Coche del día: NSU Trapeze

Coche del día: NSU Trapeze

Un prototipo nacido de la creativa mente de Marcello Gandini que no llegó a tener su oportunidad


Tiempo de lectura: 4 min.

El mundo de los concept car está lleno de sorpresas, como lo es nuestro protagonista de hoy, el NSU Trapeze de 1973. Fue un automóvil innovador en todos los aspectos que tan solo pudo quedar como una utópica pincelada de la creativa mente de su creador, Marcello Gandini, diseñador jefe en los 70 de la prestigiosa compañía Bertone.

Pero para llegar a nuestro protagonista, presentado en el Salón de París de 1973, hay que remontarse a tres años antes, cuando Lancia decide crear un nuevo vehículo de corte deportivo, decisión que culmina un año después con la presentación del Lancia Stratos Zero de la mano de Gandini y que a la postre, en 1972, trajo la puesta en escena del definitivo Stratos, presentado en el Salón de Turín de ese mismo año.

Con el Trapeze no sabemos muy bien cuáles eran las intenciones de Gandini, lo que sí queda claro es que su inspiración en el Stratos queda patente en la silueta del nuevo modelo de NSU al igual que la corriente estilística wedge style o diseño en cuña. Prueba de ello es su parabrisas panorámico similar al del Lancia, o su forma de bumerán en la zona acristalada, recibiendo el Trapeze dos ventanillas extras laterales en la zona trasera, como consecuencia del aumento de plazas en su habitáculo, pasando de dos en el italiano a cuatro en el modelo alemán.

El NSU Trapeze fue uno de los tantos diseños de Marcello Gandini como jefe de diseño de Bertone. Tan solo quedó en un concept car, a pesar de su línea en forma de cuña y un potente motor rotativo

Quizás el interior de este concept car fue uno de los puntos más revolucionarios del coche y el que a su vez le dio el nombre, gracias a la disposición de sus cuatro asientos independientes, los cuales formaban entre ellos un trapecio con las butacas posteriores pegadas a los laterales de la carrocería y los delanteros más unidos, desalineados con los traseros y separados por el túnel central. Un salpicadero en forma de U, junto con un volante de cuatro brazos y detalles minimalistas en sus aireadores y relojes, ponían un punto futurista al diseño.

Tanto asientos como salpicadero estaban tapizados en el mismo material en color azul

La disposición del motor en posición longitudinal central quedaba precisamente casi entre los cuatro sillones, confiriéndole de este modo un mejor reparto de masas. El propulsor empleado era el mismo que se había usado en el NSU Ro80, un motor rotativo (Wankel) con sendos rotores de 497 cc que proporcionaban 115 CV de potencia a 5.500 RPM, e iban alimentados por carburadores Solex.

Su figura exterior también recordaba en parte al Stratos, en la que resaltaba un prominente paragolpes que recorría simétricamente el contorno de toda la carrocería, junto con unas llantas lenticulares. En su frontal unos faros de seis ópticas carenados con una tapadera escamoteable y una parrilla horizontal ovalada debajo de estos le conferían un aspecto deportivo y futurista.

NSU Trapeze 3

También son destacables sus cuatro tomas de aire circulares distribuidas en su capó y aletas traseras, al igual que los tiradores de las puertas, que también seguían la misma forma circular de estas. La insignia y nombre del carrocero italiano colocadas debajo de las ventanillas traseras le daban un toque de glamour a este singular automóvil.

Cuatro años después de la presentación del Trapeze, NSU desaparecia definitivamente y el Trapeze quedó en un sueño que jamás llegó, a pesar de su diseño que sin embargo en el Stratos causó furor, convirtiéndolo en un mito de la automoción.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado