Coche del día: GAZ-24 “Volga”

Coche del día: GAZ-24 “Volga”

Un sedán de lujo para todos los terrenos de la Unión Soviética


Tiempo de lectura: 8 min.

La gran madre Rusia también tuvo su época de esplendor en la industria automovilística. El GAZ-24 “Volga” es un automóvil fabricado por el grupo empresarial Gorkovsky Avtomovilny Zabod (Fábrica de Automóviles de Gorky, de ahí GAZ), concretamente de su gama Volga. Se fabricó desde 1967 hasta 1985.

El GAZ-24 se creó para sustituir al vetusto Volga GAZ-21, desarrollado durante la década de los 50. El GAZ-24 era ligeramente más corto -4.735 mm frente a 4.810 mm del GAZ-21-, pero con mayor batalla -2.800 mm frente a 2.700 mm-. Esta larga batalla, junto a una configuración más baja de los asientos y un techo más plano, le otorgaban un interior muy espacioso, adecuado para cinco e incluso seis personas. La anchura se mantenía en 1.800 mm, y la altura en 1.490 mm.

Su nombre en ruso es ГАЗ-24 “Волга”

Su desarrollo se terminó en 1966 y se conocía como M-24, con la construcción de varios prototipos. Hubo que esperar hasta finales de 1967 para darse a conocer oficialmente. En 1968 se construyeron 32 unidades, la mayoría destinadas para pruebas, al igual que las 215 fabricadas en 1969.

GAZ 24 Volga 2

GAZ-24 (1967)

Un distintivo de los primeros prototipos era la presencia de dos retrovisores situados en las aletas delanteras, como los coches japoneses. A partir de 1970 empezó la producción a gran escala, con 18.476 unidades fabricadas, y llevaban un único retrovisor situado en la puerta delantera izquierda.

El GAZ-24 “Volga” era un sedán de lujo al alcance muy pocos, por precio y por su baja producción; cosas de la economía planificada

Solo se podía comprar con un permiso especial del estado. Estaba reservado para la flota de vehículos oficiales de los representantes del estado, empresas públicas estatales y demás negocios participados por el gobierno soviético.

Diseñado para aguantar durante mucho tiempo las extremas condiciones climatológicas y el mal estado de las carreteras soviéticas, su chasis estaba convenientemente reforzado al igual que la carrocería, lo que le añadía unos kilitos extra comparado con los homólogos europeos (1.420 kg en vacío). Este exceso de peso no mejoraba su manejo, pues carecía de dirección asistida ni siquiera como opción, por lo que se ganó el apodo de “barzha” (barcaza).

GAZ 24 Volga 5

GAZ-24 Volga (1968)

Se ofreció con tres tipos de carrocería: sedán, familiar y convertible de cuatro puertas. Adoptó algunos elementos de diseño del Volga GAZ-21 (su antecesor), como la rejilla delantera con listones verticales, las luces traseras verticales, unas pequeñas aletas en los guardabarros traseros o unas rejillas de ventilación cromadas de diseño romboidal en el pilar C.

Su equipamiento estándar -no había extras- incluía cuatro frenos de tambor con circuitos independientes delante/detrás, radio con tres bandas y antena, apoyabrazos centrales delante y detrás, acolchado de seguridad, reloj eléctrico, limpiaparabrisas de tres velocidades, lavaparabrisas de pie y luces en maletero y compartimento del motor. Las primeras unidades llevaban velocímetro de “cinta”, que indicaban la velocidad a modo de un termómetro analógico en color rojo.

Eran mecánicas duras y resistentes, llegando a superar el millón de kilómetros con algunas reconstrucciones de motor

El interior estaba disponible en tres colores: rojo, marrón y gris claro. Los coches oficiales siempre eran rojos en su interior -por qué será- y negros en el exterior. El salpicadero estaba realizado en aluminio pintado en el mismo color que el de la carrocería, con la parte superior con acolchado de seguridad y vinilo negro.

GAZ 24 Volga 6

Volga M24D en el Salón de Ginebra (1970)

Su motor era un cuatro cilindros en línea de 2,4 litros de cilindrada (2.445 cm3) que entregaba 96 CV, alimentado obviamente por carburación. Solo se ofreció con una caja de cambios manual de cuatro velocidades con la palanca de cambios situada en el piso.

Existió un V8 de 5,5 litros y 190 CV asociado a una caja automática de tres velocidades, la dirección asistida del GAZ Chaika, una suspensión modificada y un depósito de combustible de 105 litros. También se construyeron prototipos de una caja automática, otra manual con la palanca en la columna de la dirección y otra manual de tres marchas con overdrive.

Como ya hemos comentado, en 1970 empezó la verdadera producción a gran escala, concretamente el 15 de julio. El GAZ-24 se dio a conocer en el Salón del Automóvil de Londres de 1970, mientras que las ventas para exportación comenzaron en 1971. El modelo se ensambló también en la planta de Scaldia-Volga, en Bélgica, e incluso se ofreció con motorización diésel con un motor Peugeot de 2,1 litros, reemplazado en 1980 por otro de 2,3 litros.

GAZ 24 04 Taxi

GAZ-24-04 Taxi (1972)

Hasta 1974 apenas experimentó cambios, como una nueva cerradura en la tapa del maletero, ceniceros planos en las puertas traseras, un parachoques trasero y radio nuevos, un salpicadero con inserciones en imitación madera o unas luces de estacionamiento adicionales en el pilar C.

Se produjo en versión taxi -era el único modelo utilizado para ello-. Su interior estaba tapizado en resistente y fácilmente lavable vinilo. Bajo el capó se encontraba un motor ZMZ 2401 de baja compresión de unos 85 CV, capaces de funcionar con gasolina de 76 octanos, la más común disponible en la Unión Soviética. Tenían fama de ser superduros, pues algunos mostraban en su cuentakilómetros más de 1.000.000 km y alguna que otra reconstrucción de motor. La mayoría iban pintados en amarillo lima.

En 1972 se introdujo en el mercado una versión familiar de cuatro puertas (GAZ-24-02), que solo se vendían a particulares con un permiso especial, debido a su baja producción. Se utilizaron principalmente para flotas de ambulancias, empresas de taxis, oficinas de correos, tiendas y empresas estatales. Curiosamente, se vendió libremente fuera de sus fronteras.

La motorización básica era un bloque de cuatro cilindros y 2,4 litros, que entregaba 96 CV, apto para funcionar con gasolina de 76 octanos. También se comercializó con un V8 de 190 CV e incluso con una mecánica diésel de origen Peugeot

GAZ 24 02 3

GAZ-24-02 (1972)

La primera versión del GAZ-24 “Volga” se conoció como GAZ-24-01. En 1977 se le unió la segunda versión, el 24-07, con motor preparado para funcionar con gas propano. En 1978 se construyeron 1.000 unidades con el volante a la derecha para mercados como India, Pakistán y Singapur, en este caso propulsados por el motor Peugeot XDP 2.1. Se fabricó hasta 1985.

El GAZ-24-07 experimentó una renovación profunda, añadiendo como equipamiento de serie los parachoques, luces antiniebla delanteras amarillas, intermitentes en las aletas delanteras y cinturones de seguridad delante y detrás.

El salpicadero estaba formado por un cuerpo de aluminio y forrado en suave acolchado de espuma de poliuretano. La tapicería mejoró, utilizando vinilo y tela, con la posibilidad de elegir diferentes colores, como el rojo, amarillo, marrón, verde lima, verde oscuro, azul oscuro o negro.

Para los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980 se construyó una flotilla de sedanes y camionetas pintadas en bitono blanco y amarillo que acompañaron a la antorcha olímpica. Recordemos que no era un coche disponible para la mayoría del público, y se requería un permiso especial para comprarlo. Se consideraba un símbolo de estatus en la Unión Soviética debido a su gran tamaño y acabados “lujosos”.

Se continuó fabricando desde 1985 hasta 1992 en su evolución GAZ-24-10, mejorado de forma notoria. El diseño exterior experimentó muchos cambios, al igual que el habitáculo, y una mecánica revisada con un motor que entregaba 98 CV. También se produjeron diferentes versiones, como taxi y camioneta, entre otras.

GAZ 24 95

GAZ-24-95 (1973)

Además, existió una versión convertible solo para uso militar utilizada para desfiles, construida en una planta situada en la ciudad de Bronnitsy. Por su parte, el comercial ligero se realizaba en diferentes talleres de reparación distribuidos por todo el país, que realizaban sus propias versiones personalizadas.

También se fabricó una versión 4×4, conocida como GAZ-24-95. El eje delantero era un eje trasero utilizado en los modelos Volga, pero girado del revés, con ballestas para aguantar más peso. La tracción era a las cuatro ruedas y empleaba una caja de transferencia UAZ. Ello añadió 90 kg de peso extra al conjunto.

Realmente era un sedán adaptado al chasis del vehículo militar UAZ-469. Se podría considerar un padre de los actuales SUV, pero solo se construyeron cinco unidades, conservándose dos de ellas, una en el Museo de GAZ (la verde sobre estas líneas), y otra en manos privadas. GAZ siguió usando la denominación Volga hasta 2008.

Calcula cuánto cuesta asegurar un GAZ-24 “Volga” con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.