Coche del día: SEAT Ibiza

Coche del día: SEAT Ibiza

La primera generación del Ibiza fue una mezcolanza de cosas, que permitió a la firma sobrevivir hasta la llegada de Volkswagen


Tiempo de lectura: 3 min.

Si echamos un vistazo a SEAT, podremos darnos cuenta de que nunca ha subsistido sin tecnología de terceros. Comenzó a trabajar gracias a un acuerdo con FIAT, para fabricar sus coches bajo licencia y cuando ese acabó, pasó a formar parte del grupo Volkswagen y a emplear la tecnología de la compañía alemana. Es cierto que el acuerdo de FIAT les llevó fabricar coches de FIAT y con Volkswagen, coches propios, pero la tecnología es de terceros.

El problema vino, sobre todo, cuando se acabó el acuerdo con FIAT y hubo que buscar socio para seguir en marcha. La compañía no tenía los medios ni los conocimientos para funcionar en solitario, aunque lograron salir del atolladero con cierta dignidad gracias al ingenio, cuyo resultado fue el SEAT Ibiza. El Ibiza resultó ser una mezcolanza de cosas, que tuvo buena acogida en el mercado.

La historia de la primera generación del SEAT Ibiza es bien conocida, incluso tiene sus propias leyendas. La marca española partió de la plataforma del SEAT Ronda, uncoche del segmento C –lo que hoy entendemos como compactos– cuyo origen había que buscarlo en el SEAT Ritmo –ambos coches, recordemos, eran desarrollos de FIAT–, y se vistió con un diseño de Giugiaro. Y he aquí la primera leyenda. Se dice que ese diseño estaba destinado al Volkswagen Golf, pero la compañía alemana lo descartó y acabó en SEAT. De la industrialización se encargó Karmann y de los motores Porsche, bajo pedido de la propia SEAT.

Diseño de Giugiaro, plataforma de origen FIAT, motores desarrollados por Porsche, industrialización a cargo de Karmann… SEAT no tenía capacidades para hacerlo en solitario y tuvo que recurrir a terceros

seat ibiza (3)

El tema de los motores tiene también su propia leyenda, pues la firma española quería que el nombre de Porsche apareciera por algún lado, pero los alemanes no dieron permiso. Así que los responsables del fabricante afincado en Cataluña encontraron la solución: System Porsche. Fue una forma de dar credibilidad a un coche que empleaba una plataforma con muchos años a sus espaldas y cuya calidad era mejorable.

La presentación mundial se llevó a cabo en el salón de París de 1984 con una oferta inicial de motores Systema Porsche 1.2 con 63 CV y 1.5 con 85 CV, junto a un bloque diésel atmosférico 1.7 con 55 CV.

Entre las características más destacables, sin contar con las malas como la suspensión trasera por ballesta, estaba la amplitud del habitáculo, la mayor de la categoría al estar basado en una plataforma del segmento superior. Los motores, que llegaron a 100 CV en el caso del 1.5 System Porsche también merecían un reconocimiento, aunque este último mencionado tenía predilección por beber algo más de la cuenta.

Para 1991 se sometió a un restyling y aparecieron nuevos motores, como un bloque 1,7 con 110 CV. La primera generación del Ibiza se fabricó hasta 1993 y alcanzó 1.308.461 unidades, de las cuales, 364.146 ejemplares se quedaron en España. Gracias a esto, SEAT pudo sobrevivir una temporada y esperar la llegada de Volkswagen.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.