Coche del día: Ford Escort XR3i (Mk.V)

Coche del día: Ford Escort XR3i (Mk.V)

Otro buen compacto deportivo de Ford


Tiempo de lectura: 5 min.

A mediados de septiembre del año 90 salió la quinta generación de Ford Escort, pero no fue hasta el primer trimestre de 1992 cuando apareció una de las versiones más interesantes de esta generación, el Ford Escort XR3i. Ford introdujo los nuevos motores Zetec, tanto en la gama Escort como en la Orion, menos conocida y prolífica. A título de curiosidad, XR significaba Xperiment Racing, y el número se refería al modelo: XR2 al Fiesta, XR3 al Escort y XR4 al Sierra. Entre sus muchos competidores teníamos al Renault 19 Coupé 16v, al Opel Astra GSI o al Citroën ZX Volcane.

En un primer paso introdujo un nuevo bloque de 1.796 cc con dos niveles de potencia: 105 y 130 CV, ambos dotados de inyección (EFI) y catalizador para cumplir las normas anticontaminación que entrarían en vigor en los próximos meses. Aprovechando la introducción de las nuevas mecánicas se efectuaron mejoras en la suspensión, con un 30 % más de dureza que la generación anterior, y barras estabilizadoras en ambos ejes. Exteriormente se le dotó del anagrama 16v en la parte trasera y de unas nuevas y bonitas llantas de aleación de 14 pulgadas.

Se podía criticar la tardanza en introducir los nuevos motores en sustitución de los anteriores, pero mereció la pena la espera. El motor menos potente, el de 105 CV, tenía un funcionamiento muy suave y un nivel sonoro aceptable, mientras que el más potente, de 130 CV, gozaba de la misma suavidad aunque con un nivel sonoro mayor, pero nada desagradable y más acorde con las pretensiones deportivas del modelo. Entre las dos mecánicas había poco más de 800 euros de diferencia, por lo que si deseabas tener el modelo con pretensiones más deportivas no tenías que rascarte el bolsillo mucho más.

Ford Escort XR3i Mk5 2

Los ingenieros de Ford realizaron un gran trabajo con estos motores, pues desde las 2.000 RPM se disponía del 90 % del par en la versión más potente. La versión de 105 CV adolecía de unas marchas finales largas, pero se defendía bastante bien. Una de las mejoras conseguidas respecto a la generación anterior era un mayor aplomo del tren delantero a alta velocidad, sin los molestos balanceos de antes.

Como dijimos antes nos encontrábamos con dos niveles de potencia, 105 y 130 CV, y la verdad es que los 25 caballos se notaban en las prestaciones y no tanto en los consumos. Las diferencias de potencia y par se daban en la parte alta del cuentavueltas: el motor de 105 CV los entregaba a 5.500 RPM mientras que el de 130 CV lo hacía a 6.250 RPM. Otro tanto pasaba con el par: el menos voluntarioso -153 Nm- lo alcanzaba a 4.000 RPM, el más potente daba 162 Nm a 4.500 RPM. Llevaban una gestión electrónica de la potencia diferente, trabajando en la parte alta del cuentavueltas.

Ford tiró la casa por la ventana en el desarrollo de este motor. Se partió de una hoja en blanco para su diseño con el objetivo de dotar a su gama media de unos buenos motores con valores de par alto a bajo régimen, primordial para dotarlo de una buena elasticidad. Primero se fabricó con una cilindrada 1.8, pero con la idea de extender la gama en cilindradas de 1.6 y 2.0

Ford Escort XR3i Mk5 4

Disponía de dos árboles de levas en cabeza accionados por una correa dentada que debía durar 90.000 km. El bloque era de fundición de hierro mientras que la culata era de aleación de metales ligeros; se optó por esta fórmula porque el ahorro de peso no justificaba la diferencia de precio que supondría hacer el bloque también en aleación. Su electrónica era muy avanzada en su momento, con un sistema de gestión integral para el encendido y la inyección gobernada por un microprocesador denominado EEC-IV. Una nueva caja de cambios de cinco velocidades de moderna concepción, denominada MTX 75, se montó en ambas versiones; todas las velocidades, incluida la marcha atrás, estaban sincronizadas.

Sus velocidades máximas eran de 187 y de 202 km/h, y los consumos oscilaban entre los 9,6 l/100 km y 6,1 l/100 km por recorrido urbano y por vías rápidas a 120 km/h, respectivamente, para la versión de 105 CV. Para la más potente, de 130 CV, los 10 l/100 km y 8 l/100 km en las mismas mediciones. Como vemos, no hay grandes diferencias en consumos pero sí en prestaciones, inclinando la balanza hacia el más potente. Este último realizaba el 0 a 100 km/h en 9,6 segundos y recuperaba de 80 a 120 km/h en 8,7 segundos y 14,1 segundos en cuarta y quinta marcha, respectivamente.

La suspensión era semi independiente en el eje trasero, con barra de torsión, un paso atrás comparado con la anterior generación, que era totalmente independiente, aderezado con frenos de disco en ambos ejes (a partir de 1993), suficiente para controlar sus 1.090 kg de peso.

Ford Escort XR3i Mk5 3

La versión de cuatro puertas, conocida como Orion, también podía llevar las dos mecánicas, la más potente asociada al acabado Ghia. La versión Cabrio también se podía adquirir con los dos motores. En el año 1992 sufrió un restyling, al que algunos denominaron Escort Mk.VI, aunque realmente no era una nueva generación, por lo que en algunos círculos lo denominaron Escort Mk.V b, hasta el año 1996, fecha en la que se considera la salida al mercado del Mk.VI.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jeag
Invitado
Jeag

Buenos recuerdos guardo de este coche (variante de 130 CV), lo compré justo cuando salió al mercado en febrero de 1992, ya que yo fui al concesionario a por el RS2000 pero… esa misma semana llegó la primera unidad de este XR3, prácticamente con la misma estética (solo cambiaban los dos pequeños abultamientos del capó y las llantas de 15″ del RS2000), mismo interior y mismos frenos (solo en el 130 CV) y 250.000 pts mas barato. En los 12 años que lo tuve en mi poder le hice 265.000 Km, en los cuales tan solo dio problemas con la… Leer más »

Rest
Invitado
Rest

Tuve un Mk.IV y un Mk.V. durante una época que en vez de coleccionar coches de juguete, prefería tenerlos de verdad. Se trataba de compras impulsivas, en cierta forma bienvenidas por su atractivo precio. Estaban junto a mí mientras no me cansaran, empezaran con chorradas o se les terminara por fastidiar algo costoso. Cuando reunían algún requisito anterior, los vendía, los truecaba o los regalaba. Del primero, recuerdo un comportamiento fiable, predecible y ah!, lo mucho que duraba el testigo de la reserva hasta su extenuación total. Del segundo puedo recordar 130 Cv con una nada despreciable voluntad cabalgando sobre… Leer más »

jose fernandez
Invitado
jose fernandez

empezamos no muy bien. Yo tuye el anterior, Turbo. No era gran cosa. Buenos asientos recaro, potente motor, muy bonito…pero chasis muy malo que no encajaba bien la potencia y eso que llevaba autoblocante! Este modelo fue hacia atras. El Cosworth era su referencia pero no pude probarlo, fue muy famoso por ahi…- ah! y culata y bloque no se entendian bien … smile


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!