Coche del día: Chevrolet Corvette Sting Ray (C2)

Coche del día: Chevrolet Corvette Sting Ray (C2)

Tal vez la generación más bella del célebre Corvette


Tiempo de lectura: 6 min.

El Chevrolet Corvette Sting Ray era como se conocía la segunda generación (C2) del célebre modelo de Chevrolet, la mejor junto a la tercera (C3) según la mayoría de los propietarios y periodistas especializados. Podríamos escribir una enciclopedia sobre este automóvil, así que intentaré hacerlo lo más ameno posible.

La segunda generación del Corvette se produjo durante el período 1963 a 1967, cinco años en los cuales en cada uno de ellos sufrió algunos cambios, como es costumbre en los vehículos americanos el designar un nuevo modelo cada año. Su principal diseñador fue Larry Shinoda, y se ensamblaba en la factoría de Chevrolet situada en la ciudad de St. Louis, Missouri.

El cambio de diseño fue radical respecto al C1, pasando de los frontales planos y rectos al diseño afilado tomando como referencia a los modelos italianos y al pez manta

Las raíces de esta segunda generación son profundas y en realidad se desarrollaron de forma paralela dos proyectos bien diferenciados. En primer lugar, tenemos el Sting Ray Concept, considerado de forma oficial el antecesor del Corvette C2, que realmente era un derivado del Corvette SS (1957), una versión de competición del Corvette C1.

Este a su vez se inspiró en algunas soluciones y en el diseño de otro proyecto, el Q-Corvette, cuyas avanzadas soluciones no se utilizaron hasta 30 años después en otra generación del Corvette, como la disposición transaxle de la transmisión.

Su estética no solo resultaba atrevida y deportiva, sino que rompió con la tradición de los frontales verticales y planos, pasando a un diseño de cuña afilada. Fue el primer modelo en utilizar el túnel del viento a la hora de diseñar la carrocería. Sus dobles faros circulares escamoteables permanecieron en el modelo hasta la quinta generación del Corvette.

Como ya hemos dicho, la mayor parte de sus líneas se tomaron del Q-Corvette, debidamente adaptadas al Sting Ray Concept. Diseñado por Larry Shinoda y supervisado por Bill Mitchell, se caracterizaba por una línea de cintura que recorría todo el perímetro del coche, influenciado por los modelos italianos de Pininfarina, entre otros. También se fijaron en la naturaleza, concretamente en el pez manta, recordando bastante sus formas.

1963 Chevrolet Corvette Sting Ray 3

1963 Chevrolet Corvette Sting Ray

Su diseño se podía definir con una palabra: futurista. Este deportivo se ofrecía en carrocería coupé y convertible. El formato coupé de 1963 mostraba una luneta trasera partida y unas salidas de aire falsas en el capó, rasgos que desaparecieron en el modelo del año siguiente. Tal vez por esta razón sean los más apreciados y deseados por los coleccionistas.

Su carrocería de fibra de vidrio no impedía que su peso bajase de los 1.500 kg, resultando aun más ligero que el C1. Las mecánicas eran potentes y variadas, todas eran V8

A la cabeza del proyecto se encontraba el mítico Zora Arkus-Duntov, creador del prototipo Chevrolet CERV I, desarrollado por el programa Chevrolet Engineering Research Vehicle, de aquí sus siglas. Este prototipo llevaba el motor en disposición central trasera, que se traducía en un nuevo nivel dinámico superior al de sus antecesores. Del CERV I se adoptaron algunos elementos, como la suspensión trasera independiente.

La cantidad de acero empleada en el chasis casi duplicaba a la de la primera generación, pero gracias a una notable reducción de la fibra empleada en la carrocería, el peso final era ligeramente menor, por lo que las prestaciones se vieron algo mejoradas. La viga central de refuerzo ofrecía mayor seguridad al habitáculo.

1964 Chevrolet Corvette Sting Ray

1964 Chevrolet Corvette Sting Ray

En su equipamiento opcional encontrábamos un equipo de radio AM-FM, tapicería de cuero, aire acondicionado y encendido electrónico opcional Delcotronic, una verdadera novedad

En cuanto a sus dimensiones, su longitud era de 4.554 mm, la anchura de 1.768 mm y la altura entre 1.260 mm (en el coupé de techo rígido) y 1.265 mm (convertible con techo flexible). Su batalla era de 2.489 mm. En cuanto a su peso en báscula, marcaba 1.525 kg.

El Corvette Sting Ray estrenó bastidor después de varias décadas, considerándose una de las principales novedades. El motor de partida el V8 de 5,4 litros, conocido como 327 Small Block. Estaba disponible con dos sistemas de alimentación, bien por carburación o bien por inyección mecánica, con un abanico de potencias desde los 253 CV hasta los 365 CV. Existía otro de mayor cilindrada de 6,5 litros (396 ci).

Otros motores que llegaron posteriormente fueron un V8 de 6,5 litros y diversas variantes del V8 427 de 7 litros, coronándose en 1967 con un V8 427 Big Block Tri-Power conocido como L88, con una potencia aproximada de 560 CV.

De esta peculiar versión con frenos y amortiguación reforzados tan solo se fabricaron 20 unidades, que además se alimentaban con gasolina de 103 octanos. Ofrecía hasta tres tipos de transmisiones diferentes, dos manuales de tres y cuatro relaciones, y una automática Powerglide, combinables con hasta seis opciones de relaciones de transmisión.

Aunque existieron tres bloques de cilindradas diferentes había varias versiones de cada bloque. Así, el V8 Small Block 327 tenía las versiones L75, L76, L79 y L84. El bloque de 6,5 litros (396 ci) solo tuvo una versión, denominada L78. Pasamos al V8 Big Block y encontramos hasta seis versiones diferentes: L36, L68, L71, L72, L78 y L89.

General Motors, la madre de Chevrolet, se negaba rotundamente a invertir dinero en todo lo relacionado con la competición. Solo llegó a las pistas y circuitos un programa desarrollado en secreto conocido como Grand Sport, para plantar cara al Shelby Cobra.

1967 Chevrolet Corvette Sting Ray

1967 Chevrolet Corvette Sting Ray

La intención inicial era producir 125 unidades de esta versión adelgazada y potenciada que se basaba en el Corvette del 63, pero GM descubrió las intenciones y tan solo se llegaron a fabricar cinco unidades.

Una de las pocas opciones para poder competir en el Sport Car Club of America (SCCA) como piloto privado era con el paquete opcional Z06. Salía así directamente de fábrica, listo para competir. Este paquete opcional suponía unas mejoras en el bastidor, un adelgazamiento general y la adopción de un gran depósito de combustible (Big tank) de 165 litros.

En cinco años en el mercado se produjeron casi 120.000 ejemplares, pasando el relevo al no menos icónico C3.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Chevrolet Corvette con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.