Menu

Coche del día: Volkswagen Golf 1.9 SDI (1J)

Lento, pero mecánicamente indestructible

Coche del día: Volkswagen Golf 1.9 SDI (1J)

Nos encontramos posiblemente ante el Golf más lento de la historia: el Volkswagen Golf 1.9 SDI. Producido durante el período 1998-2003, fue una apuesta por parte de la marca germana por la máxima economía en detrimento del resto de las prestaciones. La cuarta generación del Golf (1J o Mk.IV) y continuó siendo la pauta del segmento en lo referido a la calidad de los materiales empleados, así como su ensamblaje. Su nivel de equipamiento era más elevado que los de la competencia, llegando a igualarse en algunos momentos al de su primo el Audi A3 (al que también casi igualaba en precio).

De hecho, era una evolución estética del la tercera generación puesta convenientemente al día, «si algo funciona, no lo toques». Su diseño general era más continuo y fluido que la anterior generación, pero manteniendo el grueso pilar C y unos faros y pilotos muy similares al Golf anterior (1H).

En su diseño interior predominaban las líneas muy rectas, sobre todo en el salpicadero, claramente inspirado en el Volkswagen Passat (B5). Destacaban de forma positiva el gran tamaño de los interruptores y botones para facilitar su uso, al igual que su calidad constructiva. Su diseño resultaba bastante anodino, pero con unos niveles de calidad superior a la media del segmento.

El dato más llamativo de sus dimensiones era su corta batalla, de 2.511 mm, para una longitud de 4.149 mm. El resto de sus cotas eran 1.735 mm de anchura y 1.444 mm de altura. Esta corta batalla no fue impedimento para que los ingenieros de la marca consiguiesen un coche con una elevada estabilidad y una calidad de rodadura de gran nivel. Por citar un ejemplo, esta plataforma (PQ) se siguió utilizando durante muchos años en vehículos de otras marcas del grupo, como el Skoda Octavia (1U), unos 40 cm más largo.

El Golf IV adolecía desde un principio de unos niveles de equipamiento realmente austeros. En un principio se ofrecieron tres niveles diferentes, Conceptline (el más básico), Highline (más equipado), y GTI (deportivo)

Comparativamente, venían menos equipados que sus rivales, resultando además bastante más caros. En España tuvimos suerte que viniese equipado con cierre centralizado y elevalunas eléctricos en su versión Conceptline. Peor parada salió la versión GTI, casi idéntico a las versiones inferiores; tan solo se diferenciaba interiormente por unas molduras de madera y unos asientos deportivos Recaro. En el exterior solo cambiaban las llantas, sustituidas por unas bonitas BBS.

Pasemos a lo que más nos llama la atención, y no por unos buenos valores, su motor. Resulta inexplicable por qué Volkswagen comercializó una versión con una mecánica tan básica. Este cuatro cilindros en posición delantera transversal tenía una cilindrada de 1.896 cm3, con una “desorbitada” potencia máxima de 68 CV a 4.200 RPM, y un par máximo de 133 Nm a 2.200-2.600 RPM. No hay ningún error en estos datos, son correctos, recordando que era un motor de aspiración natural (atmosférico).

Volkswagen Golf 1J 5

Motor 1.9 SDI en el vano de un Volkswagen Golf (AGP)

El bloque era de hierro, mientras que la culata estaba fabricada en aluminio. Contaba con un solo árbol de levas en la culata, dos válvulas por cilindro y la alimentación era por inyección directa de origen Bosch. Los ingenieros desarrollaron un motor pensando en la máxima longevidad del mismo, a costa de tener unos valores de potencia y par casi ridículos.

Al menos consiguieron un motor a prueba de bombas y con unos consumos realmente bajos, del orden de 4,2/6,9/5,1 l/100 km en recorrido extraurbano, urbano y medio (según normativa NEDC). Su depósito de combustible era de 55 litros, lo que le otorgaba una gran autonomía. Como podemos imaginar, las prestaciones eran muy discretas. La velocidad máxima era de 160 km/h, requiriendo más de 17 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado.

Las recuperaciones se hacen eternas con el motor SDI, pero aguanta el trote con decencia para su escasa potencia

Si bien nuestra orografía no invita mucho a hacer subidas rápidas o adelantamientos fulgurantes con semejantes valores de potencia y par, es un motor que lleva muy bien el paso del tiempo aunque el mantenimiento sea descuidado, siendo fácil que pasen de los 300.000 km sin problemas de importancia. No solo carecía de turbo, también de varios sistemas antipolución, ya que se homologó para Euro 2.

Volkswagen Golf 1J 4

Los desarrollos colaboraban mucho en sus discretas prestaciones, con una quinta marcha de 38,6 km/h a 1.000 RPM. A priori, no es nada comprensible que con unos valores tan escasos de potencia y par no le hubiesen dotado de unos desarrollos más lógicos y aprovechables, pero la falta del turbocompresor no permite alargar tanto las marchas como en un turbodiésel. En los motores SDI hay buenos bajos y un arranque instantáneo -la turbina no le lastra-, pero a partir de 3.000 RPM se nota una evidente falta de fuelle propia de los diésel atmosféricos.

Por todo esto resultaba curioso que su equipo de frenos constase con discos ventilados delante y discos macizos detrás para las prestaciones que ofrecía. Tampoco era un peso pluma, pues superaba los 1.200 kg, pero nunca vienen mal un buen equipo de frenos. El esquema de amortiguación era el habitual en los compactos, McPherson delante y rueda tirada con elemento torsional detrás. Sí, el Golf tenía un eje torsional y no se iban estrellando en cualquier esquina. En ambos ejes llevaba muelles helicoidales y barras estabilizadoras. Calzaba neumáticos de medidas 175/80 R14 T de serie, un perfil muy alto, enfocados al confort.

A título orientativo, la versión Conceptline -la más pelada- costaba en 2002 17.360 euros, algo más de 23.000 euros de hoy. Como vemos, resultaba bastante carillo. Hay coches cuyo precio resulta bastante difícil de entender, por muy buenas virtudes que tenga para compensar sus defectos en la balanza, y este Volkswagen Golf 1.9 SDI es un claro ejemplo de ello.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Volkswagen Golf con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

8
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
sergio
Invitado
sergio

Uno he visto y era de una autoescuela, bien es cierto que ese motor, fue muy popular en otros modelos, como el Ibiza, Córdoba, también creo que el León, lo llego a montar, lo que ya no se fue la difusión que llego a tener. Quizá fue un modelo mas enfocado a alquiler, flotas por ser barato de mantener, luego ya lo que equipara o no de serie, es otro cantar, dudo que fuera equipado hasta los dientes. Luego en la quinta generación, ya desconozco el tiempo que estuvo a la venta, existió el 2.0 SDI con 75 caballos, también… Leer más »

Javier Costas
Editor

Sí, estuvo disponible un 2.0 SDI atmosférico en la caja V. No sé que les pasaba por la cabeza cuando lo montaron ahí.

sergio
Invitado
sergio

Flotas, alquiler, renting….los Golf que vi, con las siglas SDI son de autoescuelas, producto barato, fiable y sabes que no vas a tener averías de turbo.
Pero claro, prestaciones cero, mejor conductor solo, no lo veo cargado y con el aire a toda potencia…..

Jose
Invitado
Jose

En los tiempos de la IV todavía había mucho diesel atmosférico, pero en los de la V ya…efectivamente, no se que se les pasaba por la cabeza. Supongo que aparte de flotas, en paises «planos» tipo Holanda o Bélgica se puede mover con un mínimo de decoro.

Javier Costas
Editor

En la sexta generación hubo series limitadas con el motor 1.4 de 80 CV y el 1.6 TDI de 90 CV para nuestro mercado. Seguramente eran excedentes de fábrica que había que colocar en algún sitio. Hay países de Europa donde las carreteras no hacen que tenga sentido ningún coche de más de 100 CV, sumado a unos impuestos opresivos, y ahí esos coches tienen un mínimo de lógica. Si encima hay radares por todas partes, más aún. Por ejemplo, en Holanda te sobra potencia hasta en un tricilíndrico, no me extraña que tanta gente use bicicleta. Y sí, en… Leer más »

sergioq4
Invitado
sergioq4

Cada vez que leo que se espantan con potencias inferiores a 150cv recuerdo lo bien que funcionaban ZX/306 y hasta 405 GLD con su 1.9D aspirado de 69cv, y eso que era un Sr. auto del segmento C. (Tuvimos tres 405, un ZX y un 306 (que particularmente ése era una babosa) en casa, no hablo sólo de fríos números). Crucereaban a 140/145 km/h sin problemas.

Oscar
Invitado
Oscar

Corregir que en los acabados GTI las molduras no eran de imitación madera sino de madera

Javier Costas
Editor

Tienes razón, es madera de verdad. Corregimos.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.