Menu

Con todos vosotros, el BMW serie 8 de producción

Un precioso GT que será el tope de gama cupé de BMW

Con todos vosotros, el BMW serie 8 de producción

Por fin BMW ha revelado uno de sus coches más esperados: el BMW serie 8. Con motivo de su debut en Le Mans con el BMW M8 GTE, la marca alemana nos ha desvelado por fin el Gran Turismo que todos estábamos esperando. También vamos a aprovechar una pequeña serie de tres vídeos oficiales para contaros lo que sabemos de este precioso cupé, digno sucesor del primer Serie 8 (E31).

Motor y chasis

Como esto es espíritu RACER, vamos a comenzar por el corazón de la «bestia». En el momento del lanzamiento tendremos dos variantes de motor disponibles: el 850i, con el motor V8 de gasolina, y el 840d con el motor de seis cilindros en línea alimentado por gasóleo. ¿Un cupé tope de gama con motor diésel hoy en día? O los de BMW están locos, o han estudiado perfectamente el mercado y saben lo que hacen. Me inclino por lo segundo.

El motor V8 de gasolina del modelo M850i es el mismo que monta el BMW M5, pero con algo menos de potencia. Es de 4.395 cm3, con doble turbo incrustado en el hueco de la «V», inyección directa y distribución variable VALVETRONIC y VANOS. Con toda esta tecnología es capaz de entregar 530 CV de 5.500 a 6.000 RPM y 750 Nm en un rango de 1.800 a 4.600 RPM. Esto es más que suficiente para acelerar sus 1.965 kg desde parado hasta 100 km/h en tan solo 3,7 segundos y continuar hasta alcanzar los 250 km/h de velocidad autolimitada.

BMW Serie 8 Carbon 1

Como vemos, es un motor turbo poco «apretado» con unos 120 CV/litro, que puede dar más de sí y llegar hasta los 600 CV (136 CV/l) del M5. Incluso podría subir más en potencia, pues los turbo pueden estar entre los 150 y 175 CV/l en vehículos de producción, para no comprometer su fiabilidad. Intuimos que esa versión con más potencia se quedará para el futuro M8.

En cuanto al diésel, se trata del seis cilindros en línea ya visto en el BMW 540d. Tiene 2.993 cm3 y rinde 320 CV a 4.400 RPM, con 680 Nm de par entre 1.750 y 2.250 RPM. Con este motor y su peso de 1.905 kg el 0 a 100 km/h lo hace en 4,9 segundos y llega también a 250 km/h de velocidad autolimitada.

Ambos motores cumplen con la norma Euro 6d, equipan filtro de partículas y están unidos al cambio Steptronic de ocho marchas. En cuanto a consumos, el gasolina se bebe unos 10,5 litros cada 100 km, mientras el diésel llega a 6,2 litros cada 100 km de media. En cuanto al sonido, BMW ha incorporado una válvula de mariposa en el escape, para que podamos desatar el bramido de todos sus caballos con la pulsación de un botón. Por cierto, en sus especificaciones BMW menciona que tiene recuperación de energía de la frenada, aunque no sabemos si esto quiere decir que emplea un sistema de 48 V Mild Hybrid.

Vamos ahora con su chasis. El que haya sido presentado en Le Mans no es casualidad. El serie 8 ha sido creado con el M8 GTE de competición en su ADN. Su estructura intenta optimizar peso y resistencia incorporando aluminio, magnesio y CFRP (Carbon Fiber Reinforced Plastic). Su suspensión de doble brazo delante y cinco brazos detrás garantiza el óptimo contacto de los neumáticos con el asfalto en todo su recorrido, primando la dinámica, pero sin olvidar el confort. De ello se encarga la suspensión M adaptativa, que regula la dureza según nuestra conducción, y la posición que elijamos: Confort, Eco Pro, Sport y Sport+.

Disponemos también de tracción y dirección en las cuatro ruedas, un diferencial activo M en el eje trasero -entendemos que es abierto en el delantero- y estabilizadoras activas opcionales en el M850i xDrive Coupe. Con todos estos sistemas, los ingenieros de BMW podrán establecer el comportamiento del vehículo a su antojo, pudiendo darle un carácter subvirador, neutro o sobrevirador, según el programa que elija su conductor.

Diseño

El diseño de este serie 8 es bastante fiel al concepto del que parte, el BMW Coupe Concept, manteniendo las proporciones de un Gran Turismo clásico, con morro largo, para que el motor se sitúe en posición central-delantera, y una caida del techo muy suave, finalizando en una trasera bien terminada, con hombros marcados y alerón «cola de pato». Personalmente me fascinan estos diseños y me recuerda mucho al vehículo que tenemos en la cabecera.

En cuanto a dimensiones, el M850i tiene 4.851 mm de largo, 1.902 mm de ancho y 1.346 mm de alto, mientras el 840d 4.843 mm de largo, 1.902 mm de ancho y 1.341 mm de alto, compartiendo batalla de 2.822 mm. Las vías de ambos son 1.627/1.642 (mm delante/detrás), mientras que la altura al suelo varía unos milímetros, siendo de 128 mm en el gasolina, por 121 mm en el diésel. El Cx también varía, siendo de 0,33 en el M850i y de 0,29 en el 840d.

El frontal es limpio, donde la parrilla típica de BMW ahora tiene un pliegue y una forma tridimensional, ocupando aproximadamente 2/4 del ancho, con los faros ocupando cada uno 1/4 aproximadamente. Por cierto, son extremadamente estrechos y se podrán encargar con iluminación LASER. Esto le da un aspecto más ancho del que ya es. La parte baja se reserva para las tomas laterales y central de aire, en completa armonía y proporción con la parte superior.

La línea lateral es suave, incluyendo pliegues y curvaturas para acomodar la salida de aire de la aleta delantera, y así reducir la resistencia. La curva del techo incluye un rebaje en el centro, insinuando un techo de doble burbuja. Las llantas de 20 pulgadas con sus inmensos frenos rematan un perfil muy bien resuelto.

La trasera se ve poderosa y extremadamente ancha, debido a la prolongación de sus faros LED hacia el centro del vehículo. En la parte baja están los escapes, escondidos bajo una forma trapezoidal muy bien integrada con el difusor. En cada extremo parece que hay una salida de aire de la aleta trasera, aunque no sabemos decir si es un trampantojo o es funcional.

El interior posee un diseño depurado, con materiales nobles y un habitáculo suficiente para cuatro personas. Se ha tenido especial cuidado en la ergonomía, manteniendo las pantallas en posición elevada, mientras el resto de mandos descansan por debajo. Los asientos, ahora en cuero bitono, resaltan por su buen aspecto. La palanca de cambio es ahora de cristal, siguiendo el camino emprendido por Volvo en su XC90 con su palanca en cristal Orrefors.

Equipamiento

El equipamiento de este serie 8 cupé incide especialmente en la tecnología, comenzando por sus actualizaciones de software OTA (Over The Air), que se notificarán en nuestro smartphone. ¿Qué pasa si se cuelga a la mitad, no actualiza bien o la actualización tiene bugs? Espero que no comencemos a tener en el coche los mismos problemas que llevamos años padeciendo con ese sistema operativo de las ventanas. Digo esto, porque la marca anuncia integración con Microsoft Office 365 y Skype for Business.

Nuestro móvil también servirá para abrir y arrancar el coche mediante NFC, una función útil a la par que arriesgada, si existiera algún agujero de seguridad. Es de suponer que los ingenieros de BMW han pensado en todas estas posibilidades para que estemos tranquilos y a salvo de los «malos».

Ya en el interior el ambiente tecnológico sigue predominando, con la pantalla digital para el tablero, que la marca denomina como Live Cockpit Professional, y la pantalla táctil de la consola central de 10,25 pulgadas, donde podremos ver todas las opciones de configuración que nos ofrece el vehículo, multimedia, o datos sobre la conducción, como la aceleración lateral y longitudinal. También disponemos de un HUD (Head Up Display), al que BMW ha aumentado su tamaño un 16%, mejorando sus gráficos tridimensionales.

BMW Serie 8 Estudio 11

En cuanto a las ayudas a la conducción, incorpora lo que BMW denomina Asistente a la Conducción Profesional, que incluye control de crucero activo, con parada y arranque automático, control activo de la dirección para mantenimiento de carril, con avisos por si nos salimos de las líneas, de tráfico cruzado y de dirección prohibida. Un completo elenco al que se suma el equipamiento estándar de seguridad, como airbags, ABS, ESP, etc.

Disponibilidad

El lanzamiento al mercado está previsto para noviembre de este año, y la marca aún no ha desvelado su precio, pero siendo la serie 8, suponemos que tendrá seis dígitos. Como decíamos, en el momento del lanzamiento tendremos disponibles el BMW M850i xDrive Coupe y el 840d xDrive Coupe, con la posibilidad de equipar el paquete carbono -de color naranja en las fotos- que incluye techo, entradas de aire, cubierta de los retrovisores y difusor trasero en CFRP. Si os ha gustado, es hora de ir rompiendo la hucha.

ACTUALIZACIÓN 19/6/2018

Ya conocemos los precios para Alemania, que son de 100.000 euros para el 840d xDrive y 125.700 euros para la versión M850i xDrive. El paquete M, reservado para el modelo de gasolina, costará 5.500 euros adicionales; el paquete M Technic Sport tiene un precio de 4.100 euros; el paquete Carbono otros 4.100 euros y si queremos el techo también en carbono tendremos que desembolsar otros 3.000 euros adicionales.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.