Coche del día: BMW 850i (E31)

Coche del día: BMW 850i (E31)

Un cupé deportivo para un público muy exigente y adinerado


Tiempo de lectura: 6 min.

Este cupé señorial nació en 1989, pero nos tendríamos que remontar a principios de los años 80 para ver los primeros estudios y pruebas. Fue el primer portador del legendario motor V12, mecánica que adoptó posteriormente el McLaren F1. Se convirtió en una verdadera leyenda para los aficionados al motor en general y de forma particular a los fans de la marca bávara. Su frontal estaba basado en el del icónico BMW M1.

En la mente de BMW bullía la idea de comercializar un exclusivo cupé deportivo dirigido a un cliente con alto poder adquisitivo y amante de un producto de calidad. El objetivo era sustituir a la Serie 6, ya en decadencia respecto a sus competidores de Mercedes y Audi, principalmente. Los primeros diseños de 1984 ofrecían un prototipo caro, aspecto que condicionaba su posterior desarrollo, ya que eran necesarios seis años para tener una unidad comercializable.

Cuando los ingenieros quedaron satisfechos de su trabajo echaron cuentas y calcularon que el precio de cada unidad -fabricada a mano- costaría cerca de un millón de euros

En 1989 fue sometido durante 8.000 km de pruebas en el Infierno Verde (circuito de Nürburgring Nordschleife) casi al mismo tiempo que se enviaron las primeras unidades al mercado norteamericano, aspecto vital para la empresa, pues este sería el principal mercado donde iría la inmensa mayoría de la producción. En este país superó las condiciones climatológicas más adversas, tanto en los desiertos como en las heladas tierras más al norte.

Presentado en el Salón de Frankfurt del mismo año con el nombre de BMW 850i, en los ocho días que duró la muestra hubo más de 5.000 solicitudes. En Europa había que esperar hasta tres años para poseer una unidad, pero en EEUU solo se vendieron 8.000 unidades; tal vez no gustó al cliente americano o debido al comienzo de la Guerra del Golfo, el caso es que no triunfó en aquellas latitudes.

BMW 850i E31 2

De esta serie 8 encontrábamos una versión de “acceso”, con un motor V8 y 286 CV; otra con un motor V12 y 300 CV, que es el que nos interesa, que se sustituyó posteriormente por otro V12 de 375 CV, del que solo encontraron comprador 1.500 unidades. Existió una tercera versión, el BMW 850 CSi, con 380 CV, poderosa máquina que alcanzaba los 300 km/h si le quitaba el límite electrónico que recortaba su punta hasta los 250 km/h. El prototipo, denominado M8, portaba un motor V12 de 6 litros y 550 CV, apodado el Ferrari Killer, pero no llegó a comercializarse nunca por la inminente Guerra del Golfo.

Era un cupé perfectamente utilizable por cuatro personas, aspecto que le daba versatilidad como coche para uso diario. Atrás podían sentarse dos adultos no muy altos, siempre y cuando los trayectos no fuesen largos. La posición de conducción era casi perfecta, con un asiento y un volante con una gran cantidad de reglajes que se podían memorizar con tan solo tocar un botón con varias memorias y por tanto utilizable por varios conductores. Los cinturones de seguridad estaban anclados al asiento en el caso de los asientos delanteros, lo que facilitaba mucho su uso; en los asientos traseros los puntos de sujeción estaban en los lados.

Para mejorar su aerodinámica contaba con faros escamoteables, un detalle que depuraba aún más su línea

Se podía elegir entre dos cajas de cambio, una manual de seis velocidades y otra automática de cuatro relaciones. Con cualquiera de las dos versiones el disfrute al volante estaba asegurado, con un comportamiento intachable.

Su motor de 12 cilindros en V desarrollaba 300 CV a 5.300 RPM junto con un par máximo de 450 Nm a 4.100 RPM. Un motor de diseño muy moderno en su día y era bastante ligero a pesar de su tamaño. Los pistones eran de aleación ligera, con un diseño especial que mejoraba la combustión, y la gestión integral era llevada a cabo por un microprocesador (aún no era necesario una centralita electrónica de gran capacidad) que actuaba sobre la alimentación para reducir los contaminantes y el consumo.

BMW 850i E31 3

El talante deportivo de su caja automática de cuatro velocidades salía a relucir cuando pisábamos a fondo el acelerador para que el cambio reaccionase con celeridad. También se podía utilizar de forma manual y no corríamos peligro de perder adherencia, ya que disponía de control de tracción (ASC).

A pesar de rondar los 1.800 kg de peso su agilidad era notable incluso por carreteras reviradas y digería bien las curvas cerradas y los firmes estropeados, ayudado en parte por su dirección Servotronic, que mantenían la suavidad y la precisión independientemente de la velocidad, y si pisábamos el acelerador más de la cuenta en curvas cerradas observábamos una ligera tendencia subviradora, nada preocupante.

En su hábitat natural, las autopistas, presentaba un comportamiento muy neutro, cuyo confort se veía asegurado por el sistema de amortiguación variable denominado EDC, que se adaptaba a la conducción y al estado del firme. El silencio percibido en su interior era muy notable, no se filtraban ruidos aerodinámicos ni mecánicos, con un ajuste perfecto de las ventanillas.

Los cuatro frenos de disco, ventilados los delanteros, junto con la ayuda de un ABS Bosch aseguraban una frenada potente, eficaz y segura, pudiendo abusar de ella gracias a la ayuda que suponía el cambio automático. Necesitaba 56,4 metros para pararse desde los 120 km/h.

Su velocidad máxima estaba limitada electrónicamente a 250 km/h. El 0 a 100 km/h lo realizaba en 7,6 segundos, y los 1.000 metros desde parado en 27,8 segundos, y requería 7,1 segundos para pasar de 80 a 120 km/h en cuarta velocidad; como vemos eran unas prestaciones muy respetables. Sus consumos, acordes con sus prestaciones: unos 17 l/100 km por ciudad, 11 l/100 km a 120 km/h, y a velocidades ilegales de 180 km/h superábamos los 17 l/100 km.

BMW 850i E31 4

El BMW 850i era un cupé con alma de GT, con unas prestaciones y un comportamiento envidiable que proporcionaba unas sensaciones que eran puro alimento a nuestro espíritu RACER. ¿A quién le importaba el consumo con una máquina así entre las manos? Y todo por un módico precio de unos 75.600 euros de la época. Para bolsillos acaudalados…

En 1999 dejó de fabricarse, con más de 30.000 unidades vendidas. Falto durante años, hasta que a finales del año 2014 se especuló con su regreso, pero fue en este año cuando BMW anunció una segunda generación del Serie 8, enseñándonos un concept car y mostrándo algunos detalles que estarán en este futuro modelo como el motor 4.4 V8 biturbo procedente de otros modelos de la marca o el motor V12 procedente del 760Li M.

También anunciaron que existirá una versión de altas prestaciones (M8) del modelo, convirtiéndose seguramente en el modelo más potente de la marca. También se espera que una versión específica del M8, conocido como el M8 GTE participante en Le Mans.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Carlos
Invitado
Carlos

Pensar que hace poco estos coches se vendían por 4 duros y que hoy en día se han pasado 3 pueblos con lo que piden por uno de estos…

Raul Andreo Jimenez
Invitado
Raul Andreo Jimenez

Es curioso como los dos Serie 8 vinieron a sustituir a la serie 6 de cada epoca

Javier Costas
Suscriptor

Ahora que lo dices… sí, cierto…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.