el grupo. Una de ellas es el sistema de tracción Syncro. El sistema de tracción total de Volkswagen, responsable de haber convertido no pocas unidades de la simpática T3 en un improvisado furgón 4×4 con el cual solventar obstáculos mucho más potentes que los previstos por cualquier senderista ocasional. En el caso del Passat ésta ya se estaba ofertando en la tercera generación, prolongándose también hacia la cuarta.

En la cuarta generación el Passat contó al igual que en la serie anterior con un tope de gama prestacional que representó una alternativa interesante a otras berlinas deportivas más conocidas y exclusivas

Volkswagen Passat VR6, la estrella de la gama

En 1993 llegó la aparición de la cuarta generación del Volkswagen Passat. Batante similar a su predecesor al B4 se le puede considerar más una evolución o actualización del B3 que un coche completamente nuevo. Además, respecto a la plataforma esta generación de la popular berlina seguía con la separación respecto a la plataforma del Audi 80, compartida en generaciones anteriores aunque aquí se usó la del Golf extendida en diversas partes.

Es decir, lejos de intentar asemejar el Passat a los modelos más imponentes del segmento D, la estrategia de Volkswagen con el Passat durante aquellos años fue la de hacer del mismo una especie de Golf agrandado con una mecánica sencilla pero competente y un habitáculo confortable. Algo parecido a lo que justo unos años antes había hecho Ford Europa con el Scorpio, estando muy pode debajo de sus supuestos rivales en materia técnica aunque eso mismo le hacía ser mucho más barato y, por tanto, atractivo.

Respecto a las motorizaciones, la más prestacional fue la llamada Passat VR6. Usando el mismo motor introducido en 1991 para las versiones más potentes del Golf y el Corrado, caracterizado por tener una misma culata para ambos bancos de cilindros, siendo un motor muy estrecho con un ángulo de tan sólo 15º. Todo ello para entregar una potencia de 170 CV a 5.800 revoluciones por minuto para los 1.400 kilos del Passat VR6 dados en la báscula.

vw passat vr6 (1)

Con una sola culata y una apertura de tan sólo 15º el motor VR6 estuvo presente en varios de los modelos más potentes de la gama Volkswagen de los noventa

De esta manera, la cuarta generación del Volkswagen Passat contó con una versión prestacional en forma del VR6. Y además discreta, cumpliendo los requisitos de practicidad para el día a día. Llegados a este punto, al Passat VR6 se le puede considerar como un producto de su tiempo. Una de esas berlinas con punto deportivo tan típicas de finales de los ochenta y comienzos de los noventa, siendo hoy en día un preclásico interesante debido a su mezcla de potencia, fiabilidad y practicidad.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.