Coche del día: V-Vehicle concept

Coche del día: V-Vehicle concept

Una interesante idea de Steve Jobs aplicada al universo del automóvil


Tiempo de lectura: 7 min.

El V-Vehicle Concept era una muestra del interés que mostraba por los coches únicos y personales el fundador de Apple, Steve Jobs. Por este motivo, en la primavera de 2010, decidió interesarse por un prototipo recién diseñado, el V-Vehicle, un coche de bajo coste realizado con materiales baratos, con un  peso ligero y alimentado por gasolina.

Este vehículo conceptual fue un adelantado a su tiempo y una fuente de inspiración para otros. El objetivo fundamental era conseguir un coche ligero y barato, sustituyendo el acero por polipropileno y fibra de carbono para construir la carrocería, con una reducción de peso del 40 % y de los costes de producción del 70 %. Un experimentado diseñador industrial de nombre Bryan Thompson recibió un correo electrónico en mayo de 2010 con el siguiente nombre en el asunto: “Steve Jobs”. Thompson llevaba ya dos años trabajando en un proyecto secreto de un vehículo que pusiese en jaque a la industria automotriz tradicional, ligero y barato, unos 14.000 dólares.

El proyecto estaba respaldado por inversores de Silicon Valley como Kleiner Perkins y Caufield & Byers, lo que despertó el interés de Steve Jobs. Volviendo al hilo del correo recibido por Thompson, sin mayor demora cogió un avión a San Francisco para reunirse con el resto de su pequeño equipo con el que estaba trabajando en el V-Vehicle. Thompson y su equipo se dirigieron inmediatamente a la vivienda donde residía en ese momento Steve Jobs, una “modesta” casa de estilo tudor de un suburbio de Palo Alto, California. En un primer momento les recibió Reed, el hijo de Jobs, aunque de forma inmediata, les atendió el propio Steve.

Apple V Vehicle Concept 1 (4)

Steve Jobs siempre mostró interés por dar un vuelco a la arcaica industria automovilística estadounidense, y contó con la inestimable colaboración del diseñador industrial Bryan Thompson y su pequeño equipo. El objetivo principal era convertir al V-Vehicle Concept en un coche ligero y barato (no más de 14.000 dólares)

Amablemente obligó a los componentes del equipo que abandonasen el vehículo que les había trasladado, quedando tan solo Thompson y Steve. Durante 15 minutos charlaron de plásticos de forma que nuestro ingeniero aprendió más de ellos en este breve período de tiempo que en todos sus años en la escuela de diseño y sus años de trabajo en la industria del automóvil. Colaborando con los diseñadores Tom Matano y Anke Bodack, consiguieron desarrollar la mencionada carrocería de fibra de vidrio y polipropileno, más ligera y barata que la realizada en acero (un 40 y un 70 % respectivamente). Algunos de los paneles de la carrocería estaban sin pintar.

La estructura del V-Vehicle Concept contaba con lo que se denomina “marco espacial”, una técnica de diseño en la cual la estructura del chasis-bastidor está formada por unas piezas soldadas formando una única y robusta unidad, de forma que su integridad estructural se mantenía sin añadir elementos exteriores como puertas, techo, capó o aletas. Un ejemplo sería un coche de competición de carreras de resistencia, en el cual la carrocería es como un traje pero que no aporta ninguna rigidez adicional al total del vehículo. El Ferrari 360 Modena, por ejemplo, se construyó según esta técnica, pensando en las versiones de competición desde su concepción.

Apple V Vehicle Concept 1 (2)

Jobs insistió a Thompson que los materiales empleados para la construcción de la carrocería debían tener su protagonismo, “Que el material sea honesto”, en palabras de Jobs. El objetivo para cumplir según Jobs era el diseño de una carrocería en una sola pieza que “evocase una sensación de alta precisión”, con unas líneas simples y musculosas. Sin embargo, en su interior se huyó del plástico y sus olores, empleando fibra, pulpa de madera y un compuesto de resina sintética. De esta manera se consiguió el olor que identificamos como “a coche nuevo”, que en realidad es a plástico, se sustituyese por un agradable olor a madera fresca.

Con el empleo de la fibra de vidrio y el polipropileno para la construcción de la carrocería se conseguiría una reducción de peso de hasta el 40 % y hasta el 70 % en los costes de fabricación

El fundador de Apple insistió trasladar al interior la misma tensión superficial del exterior. A este respecto Thompson decía que “Una superficie tensa tiene la sensación de que está llena de energía, como un animal listo para saltar. Es algo subconsciente que le da al producto una impresión de alta calidad y confianza“. Lamentablemente, la compañía jamás proporcionó una amplia galería de fotos del susodicho, por lo que nos tendremos que conformar con confiar en las palabras escritas por la prensa en aquel entonces y las escasas tres fotografías suministradas. Una pena, teniendo en cuenta que se trataba de un proyecto de gran envergadura; el “Apple Car” aún sigue siendo una incógnita.

Apple V Vehicle Concept 1 (3)

Jobs estaba impresionado con este diseño tan bueno y simple, diseñado por un pequeño equipo sin los recursos corporativos de una gran empresa automovilística. Además, solo costó un 10 % de la inversión esperada. Esta inesperada relación laboral con Jobs marcó para siempre a Thompson, con esta opinión al respecto: “Si me hubieras dicho que tendría interacciones personales con Steve Jobs, me habría acostado en el suelo y habría tenido una convulsión momentánea de placer de diseño“. Desgraciadamente, las fuentes de financiación iniciales fracasaron, por lo que el proyecto pasó de denominarse V-Vehicle Concept a Next Autoworks.

La adquisición de los diseños de Thompson y 89 millones de dólares de activos de investigación y desarrollo fueron los acuerdos a los que se llegaron por parte de la firma de Pensilvania, LCV Capital Management en 2015. Esta e planeó fabricar el nuevo coche en Italia, con el respaldo de los inversores originales Kleiner Perkins y Caufield & Byers. Seis años después, el proyecto intenta revivir a modo de coche eléctrico, conocido como Proyecto Titán.

Los riesgos que tendría que asumir Apple respecto al diseño de su nuevo vehículo serían elevados, acercándose al concepto de coche autónomo. Definían el cambio de diseño hacia la apertura, lo que significaba más “formas arquitectónicas, cabinas expuestas, líneas de cintura bajas y mucho vidrio“. Todo lo contario a las líneas maestras de diseño actuales, con cintura muy alta, mucha chapa y poca superficie acristalada. Un diseñador asociado del British Design Council, Peter Phillips, opinaba que los temas de diseño comunes en otros productos de Apple se hacían eco del modernismo atemporal del movimiento cultural Bauhaus de principios del siglo XX en Alemania, equilibrando el minimalismo con la deseabilidad.

Apple Steve Jobs

El proceso de diseño de un coche comenzaba pensando en el porqué de un problema ¿Por qué hacer un nuevo coche realmente diferente, rompedor e innovador? Porque la industria automovilística estadounidense no ha cambiado de forma drástica desde la Segunda Guerra Mundial. Sus coches podrían tener un diseño más bonito y ser más atractivos de lo que son.

Aunque el V-Vehicle Concept no pasó de la fase de proyecto, muchas de sus ideas se aceptaron por diseñadores de automóviles más progresistas, como BMW con su i3: fue el primer modelo de la marca en exponer de forma deliberada fibra de madera en su habitáculo. Tesla utiliza interiores con materiales superligeros en su modelo Model 3 para contrarrestar el excesivo peso que aportan sus baterías.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.