Coche del día: McLaren F1

Coche del día: McLaren F1

El rey de Need for Speed


Tiempo de lectura: 2 min.

Sobre el McLaren F1 se han vertido ríos de tinta, tanto química como electrónica. En una sección de reseñas cortas como es esta no os vamos a descubrir nada; es un simple homenaje, pues ya nos extendimos cuando cumplió 25 años. La admiración que provoca este pura sangre con ruedas en aficionados y legos en materia automovilística es tal, que calificativos como mito, leyenda o icono han quedado atrás, dando vueltas en el aire tras pasarlos como una exhalación. Haber detentado el honor de ser el coche de producción más rápido del mundo (386 km/h), deja huella. Ganar las 24 Horas de Le Mans en su debut, también.

No sé si en todos los modernos juegos/simuladores de coche para PC y consola está incluido, pero en la saga “Need for Speed” debe estar en todos los títulos que conozco. De otro modo es más complicado probarlo, porque el precio del McLaren F1 se escapa un poco del presupuesto mileurista… Lo bueno de la modalidad virtual es que, cuando te estrellas, no arrugas tanto el ceño como lo hizo Mr. Bean. Alguna ventaja ha de tener el método.

El McLaren F1 es un coche que de verdad requiere manos; la forma en la que empujan los 635 CV y 649 Nm de par, entregados por el propulsor atmosférico BMW a este superdeportivo, que no cuenta con ninguna ayuda a la conducción, se acerca más que en otros coches a la experiencia que el propio Bruce McLaren debió experimentar al volante del M7C, cuando quedó tercero en el GP de Alemania de 1969. El modelo de calle es más pesado, pero al igual que en un Fórmula 1 de entonces, o pisas sin prisa pero sin pausa, o el susto está casi garantizado. De esto Elon Musk sabe algo.

COMPARTE
Sobre mí

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Verdad de la buena.

Este híper vehículo tiene un mundo a parte, para él solito, un mundo habitado por el mencionado Elon Musk o, no menos importante, Mr.Bean (que también algo sabe xD), entre otros.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.