Coche del día: Shelby Cobra Daytona Coupé

Coche del día: Shelby Cobra Daytona Coupé

El "antiferrari" de Carroll Shelby


Tiempo de lectura: 4 min.

En numerosas ocasiones las historias de amor entre antiguos pilotos y los automóviles dan frutos tan interesantes como el Shelby Cobra Daytona Coupé, con un objetivo principal: doblegar a Ferrari en las pistas. Y no resultaba una tarea fácil a tenor de los resultados.

Nos remontamos a principios de los 60, concretamente en 1963 y en la prueba de las 24 Horas de Le Mans. A nadie le gusta ser segundo plato, ni mucho menos postre, pues solo consiguió ser séptimo y detrás de… seis Ferrari. Empujado por sus deseos de superación Carroll Shelby decidió estrujarse las neuronas y mejorar el diseño del vehículo para rodar en circuitos donde una inmejorable aerodinámica es un elemento fundamental para poder cosechar éxitos.

De la mano del diseñador Peter Brock y otras personas que participaron en el programa, se adosó un frontal muy afilado en forma de cuña con unos faros carenados en material plástico. Se redujo la altura de la carrocería y se le añadió una trasera de diseño Kammback, casi perpendicular al suelo y ligeramente cóncava, rematada por un spoiler, lo que mejoraba enormemente la aerodinámica ganando 30 km/h de velocidad punta, y de paso se ahorraba material para su construcción.

Shelby Cobra Daytona Coupe CSX 2299 2

El concepto Kammback -o cola de Kamm- se remonta a la Alemania de los 30 gracias a los desarrollos de la aerodinámica, que se encontraba en un incipiente desarrollo. Nos tenemos que trasladar al Instituto de Desarrollo para Automóviles y Motores de Suttgart (FKFS en alemán), partiendo de unos desarrollos matemáticos de Koenig Fachsenfel.

El diseño Kammback se basaba en una zaga vertical, ligeramente cóncava, que mejoraba enormemente la aerodinámica y la velocidad punta -hasta 30 km/h-

Estos desarrollos son aprovechados por Winnibald Kamm, bautizándose con el nombre de Kammak de mano del director del FKFS, aunque se popularizó con el nombre de Kamm-Tail o Kammback. Su coeficente aerodinámico -Cx– era de tan solo 0,29, un valor muy bueno y sobresaliente para la época, como el del nuevo Opel Corsa o el SEAT León. También se mejoró su estabilidad en línea recta gracias a un alargamiento del chasis en 20 centímetros.

Entre otras personas que participaron en su desarrollo se encontraba el ingeniero Ken Miles, que mejoró el chasis pero conservó el 4.7 V8 original de Ford, un propulsor que empujaba al Daytona hasta los 307 km/h y alcanzaba los 100 km/h en poco más de 4 segundos.

Shelby Cobra Daytona Coupe 2000 km 1965

24 horas de Daytona (1965)

Su debut se hizo en 1964 en Daytona, de aquí su nombre oficial de Shelby Cobra Daytona Coupé. Solo se pusieron a la venta seis unidades. Después de ganar las 12 Horas de Sebring fueron a por Ferrari en las 24 Horas de Le Mans del mismo año, de manos de Bob Bondurante y Dan Gurney, ganando la partida a los del cavallino rampante -con un 250 GTO– . La réplica de Ferrari llegaría al año siguiente con el 250 LM.

Carroll Shelby contaba con el apoyo de Ford para el desarrollo del Daytona hasta que esta última también entró en batalla con Ferrari con el Ford GT40. Aun así consiguió brillar con luz propia ganando de nuevo las 12 Horas de Sebring, 12 Horas de Reims, 1.000 km de Nürburgring o las 24 Horas de Daytona, o el récord de velocidad en las Salinas de Bonneville, Utah (Estados Unidos).

A nivel mecánico partía con un chasis tubular en acero, un eje trasero y una suspensión independiente en ambos ejes, con una ballesta transversal como elemento elástico. Estos elementos lo tomó del AC Shelby Cobra Mk.II. El motor -como ya hemos dicho- era un V8 de origen Ford en posición delantera longitudinal de 4.728 cm3 alimentado por cuatro carburadores Weber.

Su potencia declarada era de 390 CV a 9.000 RPM -frente a los 300 CV del Ferrari 250 GTO-, que le permitían superar los 300 km/h

Shelby Cobra Daytona Coupe CSX 2601 1

Bob Bondurant y el Cobra Daytona Coupé

De las seis unidades que se fabricaron solamente la primera se hizo en suelo americano, concretamente en el taller que Carroll Shelby poseía en Venice, California (Estados Unidos). Las otras cinco unidades se fabricaron en las instalaciones italianas de Carrozzería Grandsport, situada en Módena. Lo más interesante es que han sobrevivido las seis, debidamente identificadas y localizadas, repartidas entre diferentes museos y coleccionistas. Se han llegado a pagar más de 7 millones de dólares por una unidad, una verdadera fortuna.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

8
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Mig
Invitado
Mig

Fascinante historia, los prolegómenos de lo que luego fue la batalla “Ford vs. Ferrari”, “Le Mans 66”, etc… según como hayan llamado la película… Por cierto, una pequeña rectificación, creo que quien aparece junto al coche en la última foto del artículo no es Carroll Shelby, sino el piloto Bob Bondurant, que lo llevó a la victoria como bien comentáis en las 24 horas de Le Mans de 1964 en la categoría GT, Como sugerencia podríais hacer algún pequeño artículo sobre él, corrió en resistencia, F1, NASCAR, CanAm, desde finales de los 50 hasta los 80… Y como detalle curioso… Leer más »

Pablo Mayo
Editor

Muchas gracias Mig por la indicación. Ya lo hemos corregido.

Javier Costas
Suscriptor

Sentimos el desliz con el pie de foto, estaba marcado como tal donde la tomamos. Avisaremos para que ellos también lo corrijan. Buen ojo el tuyo.

Mig
Invitado
Mig

De nada, no hay por que disculparse, entre tanto artículo que revisar, imágenes, datos… siempre hay algo que se escapa, y más con el trabajo que hacéis.

Saludos de un aficionado al motor que empezó a interesarse por los coches viendo por la tele “la segunda oportunidad”, aunque debía ser alguna reposición posterior, porque recuerdo verla en casa cuando ya teniamos tele en color… para el mundial del “Naranjito”…

Javier Costas
Suscriptor

Sí, fue una reposición lol

Muchas gracias.

Roberto
Invitado
Roberto

La historia merece la pena ser contada, es fascinante el pique italo-americano. Claro que a base de dinero y unos cuantas decenas de caballos de más, parece claro quien iba a ganar al final. Lo que me ha hecho levantar las cejas ha sido el dato de Cx de 0,25. Es que se me hace muy extraño que con tanta toma de aire, escapes al aire laterales enormes, un parabrisas no muy tumbado…no se, no veo que eso corte el aire cual Katana.
Gran artículo, como siempre. Un saludo.

Pablo Mayo
Editor

Buenas Roberto. Ha habido un error con los decimales. En realidad era de 0,28 o 0,29, dependiendo de la fuente que consultes. La más fiable es la que lo deja en 0,29, y son cálculos hechos sobre los récords de velocidad en Boneville, porque en aquella época no había túnel de viento.

Roberto
Invitado
Roberto

Comprendo que en esa época fuese imposible medir el coeficiente de penetración aerodinámica, incluso 0,29 es un dato muy positivo, dado el coche que es. Por ejemplo un Mercedes C Coupé de 2001 tenía ese mismo Cx; casi 40 años después y siendo un modelo de serie.
No obstante, gracias por la aclaración!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado