Menu

Coche del día: Opel Astra 2.0 CDTI BiTurbo

Por un puñado de kilos... y muchos caballos

Coche del día: Opel Astra 2.0 CDTI BiTurbo

Si algo caracterizó a la cuarta generación del Opel Astra fue su desmesurado tamaño y su elevado peso, pero sería injusto recordarle solo por eso. Como opinión totalmente subjetiva, diré que estéticamente a mí me entró por el ojo desde el primer momento, tanto el cinco puertas como el GTC. Los diseñadores fueron capaces de replicar las líneas del afamado Insignia a un formato (en teoría) compacto, como nuestro protagonista de hoy: el Opel Astra 2.0 CDTI BiTurbo.

El Astra J destacó también por algunos elementos tecnológicos o de confort poco extendidos en el segmento tales como el Opel Eye, los faros matriciales, los asientos AGR o el sistema de chasis adaptativo FlexRide. En cuanto a su gama de motores, en una época en la que el diésel mandaba, los CDTI se antojaban opciones más interesantes que las versiones de acceso en gasolina que a duras penas podían tirar con el peso, y aunque se introdujo un 1.4 Turbo con 140 CV, tan solo el 1.6 también turboalimentado de 180 caballos ofrecía prestaciones de cierto nivel.

Hasta la llegada de los 1.6 CDTi, los de gasóleo seguían siendo los vetustos 1.7 de origen Isuzu actualizados y potenciados, quedando margen por encima para el 2.0 CDTI de procedencia Fiat. Sin embargo, la campanada se dio un par de años después de su inicio comercial con el 2.0 CDTI BiTurbo que acababa de estrenar el Insignia.

Opel Astra GTC CDTI BiTurbo 2

Del bloque de 1.956 centímetros cúbicos se extraían 195 CV y nada menos que 400 Nm de par máximo entre 1.750 y 2.500 rpm. Con esas cifras se convertía en el compacto diésel más potente del momento (con la salvedad del BMW 123d). De buscar rivales de entonces, los más cercanos eran los Lancia Delta 1.9 de 190 CV o el Mazda 3 2.2 CRD de 185 CV. Más adelante en el tiempo llegarían los TDI de VAG en Golf y León con 184 CV. Prestaciones en mano, el BiTurbo alcanzaba 226 km/h de velocidad máxima (223 en el GTC) y un 0 a 100 km/h de 8,4 segundos. Todo ello con un consumo homologado de 5,1 l/100 km (4,9 el tres puertas).

De no haber sido por el peso (1.571 kilos), el Astra BiTurbo podría haber brillado mucho más. De hecho, el Mazda le rascaba una décima en aceleración pese a los diez caballos menos a costa de ser cien kilos más ligero. Pero el empuje y la fuerza de los 195 caballos estaban ahí. Los dos turbos podían funcionar de manera secuencial o simultánea para exprimir la potencia en cualquier rango de revoluciones. A bajas vueltas se accionaba el más pequeño acompañado de un segundo intercooler, mitigando la falta de respuesta en bajos típica de los motores sobrealimentados.

De esta forma, a 1.750 revoluciones ofrecía un par de 320 Nm para luego entrar en la zona donde daba lo mejor de sí. Aquí se alternaban los dos turbos, mientras que en la zona alta solo lo hacía el de mayor tamaño. De su funcionamiento también dependía el modo de conducción que hubiésemos seleccionado en el FlexRide, puesto que con la tecla Sport activada el acelerador respondía a nuestras peticiones aún con mayor celeridad.

Opel Astra GTC CDTI BiTurbo 3

El chasis adaptativo unificaba otros parámetros y asistentes como el control de estabilidad o los amortiguadores, distinguiendo entre tres modos con los límites entre el Tour enfocado al confort o el Sport que primaba la deportividad. Gracias a este sistema el comportamiento del Astra ganaba enteros, disfrazando en parte el lastre que suponía el mencionado peso.

La carrocería recibió cambios que enfatizaban su espíritu RACER con paragolpes específicos, spoilers o doble salida de escape. Puede que un tanto exagerados, puesto que con el guardabarros delantero era tremendamente fácil rozar el suelo en rampas de parking. Pero para exageradas las llantas de aleación, ya que de serie se ofrecían las de 18 pulgadas con unos rodillos en medidas 235/45, pero en opción las había de 19 pulgadas para el 5 puertas y de nada menos que 20 para el GTC.

El habitáculo del Astra J fue también algo controvertido por la ingente cantidad de botones que plagaban la consola central. Para algunos, su manejo resultaba intuitivo una vez nos habíamos habituado, pero otros se veían apabullados ante tanto interruptor. En su defensa lo cierto es que no todos se usaban a diario, y los más frecuentes contaban con un tamaño suficiente para ser accionados sin apartar demasiado la vista de la carretera.

Un compacto potente y bien acabado, por un precio nada desorbitado de poco más de 26.000 euros

En el apartado que sí se podría encontrar la unanimidad sería el de los asientos, perfectos por firmeza del mullido y sujeción. En el BiTurbo estaban forrados de una tapicería mixta que combinaba negro y rojo para realzar su carácter. Como concesión a la deportividad hallábamos también pedales de aluminio o volante achatado.

Hasta hace muy poco la gama Astra contaba con una variante BiTurbo de «solo» 160 CV que actualmente no está disponible en su catálogo como muestra de que, con los tiempos que corren y aunque apenas haya transcurrido poco más de un lustro desde que se puso a la venta, hoy día un coche como este es casi un impensable sacrilegio.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Piloto
Rest

Sí, disponía de potencia suficiente como para equilibrar ese exceso de peso. La verdad, no he visto muchos por ahí (tampoco en versiones menos aspiracionales), pese al gran trabajo efectuado en su diseño y al abundante compendio tecnológico desplegado.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.