Coche del día: Lamborghini Urraco

Coche del día: Lamborghini Urraco

Un Lambo muy original pero con ventas muy escasas


Tiempo de lectura: 6 min.

El Lamborghini Urraco cumplió 50 años a finales de octubre; se presentó en el Salón del Automóvil de Turín de 1970. Este modelo brilló con luz propia gracias a las innovaciones técnicas aportadas por el ingeniero Paolo Stanzani, padre técnico de la criatura y Director Técnico de Lamborghini en ese momento. El diseño corrió a cargo del no menos conocido diseñador Marcello Gandini, diseñador jefe de Carrozzeria Bertone.

Hasta la fecha todos los productos del fabricante de Sant´Agata Bolognese contaban con modelos GT propulsados por su conocido V12. Más raro aún era construir un deportivo con motor central trasero que permitiese una configuración 2+2 del habitáculo, lo que nos da una idea del buen aprovechamiento de su espacio interior.

Las diferencias más importantes con modelos anteriores de la marca son la utilización de un motor V8 en posición central trasera, un habitáculo 2+2 y un diseño menos artesanal para abaratar costes

Una diferencia fundamental con sus hermanos de marca era su sistema de producción, pues el proyecto se planeó desde el principio para que sus fases fuesen menos artesanales. Su objetivo era cumplir el deseo de Ferruccio Lamborghini de ampliar la producción de la empresa y acceder a una clientela mayor, pero sin perder su carácter limitado y exclusivo. Este objetivo se alcanzó con un abaratamiento de costes y ser más asequible, sin alcanzar la categoría de superdeportivo, como el Miura.

Lamborghini Urraco Concept 3

Lamborghini Urraco P250 Prototipo (1971)

Con unas dimensiones muy compactas, de 4.250 mm de largo, 1.760 mm de ancho, 1.160 mm de alto y una distancia entre ejes de 2.450 mm, su interior ofrecía un diseño muy innovador en cuanto a la disposición de sus mandos, la configuración de su instrumentación y el curioso diseño discoidal de su volante. Fue uno de los pocos modelos 2+2 con el motor en disposición central trasera fabricado en serie, con el Ferrari Dino 308 GT4 como objetivo.

Se produjeron tres versiones: Urraco P250, con motor de 2,5 litros y 220 CV; Urraco P300, con motor de 3 litros y 250 CV; y Urraco P200, con motor de 2

litros y 182 CV

Su afilada línea en forma de cuña, sus branquias de refrigeración del motor situadas en el pilar C y sus faros escamoteables eran algunas de sus señas de identidad. Su interior destacaba por su amplitud, sus cuatro plazas tapizadas en cuero y tejido Alcantara y su suelo y pasos de rueda totalmente enmoquetados. Está claro que también pensaron en el confort de los ocupantes.

El tablero de instrumentos mostraba un diseño alargado y rectangular, con diferentes distribuciones de los relojes: en unos casos la parte central estaba dominada por los dos principales, velocímetro y cuentavueltas, flanqueado a ambos lados con numerosos relojes secundarios para controlar la mecánica; en otros casos los relojes principales se situaban en los extremos del tablero y los secundarios ocupaban la parte central del mismo.

Lamborghini Urraco P250 2

Lamborghini Urraco P250 (1973)

Inicialmente se presentó como Urraco P250, donde la P hacía alusión a la posición del motor V8 en posición trasera (“posteriore” en italiano), y 250 a la cilindrada del motor (2,5 litros). Aunque se presentó en 1970 tardó tres años en estar disponible para sus clientes, en 1973. Se empezó a producir en 1972 y estuvo a la venta hasta 1976. Su motor tenía una cilindrada exacta de 2.436 cm3 y entregaba 220 CV a 7.500 RPM, que le permitían alcanzar los 240 km/h de velocidad máxima y acelerar de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos.

Este V8 contaba con una distribución con un solo árbol de levas en cabeza, aspectos doblemente novedoso en Lamborghini. Su refinamiento técnico se completó con una culata con cámara de combustión “Heron”, que permitía un diseño muy plano, contenida en una depresión en la parte inferior de la cabeza del pistón. Con estas soluciones de vanguardia se consiguió aumentar la compresión sin provocar sobrecostes. Otra novedad fue la utilización de cuatro carburadores de doble cuerpo Weber 40 IDF1.

Al mercado estadounidense se destinaron 21 unidades, aunque con un cambio de denominación, pasando a llamarse Urraco P111. Para adaptarse a la reglamentación del país en materia de seguridad se les redujo la potencia hasta los 180 CV y se sustituyó el paragolpes delantero por otro más voluminoso y de mayor longitud.

Lamborghini Urraco P250 3

Lamborghini Urraco P250 (1973)

La segunda versión fue el Urraco P300, presentado en el Salón del Automóvil de Turín de 1974, coincidiendo con la versión menos potente, el Urraco P200. Se fabricó desde 1974 hasta 1979 y fue la más potente de las tres versiones. Iba motorizada con un V8 de tres litros (2.996 cm3) y generaba 250 CV a 7.500 RPM. Alcanzaba una velocidad máxima de 260 km/h y pasaba de 0 a 100 km/h en 5,6 segundos.

La tercera versión, el Urraco P200, se presentó también en el Salón de Turín, concretamente en la edición de 1974. Se fabricó desde 1975 hasta 1977, y se destinó al mercado local italiano. Se redujeron cilindrada y potencia hasta los 2 litros (1.994 cm3) y 182 CV a 7.500 RPM, que le permitían alcanzar los 215 km/h de velocidad máxima y acelerar de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos. De esta forma evitaba pagar los impuestos con los que se gravaban a los vehículos superiores a 2 litros de cilindrada en Italia y rebajar su precio de venta.

La producción de las distintas versiones fue la siguiente: del Urraco P250 (1970-1976), un total de 520 unidades; del Urraco P200 (1974-1977), 66 unidades; y del Urraco P300 (1975-1979) 190 unidades. La baja producción del P200 lo han convertido en uno de los modelos más raros de la marca y uno de los más buscados.

Lamborghini consideró un fracaso la fabricación del Urraco, y jamás volvió a producir un modelo con su configuración 2+2 con motor central trasero. Tampoco el resto de los fabricantes de automóviles deportivos fueron seducidos por ella, tan solo el Lotus Evora o la familia del Ferrari Mondial.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Lamborghini Urraco con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!