Coche del día: Mercedes-Benz 170 S (W136/W191)

Coche del día: Mercedes-Benz 170 S (W136/W191)

El pionero en motores diésel en Europa y con acabado premium


Tiempo de lectura: 6 min.

El Mercedes-Benz 170 S fue un automóvil de alta gama fabricado por la marca de la estrella desde 1949 hasta 1955, con motores de gasolina y de gasóleo. El apellido S significaba “Sonder Modell” (Modelo Especial en alemán), y estaba destinado a grandes directivos y empresarios de éxito.

Fue el primer modelo de Mercedes-Benz en llevar la S a la derecha del modelo, y se distinguía de sus hermanos 170 fundamentalmente en su superior nivel de equipamiento, calidad y comodidad. Es una tradición que se mantiene hasta hoy en día, pues los buques insignia de la marca la siguen llevando. Para ser exactos, el primer Mercedes-Benz Clase S como tal se comenzó a llamar así más de 20 años después con el lanzamiento del W116.

Se ofrecía en dos tipos diferentes de carrocerías, una berlina de cuatro puertas (entre 1949 y 1955), el Limousine, y un descapotable de dos puertas, denominado como Cabriolet A (dos asientos) y Cabriolet B (cuatro asientos) entre 1949 y 1951. Sus dimensiones eran 4.455 mm (1949-1953) o 4.450 mm (1953-1955) de largo, dependiendo del período de fabricación, 1.584 mm de anchura y 2.845 mm de batalla.

Mercedes Benz 170 S Limousine 1949

Mercedes-Benz 170 S Limousine (1949)

El Mercedes-Benz 170 S fue la propuesta materializada del fabricante alemán para ofrecer un modelo “Especial”, superior en calidad y espacio al resto de su gama

En realidad, para su desarrollo se utilizaron dos modelos diferentes de la marca. El chasis se tomó del Mercedes-Benz 170 V (W136), pero la mayoría de los componentes se tomaron del Mercedes-Benz 230 de seis cilindros, fabricado en pequeñas cantidades entre 1938 y 1943. Su primera actualización le llegó en enero de 1952, adoptando su propio chasis (W191).

El bastidor se tomó del MB 170 V y se adaptó, creciendo 170 mm en longitud y 104 mm en anchura, dotándole de mayor amplitud y comodidad. En un principio se utilizó un motor de 1,8 litros (1.767 cm3) de cuatro cilindros en línea, resultado de agrandar el motor de 1.697 cm3 utilizado en el mismo 170 V. La diferencia de potencia era notable, pues pasábamos de los 38 a los 52 CV.

La transmisión era manual de cuatro velocidades, la misma que la del Mercedes-Benz 170 V. Sus prestaciones eran algo mejores, pues declaraba una velocidad máxima de 122 km/h. La suspensión delantera se mejoró también, adoptando unos muelles helicoidales y barra estabilizadora; el sistema de suspensión era de doble horquilla. La suspensión trasera contaba con un eje rígido.

Mercedes Benz 170 S Cabriolet A 1949

Mercedes-Benz 170 S Cabriolet A (1949)

En enero de 1952 le tocó la renovación, siendo sustituido por el Mercedes-Benz 170 Sb (W191), con un chasis totalmente nuevo. Únicamente permaneció la carrocería berlina de cuatro puertas y desaparecieron las dos versiones descapotables. Aquel cliente que desease circular con el cielo como techo tendría que acudir a las versiones cabriolet del Mercedes-Benz 220 (W187) animados por motores de seis cilindros en línea.

Recibió diferentes cambios en esta nueva edición. Sustituyó de posición la palanca de cambios, pasando del piso del coche a la columna de la dirección. El arranque se pasó a realizar a través de un botón en el tablero de instrumentos y se mejoró la calefacción. A nivel mecánico se sustituyó el sistema de accionamiento del árbol de levas, con una cadena en vez de por engranajes, se le instaló un diferencial hipoide y se aumentó la vía trasera en 15 mm.

La gran novedad vino con el motor diésel, pues apenas se dejaban ver por las calles y carreteras alemanas. Conocido como Mercedes-Benz 170 DS, llevaba un bloque de gasóleo de cuatro cilindros (OM 636) de 38-40 CV a 3.200 RPM, que le empujaban hasta los 105 km/h. Su rendimiento era más tosco y ruidoso que los propulsores de gasolina, pero la primera revisión era a ¡los 100.000 km!

Mercedes Benz 170 DS Limousine 1952 2

Mercedes-Benz 170 DS Limousine (1952)

Aunque no coincidía con la imagen lujosa y glamourosa pretendida, su menor consumo -hasta un 25% menos- y su menor precio por su inferior carga impositiva lo hacía muy atractivo para sus clientes habituales y para las flotas de taxis de lujo. A pesar de la mala publicidad ofertada por la prensa alemana del motor, Mercedes-Benz dio un paso necesario y adelante para dar a conocer este tipo de mecánica entre el gran público, y el tiempo le confirmó el éxito de esta decisión.

Sin embargo, la prensa española defendió la idea con gran inteligencia: “Un coche que reúne una economía de explotación que casi raya en lo increíble, juntamente con un excelente rendimiento, seguridad y comodidad de marcha”. Los periodistas patrios hacían un especial hincapie en la facilidad de arrancar el motor, incluso en los heladores días del invierno germano, gracias a sus bujías de precalentamiento y su equipo eléctrico de 12 voltios.

La versión diésel fue pionera en este tipo de motorización en Alemania y resto de Europa, caracterizada por su bajo consumo. Por el característico claqueteo de su motor, sobre todo al ralentí, recibió el cariñoso apodo de “Lola Flores” por la prensa española

Era un vehículo con un acabado impresionante, una dirección precisa y una gran capacidad de frenado. Su principal defecto era lo ruidoso de su motor, sobre todo al ralentí, y era conocido en aquella España como “Lola Flores”, por su característico claqueteo.

Mercedes Benz 170 DS Limousine 1952 3

Mercedes-Benz 170 DS Limousine (1952)

Este motor diésel fue un derivado del motor de gasolina, pues el bloque era el mismo, al igual que la cilindrada del 170 S (1.697 cm3). Lo que sí eran diferentes eran la culata y el cigüeñal, debidamente reforzados para aguantar la elevada compresión del motor. También se le añadieron una bomba de inyección y las bujías de precalentamiento.

En 1950 se presentó el modelo Mercedes-Benz 170 Da, con el motor de 1,8 litros y un nuevo maletero exterior. En 1952 llegó su sucesor, el Mercedes-Benz 170 Db, con capó lateral. Incluso existió una furgoneta de dos puertas. Se vendieron un total de 33.823 unidades, con un precio de 9.200 marcos alemanes, frente a los 7.800 de las versiones de gasolina. A modo de comparativa, un Volkswagen Käfer o Typ 1 (Escarabajo) costaba 4.800 marcos.

El año 1953 no le sentó nada bien al 170 S, que pasó a denominarse Mercedes-Benz 170 SV. Combinaba la carrocería del 170 S con el motor de 45 CV que propulsaba anteriormente al 170 V. Con ello se redujo su rendimiento, pero también su precio. La versión con motor diésel siguió fabricándose, pero cambiando de denominación, llamándose desde este momento como Mercedes-Benz 170 SD.

Mercedes Benz 170 S D Limousine 1953

Mercedes-Benz 170 S-D Limousine (1953)

Para los clientes con más disponibilidad económica la casa de la estrella sacó al mercado en el mismo año al nuevo Mercedes-Benz 180 de 1,8 litros conocido como “Pontón”. El 170 SV estaba condenado a la desaparición, pues el crecimiento de la nueva y pudiente clase media/alta alemanas estaba deseosa de conducir los nuevos modelos de seis cilindros. Curiosamente, la versión final más vendida fue la de gasóleo, con más del 80 % de las ventas totales, destinadas en su mayoría a las flotas de taxis de lujo.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Mercedes-Benz 170 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!