Coche del día: Ford Fiesta (MK2)

Coche del día: Ford Fiesta (MK2)

La segunda entrega del Ford valenciano apostó sobre seguro


Tiempo de lectura: 2 min.

Allá por a década de los 70, Ford ponía en marcha unas instalaciones en España, en el municipio de Almussafes, de donde saldría, exclusivamente y durante varias décadas, uno de los coches más rompedores dentro de la propia Ford: el Fiesta. Se le llamó Fiesta por su producción en España y por ser un coche muy especial en la compañía, pues era el primer coche de su tipo que fabricaban.

El coche se convirtió en un best seller, un auténtico éxito de ventas, de crítica y hasta de aceptación entre los aficionados. Y eso, con un rival en el mercado como la primera generación del Renault 5, así que se podía decir que el Ford Fiesta fue todo un acierto, aunque por muy bueno y popular que fuera, todo tiene un tiempo y todo necesita renovar, y así se llegó a comienzos de los 80, con la necesidad de poner al día al Ford fabricado en Alumssafes.

Sin embargo, en Ford no se quisieron arriesgar y apostaron sobre seguro, para mantener el buen nivel de ventas. Por ello, en lugar de seguir los pasos del Renault 5 y adoptar unos colores muy rompedores y juveniles, así como unos paragolpes de fibra integrados en el diseño de la carrocería –el pequeño francés fue el primero en ofrecer algo así, y fue realmente rompedor–, el fabricante americano tomo como base de partida la generación que ya estaba en las tiendas y “solo” lo evolucionó.

El Ford Fiesta MK2 apareció en 1983, en verano, y a simple vista se podía apreciar como los cambios, al menos estéticos, no eran muchos. El frontal era totalmente nuevo, pero se mantenía los panales laterales de la carrocería –con una nueva línea de tensión–, las ventanillas y toda la trasera. No obstante, oculto al ojo, había otras cosas, como una mayor longitud y unos retoques en el chasis. El habitáculo era totalmente nuevo, y, obviamente, mucho más moderno y mejor acabado.

Con respecto a los motores, se mantuvieron los bloques 1.0 y 1.1 Valencia, los cuales, se ofrecieron durante toda la vida comercial de esta segunda entrega del Fiesta. Se retiró el motor 1.3 y se cambió por el nuevo motor CHV desde 1984, al tiempo que se ofrecía, por primera vez, un motor diésel. Tenía 1,6 litros, era atmosférico y como en su hermano mayor el Escort –y en el Orion–, rendía 54 CV. En 1984 llegó el deseado Ford Fiesta XR2, con 90 CV.

La tercera generación del Ford Fiesta, ahora sí, un auténtico cambio en todos los sentidos –un cambio radical, todo sea dicho–, hizo acto de presencia en 1989.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.