Coche del día: Lamborghini Athon

Coche del día: Lamborghini Athon

Un prototipo espectacular de Lamborghini sin apelativo taurino


Tiempo de lectura: 4 min.

El Lamborghini Athon Speedster Concept -o Athon a secas- fue un concept car creado con la intención de completar la escasa gama de la marca hace 40 años, escogiendo lo mejor del Miura y del Countach para convertirlo en un cruce de estas dos obras maestras, y basándose en el Silhouette. Se dio a conocer en el Salón del Automóvil de Turín de 1980.

A principios de los 80 Lamborghini se encontraba sumido en la peor crisis de su existencia, en fase de liquidación. Bertone quiso crear este superdeportivo por iniciativa propia, a modo de homenaje a los trabajos realizados tiempo atrás bajo la batuta de Ferruccio Lamborghini.

El Athon despertó tal interés que, a pesar de estar Lamborghini en proceso de desmantelamiento, ya existían varios pretendientes para comprarla. No solo eso, tuvo una enorme influencia en las películas de ciencia ficción de los años venideros, inspirando a los coches de los filmes “Desafío Total”, “Robocop” y “Tron”, entre otros.

Lamborghini Athon Speedster Concept 2

El Athon era y es uno de los coches más raros y valiosos que se han construido hasta la fecha. Salido de la mente de Bertone, en realidad fue diseñado por Marc Deschamps, sucesor de Marcello Gandini en el puesto de director de diseño. Bertone era más dado a diseños del tipo del Miura, el Countach y el Espada. Solamente se fabricó una unidad, de aquí su exclusividad.

Para hacernos una idea de lo especial y diferente que era de sus hermanos, nos damos cuenta de que su nombre se desvió de la costumbre de Lamborghini de bautizar a sus criaturas con nombres taurinos. Athon -Atón en español- era el dios egipcio del sol, y se traduciría literalmente como “himno al sol”, de aquí la razón de no llevar techo.

Su diseño exterior era una mezcla de estilos vintage, moderno y contemporáneo, pero sobre todo muy futurista. Mostraba la típica línea en forma de cuña afilada, con los faros escamoteables y un parabrisas muy inclinado, casi una línea continua con el capó. Las puertas mordían una parte del pilar A, ofreciendo una línea de cintura alta.

Lamborghini Athon Speedster Concept 3

Lamborghini Athon Speedster Concept – Fotografía: Thomas Kingshott

Con el cielo como techo las sensaciones de conducción son… muy gratificantes. Su larguísimo capó trasero también llamaba la atención, así como la forma de las aletas. La zaga no era menos espectacular, con predominio de las líneas rectas y unos pilotos finos y alargados para no romper su solidez.

En cuanto a sus dimensiones, tenía 3.739 mm de longitud, 1.882 mm de anchura y 1.041 mm de altura. Si el exterior llamaba la atención, el interior se llevaba la palma. Sus dos ocupantes iban en una posición bastante adelantada. Su curioso volante no tenía radios y la conexión con la barra de dirección se hacía mediante una barra acodada situada en un único punto del aro.

Todo el interior iba tapizado en piel y moqueta de color marrón, salvo algunos elementos en color negro, como los altavoces, la parte de la consola donde se alojaba el freno de mano o las pantallas de control. Los controles auxiliares estaban agrupados en una piña situada a la izquierda del volante, dando la sensación de estar flotando.

Lamborghini Athon Speedster Concept 4

Lamborghini Athon Speedster Concept – Fotografía: Tom Wood para RM Auctions

El grueso de la instrumentación estaba situado en una pantalla rectangular que ocupaba medio salpicadero, diseñada por Veglia, un conocido proveedor italiano. También encontrábamos numerosos botones repartidos por el habitáculo y varios altavoces, al más puro estilo ochentero. Entre los asientos y el motor contábamos con un pequeño maletero.

Este prototipo estaba impulsado por un V8 a 90º de 3 litros que entregaba 260 CV de potencia a 7.500 RPM y 321 Nm de par, situado en posición central trasera. Llevaba doble árbol de levas en cabeza por bancada de cilindros y dos válvulas por cilindro, e iba alimentado por cuatro carburadores Weber. La caja de cambios era manual de cinco relaciones, sincronizadas mediante un embrague monodisco de asistencia hidráulica.

El chasis estaba construido en acero, y al igual que el motor, estaban tomados del Urraco. La suspensión era independiente en ambos ejes, con muelles helicoidales y amortiguadores telescópicos. El equipo de frenos estaba formado por unos discos ventilados Girling sobre los que actuaban unas pinzas Campagnolo.

Lamborghini Athon Speedster Concept 5

Lamborghini Athon Speedster Concept – Fotografía: Tom Wood para RM Auctions

Calzaba unos neumáticos Michelín de medidas 195/50 VR15 delante y 275/40 VR15 detrás. Sus escasos 1.085 kg se dejaban llevar por encima de los 270 km/h y alcanzaba las 60 mph (97 km/h) en 7,3 segundos. Eran unas muy buenas prestaciones para un concept car de los 80.

Fue vendido por 487.000 dólares -unos 400.000 euros- en la subasta del 21 de mayo de 2011 de RM Sotheby’s, durante el Concorso d’Eleganza Villa D’Este. Fue un tributo de Bertone a la fábrica de Sant’Ágata Bolognese, permitiendo en cierto modo su resurgimiento de las cenizas.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.