Coche del día: Volkswagen Golf 1.6 FSI (1J)

Coche del día: Volkswagen Golf 1.6 FSI (1J)

La promesa de un consumo bajo a un precio elevado


Tiempo de lectura: 5 min.

Si me preguntaran cuál es mi generación preferida del Volkswagen Golf creo que no tendría dudas en contestar, aunque no estoy tan seguro de que haya unanimidad entre los que me estáis leyendo. No obstante, es casi innegable que la cuarta generación marcó grandes distancias con respecto a sus principales rivales en cuanto a variedad de motores, posibilidades de cajas de cambio y tracción o nivel de equipamiento opcional.

Y conforme fueron avanzando los años y los compactos evolucionaban, el Golf iba poniéndose al día casi un paso por delante de muchos de ellos. Una prueba de todo ello es este Volkswagen Golf 1.6 FSI que hoy nos ocupa. Ensalzado por muchos y denostado por otros tantos, la cuarta generación del compacto alemán ha sido quizá una de las más controvertidas.

Fueron comunes algunos fallos como los caudalímetros de los TDI, caída de ventanillas o plásticos que se pelaban, pero entre tanto nubarrón el Golf contaba con muchas virtudes. Para empezar, su oferta mecánica cubría prácticamente todas las necesidades de quien pusiese su ojos en un vehículo compacto, desde un tranquilo y frugal SDI hasta el rabioso Golf R32, pasando por un amplio abanico en el que apenas brillaban por rendimiento, eso sí, los TDI y el 1.8 Turbo.

Volkswagen Golf 3p FSI 1J 2

Porque en la zona media, aquella que copaba un mayor número de ventas, el 1.6 (primero de ocho válvulas con 102 CV, y más tarde con 16 válvulas y 105 CV) se quedaba rezagado frente a motores de excelente rendimiento como los 1.6 de Opel o Renault, líderes por su equilibrio entre prestaciones y consumos.

Para solventar esto de alguna manera, Volkswagen decidió incorporar en los últimos coletazos de su vida comercial la tecnología de inyección directa con la que ya contaban los Lupo y Polo y que se había estado vendiendo en Alemania con cierto éxito, pues fue la tercera opción más demandada dentro de la gama Golf por aquellos lares. Así los de Wolfsburgo podían presumir de ser pioneros en incorporar esta tecnología en el segmento compacto.

Con un bloque 1.6 se conseguían 110 CV y 15,8 Nm de par. Sin embargo, lo importante era su tecnología con inyección directa de gasolina y posibilidad de funcionar con mezcla pobre estratificada, alta compresión y un sofisticado sistema de eliminación de gases para cumplir con la Euro 4. Se distingue por la “I” en color azul, la insignia trasera puede ser “1.6 FSI” o “FSI” a secas.

Volkswagen Golf 3p FSI 1J 4

Sobre el papel, el FSI (siglas en inglés de inyección estratificada de combustible) prometía con respecto al 1.6 16v una superior velocidad punta, mejores aceleraciones (2 décimas en el 0 a 100 km/h) y una rebaja de consumo de 0,7 litros en carretera y 1,4 l/100 km en ciudad. Decía que era sobre el papel, pues a la hora de la verdad las ventajas eran bien pocas.

Para aprovechar las ventajas del FSI había que ir con mucho mimo, acariciando el acelerador para que el motor funcionara en esa mezcla pobre, y porque los desarrollos más largos (34,1 frente a 32,1) requerían tirar de cambio para ganar velocidad en recuperaciones o adelantamientos.

En este escenario las cifras hablaban por sí solas: mientras un 1.6 de 105 CV necesitaba 18,3 segundos para pasar de 80 a 120 km/h en quinta velocidad, el FSI requería 25,4 segundos. Que se priorizaba el gasto estaba, pues, más que claro. Al menos el motor 1.6 FSI contaba con una suavidad y elasticidad destacables, siendo capaz de subir de vueltas con un poco más de brío que el 1.6 de inyección indirecta. ¿Qué ventajas tenía entonces este FSI si además costaba 980 euros más? Lo cierto es que muy pocas en una conducción normal del día a día.

Volkswagen Golf 3p FSI 1J 3

Podría decirse que era simplemente una forma de distinguirse o de apostar por el futuro, pues todo apuntaba a que la inyección directa de gasolina se pondría muy de moda. Pero como siempre, había mucho margen de mejora, y la solución pasó por el downsizing y la incorporación del turbo. Como muestra, en la quinta generación del Golf se apostó decididamente por los TSI en detrimento de este FSI de hoy y su hermano mayor el 2.0 de 150 CV, aunque no de forma inmediata.

Los mejores resultados eran con gasolina de 98 octanos, la recomendada por Volkswagen

Asociado al acabado Soul, que se ofertó en los últimos meses de vida del Golf IV (1J) como sustituto natural del Highline, el resto de aspectos del compacto alemán permanecían invariables. De destacar algo, quizá su calidad aparente con plásticos blandos en muchas zonas del salpicadero o puertas. También su equilibrio entre habitabilidad o maletero.

En cuanto a equipamiento de serie, no tenía muchos detalles que le hiciesen destacar frente a la competencia más allá de los asientos deportivos Easy Entry de los modelos con carrocería de tres puertas o que el ESP formaba parte del equipo de fábrica en toda la gama Golf desde 2002. Llevaba también las llantas de aleación de 16 pulgadas de diseño Montreal II, faros antiniebla o reproductor de CD. El climatizador o control de velocidad de crucero había que pagarlos aparte, al margen de otros detalles menos usuales como los faros de xenón, airbag de cortina o navegador.

Volkswagen Golf 3p FSI 1J 5

Volkswagen Golf 3p 1.6 FSI Soul (versión para España con llantas Montreal II)

Su precio en 2003 era 19.750 euros (unos 26.300 de hoy). Resultaba una tarifa por encima de rivales de similar potencia o equipamiento, unos 3.000 unos más que coches como el 307, Mégane o Corolla, por citar los modelos más recientes del segmento. Ya hemos visto que la tecnología del FSI no lo justificaba, pero en el fondo no lo necesitaba porque ya sabéis lo que dicen…: un Golf es un Golf.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Volkswagen Golf con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.