Coche del día: Renault 4 CV

Coche del día: Renault 4 CV

El "Escarabajo" francés


Tiempo de lectura: 6 min.

En contra de lo que muchos piensan, el Renault 4 CV fue el primer vehículo que encendió la mecha de los comienzos del mundo del motor en España después de la guerra civil. A muchos se le vendrá a la cabeza el SEAT 600 (1957 -1973), pero en realidad el pionero fue este modelo de la marca del rombo (1953-1959). Se conoció también como Renault 4/4, aunque su nombre comercial era 4 CV. Se fabricó en Francia durante 14 años, desde agosto de 1947 hasta julio de 1962.

Gracias al artículo 62.2 de la Ley 12/2002 del 11 de julio de 2012 se convirtió en Patrimonio de Interés Cultural, el único coche que consiguió tal nivel hasta el momento. Su gestación comenzó en Francia en plena Segunda Guerra Mundial, allá por 1940. Mientras duró la contienda Renault pudo desarrollar tres prototipos de la primera versión del 4 CV. Fue uno de los pilares básicos para el desarrollo y despegue de la economía francesa de posguerra.

Louis Renault murió en una prisión francesa en 1945, acusado de haber colaborado con los nazis

Existió un personaje importante en la historia del coche, que era ni más ni menos que Ferdinand Porsche. A modo de exigencia y como compensación por los daños causados por Alemania al país galo, el gobierno francés invitó a Porsche para un posible cambio de sede y de factorías de Volkswagen desde Alemania a Francia y, de paso, se le solicitó su opinión particular y un análisis técnico del último prototipo del 4 CV.

Ferdinand dio su opinión al respecto, considerando que el coche se podía presentar y entrar en producción tan solo en un año. Pero el presidente de Renault, Pierre Lefacheux, presionó al gobierno francés para mantener bajo arresto indefinido a Ferdinand Porsche y a su hijo Ferry. Este último pudo regresar a Alemania pagando un suculento rescate al gobierno galo, pero su padre estuvo arrestado durante 20 meses, período de tiempo en el que ayudó a diseñar el Renault 4 CV.

Su presentación y lanzamiento al mercado fue tan rápida que las primeras unidades que empezaron a rodar iban todas pintadas del mismo color, un amarillo camuflaje para el desierto. El motivo de este monocromatismo surgió de la necesidad de acabar con los excedentes de pintura de este color que dejaron los alemanes del Afrika Korps durante su ocupación francesa. El 16 de agosto de 1947 salieron las primeras unidades del Renault 4 CV de la fábrica de la isla francesa de Seguin.

Se vendieron en total 1.105.547 unidades y llegaron a países tan diversos como Japón y Australia

En España no se empezó a vender hasta 1953, dos años después de que se inaugurase la factoría FASA Renault, por un precio de 70.000 pesetas (unos 24.000 euros de hoy). No resultó nada fácil acceder a una de las 707 unidades que se fabricaron durante el primer año, y hacía falta tener muy buenos contactos en las altas esferas del régimen de Franco para comprar una al precio oficial. FASA se implantó en España ante la idea del régimen de que había que crear una industria del motor, favoreciendo la producción local y entorpeciendo la importación.

Renault 4CV 4

El Renault 4 CV ofrecía una comodidad bastante aceptable para cuatro personas. La mano de Ferdinand Porsche se hacía patente en la configuración mecánica, con motor y caja de cambios en el eje trasero, como hemos comentado. Una de las principales diferencias con el célebre Escarabajo era su refrigeración, que era por agua en el Renault y por aire en el Volkswagen.

El apelativo de 4/4 venía por la presencia insistente de dicho número en el coche: cuatro puertas, cuatro plazas, motor de cuatro cilindros y 4 caballos fiscales en su país de origen (7 CVf en España)

Nos vamos a centrar en el modelo que se fabricó en la factoría de FASA Renault en Valladolid. Su carrocería autoportante de acero de líneas redondeadas contaba con cuatro puertas, con sistema de apertura suicida las delanteras. La mecánica se situaba en la parte trasera, tanto motor como caja de cambios.

Los cromados eran abundantes y se podían ver en los marcos de las ventanillas, los pasos de rueda traseros, los paragolpes, en los seis embellecedores delanteros -conocidos como “bigotes”-, los retrovisores, las manillas de las puertas o en los tapacubos de las ruedas. En el centro del volante se dispuso el escudo de la ciudad de Valladolid. Existió una versión posterior llamada “tres bigotes” por razones evidentes.

Renault 4CV 3

Por la forma del cuadro y su disposición en el salpicadero recibió diferentes nombres: “Herradura”, “Orejas”, ambos situados en el centro del salpicadero, y por último “Capilla”, que variaba la posición del centro del salpicadero al ir por la parte delantera del volante. Existieron versiones Cabrio, Sport y Luxe, con el objetivo de alcanzar a un público más amplio. El Cabrio es actualmente el que cuenta con mejor cotización, del orden de los 7.000 a 10.000 euros si está bien restaurado.

Su motor de cuatro cilindros en línea en disposición longitudinal contaba con una cilindrada de 747 cm3 y entregaba entre 17 y 21 CV. El bloque estaba construido en fundición de hierro, con camisas húmedas intercambiables, una culata de aluminio y cigüeñal de tres apoyos. La alimentación se realizaba por un carburador Solex 22 BIC, mientras que el encendido era de tipo mecánico mediante platinos. La refrigeración era por agua en circuito abierto movido por bomba mecánica.

La palanca de cambios estaba situada en el piso del coche, actuando sobre una caja de tres relaciones y marcha atrás. La primera y la marcha atrás no estaban sincronizadas, es decir, que había que jugar con mucho tiento con el embrague y meter las marchas con tranquilidad, pues al carecer de sincronizadores lo más normal es que “rascasen” la mismas. Gracias a su ligero peso, de unos 600 kg, podía alcanzar una velocidad de 90 km/h. La dirección era de cremallera.

Renault 4CV 5

Volkswagen Typ 1 (Escarabajo) y Renault 4 CV

La suspensión era independiente en las cuatro ruedas, mediante muelles. Los frenos eran hidráulicos y de tambores en las cuatro ruedas. Sus dimensiones eran de 3,63 m de largo, 1,43 de ancho y 1,47 de alto, con una batalla de 2,1 metros. El depósito de combustible contemplaba 27,5 litros de capacidad.

Fue sustituido por el Renault Dauphine en 1959, fecha en la que se dejó de fabricar en Valladolid. Como decimos, se adelantó al 600 como coche popular para las masas en una incipiente motorización de nuestro país. Se podía considerar como el Escarabajo de Renault, pues realmente tuvieron el mismo padre, siendo unos elementos indispensables para el despegue económico en la posguerra para ambos países, Francia y Alemania.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Renault 4 CV con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

Según había leído. las primeras unidades españolas llevaban el filtro de aire por baño de aceite, un diseño de Renault destinada a las versiones vendidas en las colonias francesas en África.

Creyeron que sería el más adecuado para las condiciones del país en aquella época.

Javier Costas
Suscriptor

Tiene lógica, había muchísimos caminos de tierra en los años 50. De hecho, a finales de los 70 también había numerosos tramos sin asfaltar, no en la red principal, pero haberlos, “húbolos”.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.