Coche del día: Ferrari 512 BB

Coche del día: Ferrari 512 BB

El primer Ferrari con motor bóxer de 12 cilindros en posición central trasera


Tiempo de lectura: 5 min.

El Ferrari 512 BB (Belinetta Bóxer) se estrenó en el Salón del Automóvil de París de 1976. Contaba con un motor bóxer de 5 litros y 12 cilindros (de ahí, 512). Este nuevo motor daba menos potencia, pero a menos revoluciones, entregaba más par y ofrecía una respuesta más suave que el que llevaba su antecesor, la última versión del 365 GT4/BB. Su carrocería, diseñada por Pininfarina, solo era ligeramente diferente al de su predecesor, pero suficiente para mejorar la refrigeración del motor y lo dotaba de una mayor elegancia y distinción. Realmente era una actualización del 365 GT4/BB.

Su denominación rompió la tradición de Ferrari de bautizar a sus criaturas indicando el cubicaje de un cilindro, de forma que resultaba más fácil y sencillo recordar el nombre. Se mantuvo en producción hasta 1981, momento en el que fue reemplazado por el 512 BBi, sustituyendo el sistema de alimentación por carburación por la más moderna inyección electrónica.

En estos cinco años se fabricaron un total de 929 unidades, con unos chasis con numeración que empezaba en el 19.677 y terminaba en el 38.487, todos impares. Debajo del capó nos encontrábamos un motor de mayor cilindrada respecto al 365 GT4/BB, que tenía 4,4 litros.

Ferrari 512 BB 2

Las principales diferencias de su exterior se centraban en el morro, con faros escamoteables, y en la zaga. La parte inferior del morro incorporaba un spoiler, y en la trasera se sustituyeron los pilotos por otros circulares, así como los triples tubos de escape por dos escapes a cada lado. La parrilla trasera se sustituyó por otra con láminas horizontales pintadas en negro satinado. Las rejillas del capó del motor también se modificaron. En los laterales de la carrocería se instalaron unos conductos tipo NACA que enviaban el flujo de aire a los pasos de rueda traseros y refrigerar el sistema de escape.

Con el 512 BB Ferrari rompía varias tradiciones: la posición del motor -que pasó de delantera a central trasera-, el tipo de motor -abandonando la arquitectura V12 y pasando al tipo bóxer o longitudinal con cilindros a 180o-, y la nomenclatura de los modelos: el 5 indica la cilindrada en litros y el 12 el número de cilindros. BB significa Berlinetta bóxer

Respecto a sus dimensiones, tenía 4.400 mm de largo, 1.830 mm de ancho y 1.120 mm de alto. Su batalla alcanzaba los 2.500 mm, y sus vías eran de 1.500 y 1.563 mm delantera y trasera, respectivamente. Su peso en seco -sin ningún tipo de líquidos, como aceite, combustible, líquido de frenos o de la servodirección- era de 1.400 kg.

El chasis tenía una estructura tubular de acero, que contenía una célula central monocasco. Las llantas de aleación de serie mostraban un diseño de cinco radios a modo de estrella, sujetas mediante una tuerca central, bien de tipo Rudge, bien de tipo octogonal, dependiendo de la legislación de cada país. Nunca se llegó a hacer una versión para el mercado norteamericano, aunque sí 101 unidades para el británico, con el volante a la derecha.

Ferrari 512 BB 5

Su elaborada y novedosa suspensión, independiente en ambos ejes, contaba con triángulos superpuestos y brazos oscilantes de diferente longitud, muelles helicoidales y amortiguadores hidráulicos telescópicos, que eran dobles en el eje trasero. Las barras estabilizadoras estaban presentes en ambos ejes. El equipo de frenos estaba dotado de cuatro discos ventilados con doble circuito hidráulicos y servoasistidos. Iba calzado con neumáticos de medidas 215/70 VR15 delante y 225/70 VR15 detrás.

Con 4.943 cm3 y 12 cilindros entregaba 340 CV y podía superar los 300 km/h, necesitando 24 segundos para recorrer los 1.000 metros desde parado

Vayamos al grano de lo más interesante, su motor. Era novedoso por dos aspectos: por su situación, en posición central trasera, algo a lo que se oponía el fundador de Ferrari, “el carro no podía ir delante de los bueyes”, y en segundo lugar, abandonando la disposición en uve. Esta joya mecánica era un bóxer de 12 cilindros, o motor longitudinal con los cilindros a 180o.

Su cilindrada total era de 4.943 cm3, y entregaba 340 CV a 6.800 RPM, 20 CV menos que el 365 GT4/BB. La distribución era mediante un doble árbol de levas en cabeza por cada bancada de cilindros, y dos válvulas por cilindro. La alimentación se realizaba a través de cuatro carburadores Weber 40 IF3C.

Ferrari 512 BB 6

La potencia se transmitía a las ruedas traseras mediante una caja de cambios manual de cinco marchas. El embrague de doble disco gestionaba mejor el incremento de par y era de accionamiento hidráulico. El motor contaba con un sistema de lubricación por cárter seco, que evitaba la falta de aceite del motor en las curvas muy cerradas. Sus prestaciones oficiales eran una velocidad máxima de 302 km/h y tardaba 24 segundos para cubrir los 1.000 metros desde parado.

El Ferrari 512 BB también hizo sus pinitos en competición. Compitió mayormente en la categoría GT de Le Mans, desde finales de los 70 hasta mediados de los 80. Esto pudo ser posible gracias a un concesionario de la marca en Estados Unidos, pudiéndose materializar una versión de carreras conocida como 512 BB LM, de la mano de Luigi Chinetti.

Este coche fue fabricado por el Departamento de Asistencia al Cliente de Ferrari, situado en Módena. Este modelo era muy diferente al de calle, con una aerodinámica específica para competir, desarrollado y evolucionado por Pininfarina. Su sucesor generacional fue el no menos mítico Ferrari Testarossa.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Ferrari 512 BB con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.