El Bentley Continental GT Speed se descapota

El Bentley Continental GT Speed se descapota

Mantiene el mismo W12 con más de 650 CV


Tiempo de lectura: 3 min.

El Bentley Continental GT es uno de los mayores éxitos de la firma británica. Fue el primer coche completamente nuevo que se ponía en circulación, desde que Bentley entró a formar parte de VAG pero además, también fue el primer Bentley totalmente nuevo en 70 años. Fue una apuesta arriesgada, pues contaba con mucho órgano de procedencia alemana, pero también había que romper con el pasado en común con Rolls-Royce, propiedad de BMW ya en aquellos años.

A día de hoy, no cabe duda que Volkswagen acertó de lleno con el Continental GT, que va por su tercera generación la cual se presentó en el año 2017. Sin embargo, esta tercera generación no ha completado la gama y tras recibir una de las variantes más prestacionales de cuantas se pueden encontrar en el catálogo, ahora se presenta su versión abierta. Es decir, acabamos de conocer el Bentley Continental GTC Speed, un coche que acredita 659 CV y nada menos que 900 Nm de par, gestionados por un cambio automático de ocho relaciones y el ya omnipresente sistema de tracción total.

Cuando un Bentley luce el distintivo “Speed”, que apela directamente a la velocidad (significa velocidad en inglés, por si alguien todavía no lo sabe), es porque se trata de la versión más enfocada al conductor de todas las que se ofrecen. ¿Quiere decir esto que es la versión más deportiva? En términos de la marca, sí, pero en realidad, no. Se trata de un Gran Turismo descapotable de muy altas prestaciones, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos, así como de alcanzar los 335 km/h, pero aunque no facilitan la cifra, pesa muchísimo y es enorme. No sabemos tampoco las dimensiones del descapotable, pero el Continental GT mide 4,85 metros de longitud y 1,96 metros de anchura, también pesa algo más de 2.200 kilos.

Bentley Continental GT Speed Convertible (9)

El Bentley Continental GTC o Convertible, como más os guste llamarlo, es un vehículo de lujo y de funcionamiento refinado, que presume de tener el bloque de doce cilindros más avanzados del mundo. Se trata del W12 6.0 biturbo que ya conocemos de otras ocasiones, revisado y retocado para la nueva generación del modelo. Un propulsor que como todos los de su clase, tiene los días contados, por desgracia. Se combina, además, con un eje trasero direccional y la suspensión adaptativa junto al Bentley Dynamic Ride. Este último sistema cuenta con barras estabilizadoras activas, que incorporan unos motores eléctricos que pueden entregar hasta 1.300 Nm en 0,3 segundos, para contrarrestar la fuerza y el movimiento de la carrocería en las curvas.

Aunque se trata de un coche grande y pesado, es lo suficientemente potente como para necesitar frenos de cerámica y carbono, aunque se ofrecen como opcional y no de serie. Sí es de fábrica el modo Sport, que afecta al sistema de tracción total, al cambio y al motor. En el primer caso, cambia el reparto de par y se da más presencia a las ruedas traseras. En el segundo caso, los cambios de marcha son dos veces más rápidos, mientras que en el tercer caso, cambia el mapa de gestión para mantener la banda de potencia durante un mayor número de revoluciones.

El techo de lona es plegado en Z, con accionamiento eléctrico y puede ponerse o retirarse en 19 segundos y a velocidades de hasta 50 km/h. Bentley asegura que es el techo más avanzado de su tipo y que emplea una combinación nueva de materiales aislantes y mejoras en el sistema de sellado, permitiendo reducir en tres decibelios los niveles de ruido frente al modelo anterior.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!