Coche del día: Fiat 508 “Balilla”

Coche del día: Fiat 508 “Balilla”

El primer coche de la clase media europea


Tiempo de lectura: 3 min.

No solo Ford fabricó el modelo T con este diseño en los años 30, también Fiat nos mostró con el mismo estilo el 508 o “Balilla”, como se le conocía también. Italia no solo pensaba en fabricar deportivos como Lamborghini, Alfa Romeo o Ferrari; también se encargaron de atender a todos los escalones de la sociedad, para que nadie se quedase sin su vehículo a motor.

Este estupendo clásico italiano “solo” duró cinco años en el mercado, poco para lo que suelen durar los coches buenos. Como hemos comentado hace un momento, Fiat quiso que la clase media de su país tuviesen tener un coche, no solamente las clases pudientes. Este “Balilla” o 508 reemplazó al Fiat 509 en 1932, aunque este último dejó de fabricarse en 1929.

El origen del término “Balilla” es cuando menos curioso. Este apodo fue en honor a un chiquillo genovés que se atrevió a lanzar una pequeña piedra a un soldado austríaco en plena ocupación militar austríaca, en 1746. Este muchacho, llamado Giavanni Battista Perasso, fue apodado por sus compatriotas con el diminutivo de bala, balilla, a causa del pequeño tamaño de la susodicha piedra. Este hecho desencadenó una revuelta contra los austríacos, de forma que elevaron al pequeño Giovanni a la categoría de héroe local.

Fiat 508 C Balilla 1100

Fiat 508 C “Balilla” 1100

El Balilla reunía las premisas con las que fue diseñado: ligero, confortable para cuatro personas, económico y con buenas prestaciones

Contaba con otras novedades tecnológicas, como un sistema de frenos hidráulico, cuando la mayoría llevaban sistema mecánico de los mismos. Su maniobrabilidad era inusual de buena que era.

El mundo vio por primera vez al Fiat Balilla -o 508- en el Salón del Automóvil de Milán, el 12 de abril de 1932. El proyecto salió a la luz gracias a la labor de personajes muy importantes de la industria automotriz de la época, con el maestro de la escuela de diseño italiano Dante Giacosa, acompañado de los ingenieros Nebbia, Fessia y Zerbi. Gracias a su producción en masa su precio era asequible para la clase media. Se vendió con éxito en España, Alemania, Francia y Polonia, aparte de Italia. Una buena parte de las 113.000 unidades que se vendieron se fabricaron en la fábrica polaca de CWS (Centralne Warsztaty Samochodowe).

Básicamente se fabricó en dos variantes, la primera conservando la línea tradicional del 509 al que sustituía, con caja de cambios de tres velocidades, y la segunda, más moderna y aerodinámica, con caja de cambios de cuatro velocidades. A su vez estas dos variantes se ofrecieron en distintas versiones –sedán, berlina, torpedo, spider, furgoneta, militar…-

Con 710 kg de peso repartidos entre sus 3,14 metros de largo, 1,40 de ancho y 1,53 de alto, los había con dos motorizaciones distintas, ambas con un bloque común de cuatro cilindros de 995 cc, que contaba con válvulas laterales, y alimentado por gasolina, que ofrecía dos niveles distintos de potencia, entre 20-24 CV y 30-36 CV.

Las primeras versiones fueron una berlina de dos puertas y cuatro plazas, un torpedo de cuatro puertas y un spider, con el motor de 20 CV y caja de cambios de tres velocidades. Esta caballería le permitía rebasar los 80 km/h, todo un logro en la época. En 1934 apareció una versión alargada con el motor de 24 CV y caja de cambios de cuatro marchas, que alcanzaba los 85 km/h.

Los consumos partían desde los 8 l/100 km. Existió una versión de carreras denominada Fiat 508 “Mille Miglia”. Esta variante superaba los 100 km/h y rozaba los 110 km/h, un verdadero misil por entonces. Se fabricó en 1935, y contaba con 35 CV de potencia.

Fiat 508 C Balilla 1100 Spyder Mille Miglia

Fiat 508 “Mille Miglia”

Con este modelo nació la dinastía de coches utilitarios de Fiat, continuando hasta la actualidad. Su sucesor fue el Fiat 1100.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Las distintas variantes difieren mares unas de otras. Pillo la “Mille Miglia”.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.