Coche del día: SEAT León Cupra R

Coche del día: SEAT León Cupra R

Se posicionó como uno de los compactos más deportivos del momento y ahora es uno de los más buscados


Tiempo de lectura: 6 min.

Para nosotros, el SEAT León es todo un conocido dentro del mercado. Uno de esos coches que se han hecho casi míticos y se ha posicionado como uno de los más deseados entre los aficionados, todo un superventas al que SEAT le debe mucho, como su imagen de fabricante de coches con talante deportivo. Es algo normal, no obstante, cuando lleva ya 18 años en el mercado. 18 años que han pasado como si el modelo se lanzara ayer mismo y por eso, por su éxito, por su fama y porque el coche nos gusta, vamos a recordar una de las versiones que más dieron que hablar en su día, el SEAT León Cupra R de 2003, el primer Cupra R, el “1M”.

Todo comenzó en octubre de 1999, cuando se inicia la comercialización de la primera generación del SEAT León. Era una propuesta ambiciosa de la marca española, directa al mercado más competido de Europa, el de los compactos, pero sobre una base que tenía potencial a espuertas, pues tomaba la plataforma “PQ34”, la misma del Golf, del Audi A3/TT y del Skoda Octavia por poner unos ejemplos. Pero no solo eso, tomaba también muchos componentes de los mencionados modelos como el salpicadero del A3 (con una calidad claramente por debajo), suspensiones, dirección… pero con una puesta a punto diferente y muy personal, que hicieron del SEAT León unos de los mejores compactos del momento en cuanto a comportamiento.

En realidad, podemos decir que el SEAT León era la versión cinco puertas del Toledo, otro éxito de ventas que suponía lo máximo de la marca por aquel entonces, pero que fue totalmente eclipsado por el compacto en todos los sentidos. Y no porque el Toledo fuera mal coche, era un León “con culo”, sino porque el compacto español dio en el clavo en todo: imagen, público objetivo, precios y un programa deportivo que le posicionó como una de las opciones más racing de todo el segmento. De hecho, entre las primeras versiones que se pusieron a la venta estaba el SEAT León 1.8 20vt de 180 CV y el SEAT León TDi de 150 CV, motores que terminaron siendo el “corazón” de los afamados León FR.

seat leon cupra r (3)

Además, con el SEAT Toledo, la marca daba un salto de calidad, de tecnología, de ambición y de imagen, que, evidentemente, se extrapolaron al León, convirtiéndolo en uno de los modelos más importantes del fabricante incluso hoy día, que ha llegado a recibir un motor de nada menos que 300 CV para el CUPRA León, lo más racing y deportivo que ha ofrecido SEAT sobre el modelo y casi lo más racing de la marca si no contamos con el SEAT 1430 FU11 Replica, lanzado en la década de los 70. Un coche que era, como su denominación indica, una réplica del que la marca ponía a disposición de los pilotos de rallyes. Incluso llevaba una barra de refuerzo en la parte trasera totalmente visible a través de la luneta. Y ojo, la mecánica del FU11 abarcaba de los 135 CV “de serie” hasta los 180 CV con las mejoras que ofrecía la propia marca, para un peso de solo 925 kg.

Fue hace mucho tiempo y no todos los aficionados se acuerdan de aquello, además, se hicieron muy pocas unidades del FU11 y casi todas fueron a parar a los rallyes. Pero eso no quiere decir que no fuera una parte interesante de la historia de SEAT, que se vio continuada con otras variantes como el Ibiza SXi, el primer SEAT Ibiza Cupra con el motor 2.0 16v de 150 CV y posteriormente, con una de las versiones que fue en su día de las más racing del segmento por comportamiento: el SEAT León Cupra R. Y sí, con la R al final, pues fue la versión más cañera del compacto en su día y una evolución del Cupra “a secas”. Evolución que hoy día sigue siendo casi tan rápida como entonces a pesar de la escalada de prestaciones y potencia de los compactos y mucho más “comunicativa”. Menos filtrada y más emocionante.

La llegada del León Cupra R tenía que ver mucho con la fuerte campaña en competición de la marca, que tras haber ganado el Mundial de Rallyes “2 litros” y haber competido con el SEAT Córdoba WRC sin conseguir éxitos especialmente destacados, se pasó al asfalto primero con la Supercopa León, un exitazo en todos los sentidos y luego, con varias participaciones en diferentes categorías. Primero llegó el SEAT León Cupra V6 de 204 CV y tracción total, que no podía considerarse un deportivo radical, sino más bien, por definirlo de alguna manera, un GT. Luego llegó el Cupra con el motor 1.8 20vt con 210 CV, que ya se ponía mucho más serio y por fin, el más radical, el Cupra R con el motor turbo de 225 CV, el más potente de la primera generación del modelo y el protagonista de las fotos y de este artículo.

seat leon cupra r (2)

Se convirtió rápidamente en uno de los compactos más deportivos del momento, más prestacional que los rivales como las versiones más potentes del Golf y con el mismo caballaje de nada menos que el Audi S3. Tope que se encontró porque Volkswagen, como cabe esperar, no les dejó “apretar” el propulsor turbo más allá de los 225 CV del S3 de aquel entonces. Prescindió de la tracción total, prefiriendo la tracción delantera y logrando un peso de 1.320 kg y el kit de carrocería era específico, aunque al final, muchos se hicieron con uno para ponérselo a sus coches y es sencillo encontrar versiones del SEAT León FR con el kit estético del Cupra R.

Con el motor 1.8 20vt de 225 CV era capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos y de rozar los 245 km/h de velocidad punta, tenía un calzado que, por entonces, era “generoso”, pero que hoy día puedes encontrar en modelos de apenas 130 CV, como son unos neumáticos de 225/40 R18. Era el SEAT más rápido fabricado hasta el momento, siendo, hoy por hoy, una de las versiones del modelo español más cotizado de segunda mano y uno de los más famosos de la historia de la marca.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.