Coche del día: Audi S3 (8L)

Coche del día: Audi S3 (8L)

Primero con 210 CV y tras el restyling, con 225 CV, fue el compacto deportivo más deseado de su época


Tiempo de lectura: 5 min.

El Audi A3 se ganó un hueco en la historia cuando, allá por 1996, comenzó su andadura comercial. Era la primera vez que un fabricante premium, desarrollaba un modelo totalmente enfocado al segmento de los compactos, pues hay que recordar que el BMW Serie 3 Compact no era un compacto propiamente dicho. También es cierto que por aquellos años, Audi todavía no era una firma totalmente premium, en realidad se ganó los galones precisamente con coches como el Audi A3 y la primera generación del Audi A4, automóviles de una elevada calidad y de unas prestaciones muy elevadas en sus versiones más potentes.

Fueron esas versiones, las más deportivas, las que permitieron que Audi fuera, por fin, un sello a la altura de BMW y de Mercedes, coches como el brutal Audi RS2 metieron a la marca en el segmento, pero su pertenencia al segmento premium se acabó refutando con sucesivas versiones como el Audi S3, uno de los compactos más rápidos de su época y por supuesto, uno de los más deseados. No en balde, el Audi S3 puso sobre el asfalto unas características que no tenían rival en el mercado. Llegó en 1999, cuando la variante más potente contaba con el polifacético y más que mítico motor 1.8 20vt en versión de 180 CV. Un propulsor que se ganó una enorme fama dando vida a modelos como el Audi TT, al SEAT León FR, el Volkswagen Gol GTI e incluso a versiones menos prestaciones, una con 150 CV y otra, sin turbo, de 125 CV.

El Audi S3 estaba por encima de sus principales rivales, tanto por prestaciones, como por calidad de acabado o refinamiento

audi s3 8l (5)

El Audi A3 destacó en su momento por su elevada calidad de fabricación, así como por un diseño que desprendía cierta clase, pero al mismo tiempo, resultaba atractiva e incluso con talante deportivo, sobre todo las versiones con carrocería de tres puertas. Por suerte, en aquellos años, las carrocerías con solo dos puertas laterales todavía tenían popularidad en el mercado y había mucho donde elegir. Por eso, fue la elegida para el Audi S3 y además, fue la única disponible en su primera generación, conocida por el código “8L”. Además, a finales del Siglo XX tampoco se estilaban los artificios, no había entradas de aire falsas ni colas de escape “de pega”, todo era real y era elegante, al tiempo que deportivo. Ni siquiera eran necesarias enormes llantas de 19 o 20 pulgadas; la primera generación del Audi S3 se conformaba con llantas de 17 pulgadas y neumáticos 225/45, una medida que hoy monta un “simple” utilitario con 100 CV.

Bajo el capó, como se ha comentado antes, escondía el cuatro cilindros de 1.781 centímetros cúbicos (81 milímetros de diámetro de pistón, por 86,4 milímetros de carrera), con culata de cinco válvulas por cilindro fabricada con aluminio y dos árboles de levas. La alimentación era por inyección indirecta, turbo e intercooler, para rendir 154 kW (210 CV) a 5.800 revoluciones y 270 Nm de par entre 2.100 y 5.000 revoluciones (motor que también montó el SEAT León Cupra R, por ejemplo). El cambio era manual de seis relaciones y no había automático ni como opción y la potencia llegaba al suelo mediante un sistema de tracción total con embrague Haldex. Era una de las primeras veces que se empleaba el Haldex, que fue diseñado para poder usar tracción a las cuatro ruedas con motores transversales. Gracias a todo esto, era un coche rápido, llegando a los 238 km/h y completando el sprint hasta los 100 km/h desde parado en 6,8 segundos. Y lo mejor de todo, anunciaba un consumo que se podría considerar como bastante creíble: 9,1 litros cada 100 kilómetros, de media.

El Audi S3 “8L” solo se ofreció con carrocería de tres puertas y con cambio manual

audi s3 8l (2)

Esa versión solo estuvo se fabricó entre el año 2000 y el año 2001, pues el compacto alemán se sometió a un restyling en el año 2000 que, como cabría esperar, también afectó al Audi S3. Básicamente, era el mismo coche, pero se habían introducido algunos cambios menores, destacando un ligero aumento de la potencia. Sobre el mismo motor, el 1.8 20vt, se realizaron pequeñas modificaciones para que la potencia llegara a los 165 kW (225 CV) a 5.900 revoluciones, mientras que el par ascendía hasta los 280 Nm entre 2.200 y 5.500 revoluciones. La velocidad máxima pasaba a 243 km/h y la aceleración hasta los 100 km/h se completaba en 6,6 segundos. El sistema de tracción total y el cambio manual seguían intactos, pero el consumo subía ligeramente hasta los 9,3 litros cada 100 kilómetros de media.

Pero, aunque era un coche rápido y deportivo, también era refinado en su comportamiento en carretera, gracias a un eje trasero multibrazo con barra estabilizadora. Tampoco se pueden pasar por alto los asientos Recaro y la elevada calidad de factura general, muy por encima de los rivales directos.

El Audi S3 fue la versión más potente y rápida del Audi A3 8L, quedando en un segundo plano cuando apareció el primer Audi RS3 y sus 340 CV con la segunda generación del compacto alemán.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.