Coche del día: Chevrolet Corvette (C5)

Coche del día: Chevrolet Corvette (C5)

El primer Corvette 100 % nuevo en varias décadas


Tiempo de lectura: 4 min.

El Chevrolet Corvette (C5), de quinta generación, supuso un cambio radical en la concepción del modelo, pues hacía décadas que no se construía partiendo de cero, como es nuestro caso. Su lanzamiento, programado en 1993 para celebrar el 40 aniversario del modelo, se tuvo que retrasar hasta 1996 por falta de liquidez de General Motors. Aunque en apariencia daba la sensación de ser un C4 sometido a un profundo restyling, lo cierto es que era totalmente nuevo en su concepción y fabricación.

En total se ofreció con tres carrocerías diferentes, siendo la versión Coupe la primera, que contaba con un techo formado por paneles desmontables o targa. En 1998 salió a la palestra la versión Convertible con su techo de lona, y al año siguiente la más barata, denominada Hardtop (techo duro), de pequeño tamaño y sin la enorme luna trasera de las otras dos versiones. Fue el primer modelo estadounidense de fabricación en serie que utilizó la fibra de carbono para alguno de sus elementos, como el capó de la versión Conmemorative Edition de 2004. Se fabricaron casi 250.000 unidades, siendo de color rojo las 200 primeras en salir.

Los elementos principales del bastidor estaban fabricados mediante la técnica del hidroconformado, que básicamente realizaba el conformado de un material -acero en este caso- mediante la acción de un líquido sometido a altísima presión, normalmente agua o emulsiones de agua con aceite. Las dimensiones de este nuevo Corvette C5 eran 4.565 mm de largo, 1.869 mm de ancho y 1.211 mm de alto. La plataforma tenía 2.655 mm de batalla (250 mm más que el C4), junto a unas vías de 1.585 mm delante y 1.590 mm detrás.

El Corvette de quinta generación era un coche totalmente nuevo, algo inédito en décadas por parte de General Motors. Su salida al mercado se retrasó tres años a causa de la falta de liquidez financiera, hasta 1996

También estrenó propulsor, un nuevo LS1 V8 Small block de 5,7 litros construido en aluminio, que supuso una rebaja de 36 kg respecto al que llevaba el C4. La estructura de la mecánica también cambió, pasando de la tradicional motor delantero, caja de cambios, árbol de transmisión y diferencial a una estructura transaxle, con la caja de cambios situada delante del eje trasero, consiguiendo de esta forma un mejor reparto de pesos.

Este V8 entregaba en un principio 350 CV, potencia aumentada ligeramente hasta los 355 CV en 2001. En este mismo año se presentó una versión más radical con un motor derivado del LS1, Corvette Z06, potenciado hasta los 390 CV y equipado con una suspensión de tarado más deportivo.

Un año después, en 2002 salió otra versión aún más potente, con 411 CV a 6.000 RPM y 540 Nm a 4.800 RPM de par máximo. Su velocidad máxima real era de 280 km/h y alcanzaba los 100 km/h desde parado en 4,5 segundos, recuperando de 80 a 120 km/h en un mínimo de 2,7 segundos. Estas dos versiones propulsadas con el motor LS6 tenían dos opciones de cajas de cambio, una manual de seis marchas y otra automática de cinco.

Chevrolet Corvette Convertible C5 3

Chevrolet Corvette Convertible (C5)

Igualmente, presentada novedades tecnológicas en la suspensión introduciendo la conocida como MagneRide (Magnetic Ride Control), un sistema de suspensión cuyos amortiguadores contenían un líquido magnetizable compuesto por aceite, con partículas de hierro que se controlaban por unos electroimanes en función de las variaciones del firme detectados por una serie de sensores. Se podían realizar hasta 1.000 ajustes por segundo, más firme o más suave. Para detener sus más de 1.400 kg utilizaba discos ventilados en ambos ejes, con 320 mm de diámetro delante y 300 mm detrás.

Incorporaba elementos novedosos, como un chasis hidroconformado o una suspensión magnética –MagneRide-. Su versión más deportiva, la Z06, estaba dotada de una evolución del motor LS6, un V8 de 5,7 litros que rendía 411 CV, que le permitía alcanzar los 280 km/h de velocidad máxima y alcanzaba los 100 km/h desde parado en 4,5 segundos

Este Z06 se consideraba el sucesor del anterior Chevrolet Corvette ZR-1 (C4), pero más domesticado, pues era realmente una ligera evolución del C5, algo más potente y ligero, unos 17 kg menos gracias al uso de elementos fabricados en metales ligeros, como las llantas. También se mejoró la ventilación del sistema de frenado. El Z06 superaba al ZR-1 en todas las mediciones excepto en la velocidad punta.

Entre sus competidores podemos citar a los Audi TT (8N), BMW Z4, Dodge Viper, Porsche Boxster y Boxster S, así como el Porsche 911.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Chevrolet Corvette con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.