Coche del día: Audi Rosemeyer Concept

Coche del día: Audi Rosemeyer Concept

El Supersportwagen


Tiempo de lectura: 5 min.

El Audi Rosemeyer Concept fue un curioso prototipo de la marca de los cuatro aros. Este coupé biplaza de dos puertas, diseñado por Henn GmbH, se mostró en el año 2000 en un primer momento en un complejo de carácter turístico adyacente a la fábrica de Volkswagen en la ciudad de Wolfsburgo, de nombre Autostadt. También recorrió varios salones del automóvil europeos durante el citado año. Su predecesor fue el Audi Avus Quattro.

Aunque nunca pasó de la fase de prototipo, su marcado y llamativo diseño deportivo encandiló a muchos de sus potenciales compradores que creían firmemente en su pase a la producción, hecho que nunca llegó a suceder. ¿Podríamos considerarlo un predecesor del R8? Tal vez. ¿Se trataba de una base de pruebas que podría haber compartido con el futuro Bugatti Veyron? Quizá. Cuando comenzó el nuevo siglo, el Grupo Volkswagen quiso apostar a tener lo mejor en todos los segmentos.

El nombre elegido viene del piloto Bernd Rosemeyer, uno de los antiguos corredores del Grand Prix “Silver Arrow” de Auto Union, nombre compartido con los vehículos de competición de Mercedes-Benz. El piloto alemán falleció el 28 de enero de 1938 en un accidente automovilístico cuando intentaba pulverizar el récord mundial de velocidad vigente en la autopista Frankfurt-Darmstadt. Su talento como conductor estaba al nivel de leyendas como Rudolf Caracciola y Tazzio Nuvolari.

Audi Rosemeyer Concept 2000 (1)

Su nombre se eligió para homenajear al legendario piloto de las “Silver Arrows” de Auto Union Bernd Rosemeyer, quien falleció en un accidente de automóvil el 28 de enero de 1938 persiguiendo un récord de velocidad

Las Silver Arrows era el nombre con el que se conocían las “flechas de plata” de Mercedes-Benz y, curiosamente, también las de Auto Union (germen de la futura Audi), cuyos coches participaron en los Grand Prix (antecesora de lo que acabaría siendo la Fórmula 1) que se corrieron en Alemania entre 1934 y 1939. Su diseño recuerda mucho al del “Auto Union Type 52” de Ferdinand Porsche y Erwin Komenda, recreado como una posible versión de carretera de estas “flechas de plata”.

El proyecto Rosemeyer de Audi agrupaba dentro de su carrocería de aluminio cepillada en acabado mate sin pintar y las mayores innovaciones tecnológicos del momento, tanto a nivel electrónico como mecánico y aerodinámico. No olvidaba elementos clave que definían el diseño de las “Flechas de Plata”, como la enorme parrilla central (la rejilla Singleframe aún no se había convertido en marca registrada de la casa) y la gran cubierta del motor que caía hacia la zaga de forma muy inclinada.

Audi Rosemeyer Concept 2000 (3)

El Audi Rosemeyer Concept presenta unas líneas muy geométricas, con unos pasos de rueda de diseño semicircular, la mencionada parrilla en forma de herradura que recuerda a los Bugatti, unas entradas de aire rectangulares y un habitáculo en forma de cúpula. Los espejos retrovisores se sustituyeron por unas cámaras situadas en el techo, junto a los pilares A, visualizándose sus imágenes en unas pantallas situadas en el interior. Todo ello estaba pensado para conseguir la máxima eficiencia aerodinámica.

Sus enormes llantas de 20 pulgadas quedaban a ras de la carrocería tapados por unos musculosos pasos de rueda, y albergaban unos frenos de disco ventilados y perforados. Porque no era un coche pequeño. Las dimensiones de su carrocería eran las siguientes: 4.539 milímetros de largo, 1.920 milímetros de ancho, una altura de 1.240 milímetros y una batalla de 2.911 milímetros. Del peso no tenemos datos fiables, pues unas fuentes afirman que son 900 kilogramos y otras hasta 1.607 kilogramos.

Para realizar el interior del Audi Rosemeyer Concept se utilizaron materiales como el mejor cuero para los asientos de tipo baquet, la fibra de carbono para el cuadro de instrumentos, el aluminio o el Nomex, un material ignífugo que cubría los montantes, algunas partes del suelo y el techo. Otros detalles característicos del Audi Rosemeyer eran el juego de pedales ajustable o el volante de aluminio con cuatro radios en cruz. La visibilidad hacia adelante era muy elevada gracias al parabrisas panorámico que montaba, aunque hacia atrás no era así: la luneta trasera de vidrio nos permitía disfrutar de la visión de su imponente motor.

Audi Rosemeyer Concept 2000 (7)

Su impresionante propulsor era un W16 de 8,0 litros, con una potencia alrededor de los 700 CV, que en teoría podían impulsarlo hasta los 350 km/h, ya que nunca se llegó a probar

Este extraordinario propulsor pertenecía al grupo Volkswagen, un W16 de 8,0 litros –el mismo que monta el Bugatti Veyron–, asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades, accionables mediante una palanca en una rejilla de doble H. El motor cubicaba exactamente 8.004 cm3 en posición central-trasera formando una W con un total de 16 cilindros, y rendía 710 CV de potencia y 760 Nm de par motor máximo a 4.000 RPM. Otras fuentes citan 625-630 CV y más de 1.000 Nm de par motor. Contaba con el imprescindible sistema de tracción integral permanente Quattro.

Entre sus teóricas prestaciones, puesto que el Audi Rosemeyer no llegó nunca a circular, la velocidad máxima era de 350 km/h. Se desestimó el paso a producción por sus extremadamente altos costos de producción y por la poca voluntad de Audi de crear un modelo que compitiese con Lamborghini, adquirida por Audi en la década de los 90. A la postre, teníamos dos modelos que podían ser los herederos directos del Rosemeyer: el Audi R8 y el Bugatti Veyron, adoptando este último algunos de os rasgos estéticos y el motor.

Audi Rosemeyer Concept 2000 (4)

De hecho, su sucesor conceptual fue el Audi Le Mans Quattro, un prototipo que sirvió de base para crear el Audi R8, fabricado a su vez sobre la plataforma del Lamborghini Gallardo.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.