Coche del día: MG Midget (Mk. I)

Coche del día: MG Midget (Mk. I)

Un roadster de bolsillo muy adecuado para disfrutar


Tiempo de lectura: 4 min.

El MG Midget es un pequeño deportivo biplaza construido por MG desde 1961 hasta 1979. Hubo varias generaciones, así que nos vamos a ocupar solamente por la primera, que se fabricó en el período 1961-1964. Era un pequeño deportivo convertible de dos puertas con motor delantero y propulsión trasera. Esta primera generación se anunció oficialmente en junio de 1961.

En realidad, era una actualización poco profunda del Austin Healey Sprite (Mk. II), modelo mejorado en diferentes aspectos. Recuperó una denominación utilizada por la marca en otros modelos más antiguos, como los MG D, J, M y T. El nuevo Midget se diferenciaba del Sprite en el diseño de la rejilla delantera, las insignias, una pintura con acabado pulimentado, un mejor tablero de instrumentos y una terminación interior con más lujo y empaque.

El Healey Sprite se introdujo para rellenar el hueco dejado por el último MG, el T Midget, pues su teórico sustituto, el MG A, era un coche notoriamente más caro, grande y con mejores prestaciones. Este biplaza convertible parecía un deportivo de bolsillo, pues medía 3.479 mm de largo, 1.371 mm de ancho y 1.231 mm de alto, con una batalla de 2.030 mm y unas vías delantera y trasera de 1.160 y 1.140 mm, respectivamente. Su peso en vacío (sin líquidos) era de 700 kg.

MG Midget Mk I 2

Algunas curiosidades de la carrocería eran la ausencia de cerraduras o manillas exteriores para abrir las puertas, o la existencia de unas ventanillas laterales con desplazamiento lateral o de corredera, fabricadas en un material plástico ligero y transparente denominado Perspex. Elementos como el techo rígido, la calefacción, el equipo de radio o el portaequipajes externo se consideraban opcionales.

Este roadster biplaza de bolsillo resultaba muy adecuado para disfrutar de la conducción al aire libre. Con menos de 3,5 metros de longitud, 700 kg de peso y dos opciones mecánicas de 46 y 56 CV, la diversión estaba asegurada aunque fuese a pequeña escala

Su propulsor -tomado del Austin Healey- era un discreto cuatro cilindros en línea de 1 litro (948 cm3) alimentado por dos carburadores gemelos SU. La distribución era de tipo OHV (árbol de levas en cabeza). Rendía 46 CV a 5.500 RPM de potencia máxima y 72 Nm a 3.000 RPM. La caja de cambios era manual de cuatro marchas, todas sincronizadas excepto la primera. La potencia se transmitía a las ruedas traseras.

El resto de los elementos mecánicos también se tomaron del Healey, como la suspensión, con horquilla inferior delantera y muelle, con un amortiguador de palanca Amstrong con un brazo que servía de enlace con la horquilla superior. El eje trasero era rígido y estaba sostenido por unas ballestas semielípticas, también con el resto de los elementos idénticos al eje delantero. Los frenos eran tambores de 7 pulgadas de diámetro (178 mm).

Las primeras mejoras las experimentó a finales de 1962, concretamente en octubre. Se le aumentó la cilindrada al motor hasta los 1.098 cm3, elevando la potencia hasta los 56 CV a 5.500 RPM y el par hasta los 84 Nm a 3.250 RPM. Los tambores delanteros se sustituyeron por unos eficientes discos y se mejoró el sistema de calefacción. Una bonita opción eran unas llantas con radios de alambre de acero de dimensiones 13×4 pulgadas.

Respecto a sus prestaciones, con el motor de 46 CV alcanzaba una velocidad máxima de 142-145 km/h y tardaba 19 segundos en la prueba de aceleración de 0 a 100 km/h. Su consumo medio se estimaba en 7 l/100 km. No tenemos datos de las prestaciones y consumos con el motor de 56 CV.

Se produjeron un total de 25.681 unidades de esta primera generación del MG Midget, de las cuales 16.080 pertenecían a la versión con motor “pequeño” y el resto -9.601 unidades- del motor “grande”. A los británicos se les ha dado siempre muy bien fabricar pequeños deportivos perfectos para disfrutar al volante.

Calcula cuánto cuesta asegurar un MG Midget con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.