Coche del día: Hyundai Pony (I/II)

Coche del día: Hyundai Pony (I/II)

"Un coreano con corazón japonés y vestido a la europea"


Tiempo de lectura: 5 min.

El Hyundai Pony de primera y segunda generación (1975-1990), ancestro del i30 de nuestros días, fue el primer Hyundai exportado fuera de las fronteras de su país de origen, Corea del Sur, además de ser el primer coche fabricado en masa en este país. La primera generación se comercializó hasta 1982 y la segunda desde ese año hasta 1990.

Con un diseño poco oriental y hasta cierto punto “conocido”, su razón de ser era que, además de intervenir en su desarrollo ingenieros y personal de origen británico -principalmente de la British Leyland, de donde provenía quien fuera fichado como director de desarrollo del Pony-, su diseño era obra de la Italdesign de Giorgetto Giugiaro.

Presentado en el Salón del Automóvil de Turín de 1974 como versión hatchback de cinco puertas, un año después se comercializaría también como sedán -aunque visualmente pareciera un hatchback, tenía una pequeña portezuela para el maletero, elemento que pasaría a abrirse junto al cristal trasero ya para 1981 y desapareciendo como sedán-.

A estas carrocerías típicas en 1976 se les uniría un tres puertas y en 1977 hasta una versión pick-up. También estuvo disponible en versión familiar. Variedad de elección, sin duda

Hyundai Pony I 3

Hyundai Pony (I)

Aunque fuera el primer Hyundai exportado fuera de las fronteras coreanas, no llegaría a todo el mundo. Lo hizo a países sudamericanos como Chile, Argentina, Ecuador y Colombia, además de llegar al continente africano -concretamente a Egipto- en 1976.

La llegada al continente europeo -con cuentagotas, eso sí-, sucedería en 1979. Territorios como Países Bajos, Bélgica o Grecia recibirían sus primeros Pony entonces, cosa que no ocurriría en España pese a la apertura comercial post dictadura. Hyundai no llegó a nuestro país de manera oficial hasta 1991, aunque llegaron unidades importadas a Canarias antes.

Conocida su historia, hablemos de sus mecánicas. Los motores de esta primera y segunda generación del Pony eran originarios de Mitsubishi, matrimonio motorístico que continuaría durante bastantes años después. No era por tanto 100 % coreano, pero a fin de cuentas casi el 90 % de las piezas eran de producción nacional.

Hyundai Pony I 2

Hyundai Pony hatchback (I)

Todos los motores eran de cuatro cilindros, iban colocados en posición longitudinal delantera y enviaban su potencia al eje trasero a través de una caja de cambios manual de cuatro velocidades o una automática de tres.

Sí, potencia al eje trasero, no es una errata. El concepto de “todo delante” no llegaría hasta el Pony/Excel basado en el Mitubishi Mirage, que empezaría su andadura compartiendo listado de precios con nuestro protagonista desde 1985 hasta 1990, perdurando hasta 1999.

Con cilindradas de 1,2, 1,4 y 1,6 litros, las potencias iban desde los 55 hasta los 75 CV. Su carrocería tenía unas dimensiones de 3.970 milímetros (menos el familiar o wagon, que crecía hasta los 3.998 mm), 1.558 mm de anchura y 1.360 mm de altura. Su peso en vacío oscilaba entre los 870 y 935 kg.

Hyundai Pony II 1

Hyundai Pony 1200 GL hatchback (II)

En enero de 1982 llegaría la segunda generación del Pony. Lo englobamos en el mismo artículo junto a la primera generación, porque, aunque técnicamente fuera idéntico al de primera, el restyling fue tan profundo que se le considera una generación distinta.

Se abandonaba la doble óptica delantera, se dejaba de lado la ya anticuada profusión de cromados por toda la carrocería y se incorporaban nuevos paragolpes plásticos más envolventes, además del crecimiento considerable de los pilotos traseros. En su interior se implementaron también ciertas modificaciones, como en el caso de la instrumentación.

Esta vez solo estaba disponible como hatchback de cinco puertas y pick-up. Sería este el Pony que llegaría por primera vez al Reino Unido, siendo además con ello el primer vehículo coreano importado de manera oficial a este país. Llegaría también a Canadá, pero no a EEUU, ya que no pasaría la normativa de emisiones de aquel país -sí que llegaría sin embargo el nuevo Pony/Excel de 1985-.

Hyundai Pony II 2

Hyundai Pony hatchback (II)

Con el restyling exterior esta generación crecería hasta los 4.029 milímetros de longitud, 1.566 mm de anchura y 1.355 mm de altura. El peso continuaba siendo bajo, pero menos que antes, oscilando entre los 920 y 1.015 kg en vacío.

Las motorizaciones eran las mismas que para la primera generación, y respecto a las cajas de cambios, más de lo mismo, aunque se presentaba como novedad la posibilidad de equipar como elemento opcional el aire acondicionado para el motor 1.6.

Los niveles de equipamiento en ambas generaciones eran los siguientes: L, que incluía asientos de vinilo y asiento trasero abatible en una pieza. El GL añadía al anterior un reloj interior, limpiaparabrisas trasero, cristales tintados, tapa de combustible con llave, retrovisor en el lado del copiloto, asientos traseros abatibles en proporción 50/50 y unas molduras interiores “más vistosas”. El tope de gama o GLS añadía elementos únicamente en aras de darle una apariencia más lujosa tanto en el interior como en el exterior.

Hyundai Pony II 3

Hyundai Pony hatchback (II)

La revista Velocidad (nº 918) dijo de él: “Un coreano con corazón japonés y vestido a la europea”

El Pony de primera y segunda generación iniciaría por lo que se conocería a Hyundai poco después y hasta hace pocos años: un vehículo barato, de calidad aceptable, y fiable. Lo que le hizo tener un buen nivel de ventas fue la percepción para el público, que, por un precio similar, era sustancialmente mejor que los coches llegados de Europa del Este, los lowcost de entonces.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Hyundai Pony con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.