Coche del día: Lince Nevada/Marbella

Coche del día: Lince Nevada/Marbella

Otro interesante prototipo de pequeño coupé español que no llegó a cuajar


Tiempo de lectura: 4 min.

El Lince Nevada fue un prototipo fabricado por el fabricante Lince, con Francisco San Juan al mando y con Michel Liprandi (autor del los Dino Ferrari P4 y P5 o el Abarth 1300-OT) al frente del equipo técnico, con la mecánica del Simca Rally 2. Su buena aerodinámica se dejaba ver en su diseño en forma de cuña, mostrando un diseño netamente coupé con aspiraciones deportivas.

Sus dos principales responsables tenían el objetivo de que el Nevada se produjese en serie. También se fabricó una versión descapotable o spider, denominado Marbella. Lo cierto es que era un coche llamativo, casi espectacular. Como buen coupé de naturaleza deportiva su altura era muy pequeña, con un morro tremendamente afilado y que prácticamente acariciaba el asfalto.

Los faros delanteros eran escamoteables en el Nevada -de accionamiento eléctrico- e iban empotrados en el Marbella. Sus pequeñas llantas de aleación presentaban un diseño artesanal y sumamente elaborado. Algunos le encontraban parecido al Lotus Europa.

Simca 1000 Rallye (1972)

Simca 1000 Rallye 2 (1972)

De perfil llamaba la atención la línea ascendente del morro, que salvaba el paso de rueda delantero, para descender ligeramente y continuar una elevada línea de cintura para terminar abruptamente en la zaga, con un carenado que tapaba parcialmente la rueda trasera. Las puertas eran muy funcionales y prácticas, de gran grosor y robustez. La trasera caía en vertical, con los pilotos agrupados en dos grandes y alargados conjuntos. El paragolpes trasero mostraba una generosa rejilla que ocupaba casi la totalidad del espacio.

Partiendo de la base del Simca Rallye 2, su pequeño motor de 1.294 cm3 ofrecía un abanico de potencias desde los 85 CV  hasta los 150 CV de la versión de competición, con una  velocidad punta que oscilaba entre los 185 y los más de 220 km/h, favorecido por su buena aerodinámica y su bajo peso de 640 kg

El interior llevaba un tapizado en polipiel imitando al cuero e incluso el techo estaba forrado, con un tacto mullido. Los asientos iban en posición baja, como cabía esperar, aunque resultaban muy cómodos. La palanca de cambios iba situada en el suelo, en la parte central, mientras que el conjunto caja de cambios/motor se situaban en la parte central/trasera del coche. En el prototipo no existía consola central, no así en las unidades para producción en serie, que sí contaban con dicha consola y que incorporaba algunos mandos.

El bastidor llevaba los lógicos refuerzos a razón de los estudios realizados, teniendo en cuenta los esfuerzos adicionales a los que se le iba a someter y el nuevo reparto de pesos. La dirección era la misma de serie. En lo referente a la suspensión y frenos, no experimentó modificaciones importantes. La suspensión introdujo unos ligeros ajustes y el equipo de frenos contaba con discos en las cuatro ruedas.

A nivel mecánico llevaba el mismo cuatro cilindros de 1.294 cm3 del Simca Rallye 2, que era una versión mejorada del francés Rallye 1, pero fabricado en España. Entregaba 85 CV que, junto a su reducido peso de 640 kg, ofrecía una relación peso/potencia muy interesante, del orden de 7,5 kg/CV. El Nevada “standard” conseguía una velocidad máxima de 185 km/h y cubría los 1.000 metros desde salida parada en 31 segundos.

La versión spider -Marbella- tenía una gama mecánica más interesante. Podía incorporar una versión con unas ligeras modificaciones en el árbol de levas y dos carburadores dobles Weber que le permitían aumentar en 10 CV su potencia, hasta los 95 CV, consiguiendo una velocidad punta de 200 km/h. Si se deseaba más chicha se le añadía un compresor que permitía tres niveles de potencia, con 120, 130 o 150 CV. El más potente se utilizaba en la versión de competición y superaba los 220 km/h, cubriendo los 1.000 metros desde parado en 27 segundos.

Por 170.000 pesetas, el equivalente a 18.000 euros de hoy, se podía adquirir el Marbella, y por un precio netamente superior, 270.000 pesetas, unos 28.000 euros “al cambio”, el Nevada, ya que su equipamiento era netamente más completo. Ambos prototipos eran plenamente viables, pero como sucedió anteriormente con tantos emprendedores y valientes del mundo de la automoción en España, los modelos no pasaron de la fase de prototipo.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.