Coche del día: Alfa Romeo Proteo

Coche del día: Alfa Romeo Proteo

En 1991 Walter de'Silva avanzaba con sus intenciones de renovar la imagen de Alfa Romeo


Tiempo de lectura: 4 min.

Alfa Romeo ha representado en las últimas décadas una paradoja difícil de resolver. La de una marca con una identidad claramente establecida pero necesitada al tiempo de vender lo suficiente como para cuadrar las cuentas. En ese sentido, el Grupo FIAT siempre le ha reservado el carácter más deportivo, alternado modelos más o menos masivos con otros mucho más específicos y experimentales. Por ello, examinando sus últimos treinta años damos con una gran cantidad de espectaculares prototipos con proyección mediática. Uno de ellos es el Alfa Romeo Proteo de 1991, responsable de haber preparado la salida al mercado de los Spider y GTV.

Dos modelos lanzados en 1993 y 1994 respectivamente, los cuales representaron el regreso del lado más clásico de la marca gracias a un atractivo diseño creado en Pininfarina por Enrico Fumia. Además, su amplia gama de motores desde los 1’8 hasta los 3’2 litros incentivaron un índice de ventas nada desdeñable. Especialmente para un modelo tan concreto firmado por una marca que a comienzos de los noventa aún seguía penando el estigma de la falta de fiabilidad. Un hecho que quizás animó a la creación de los GTV y Spider. Con los cuales Alfa se sintió libre en su concepción, deseando ante todo contentar a los clientes ya fidelizados a pesar de cualquier rumorología.

No obstante, lo cierto es que a pesar de haber sido creados sin ningún ánimo de complacer a los críticos los Spider y GTV venían de un proceso muy cuidado con el cual Alfa Romeo quería reconquistar segmentos como el de los descapotables o el de los coupé. Es más, haciéndolo a través de un único modelo debido al avance que supuso el techo rígido plegable. Un concepto que puso sobre la mesa definitivamente el Mercedes SLK de 1996, aunque prototipos como el Alfa Romeo Proteo venían anunciándolo desde años antes. Otra de las innovaciones traídas por un vehículo plenamente funcional del cual se valoró hacer una producción en serie de unas 2.000 unidades.

alfa romeo proteo (5)

Con el Proteo Alfa Romeo intentó aunar en un sólo modelo el coupé y el descapotable gracias al techo rígido plegable que luego popularizó en 1996 el Mercedes SLK

Alfa Romeo Proteo, un símbolo de los años con Walter de’Silva

A finales de los ochenta Alfa Romeo atravesaba su particular travesía del desierto con una gama que no acabó de cuajar debido a un índice de ventas a la baja. En ese sentido, muchos vaticinaron el fin de Alfa Romeo a pesar de su integración en el coloso industrial FIAT. Una situación compleja en la que el diseñador Walter de’Silva se involucró en 1986 con el propósito de dotar a la marca de una identidad visual atractiva para el mercado. Así las cosas, este lombardo formado en FIAT vio claro que la conquista del futuro venía por la conexión con el pasado.

De esta forma, tomó elementos propios de los tiempos dorados de Alfa Romeo como por supuesto la sempiterna parrilla triangular para catapultarse con ellos hacia nuevos y llamativos diseños. Un proceso que cuajó en el Alfa 156 de 1996. Una berlina versátil y atractiva con la que Alfa consiguió volver al candelero gracias a nuevas mecánicas. Pero también a un diseño que aún a día de hoy invita a seguirlo con la mirada gracias a elementos tan bien estudiados como la maneta trasera integrada en el marco de la puerta. Una solución que limpia de elementos el lateral invitando a dar a esta berlina la ligereza visual de un modelo dos puertas.

Un modelo digno de pausa, el cual no fue fruto de la nada. Y es que Walter de’Silva venía dando trabajos interesantes desde años atrás, siendo quizás el más interesante el Alfa Proteo. Un prototipo que ayudó a precisar lo que serían los GTV y Spider posteriores, aunque finalmente no se pudo integrar el coupé y el descapotable en un mismo modelo al prescindir del techo rígido plegable. Respecto a la mecánica, el Proteo contó con un V6 de 3 litros y 24 válvulas procedente de la berlina 164 capaz de subir hasta los 256 CV. Una mecánica que supera ampliamente a la mayor parte de las versiones del Mercedes SLK R170 de 1996.

alfa romeo proteo (3)

Aunque se valoró llevarlo a serie, el Proteo quedó en fase de prototipo. No obstante, fue muy importante para la aparición de los GTV y Spider devolviendo a Alfa Romeo su atractivo visual gracias a la dirección de Walter de’Silva

El modelo que hubiera sido su principal competidor de haber llegado a serie el Alfa Romeo Proteo. Y es que, aunque habiendo llegado a los concesionarios un GTV con motor V6 y 240 CV hubiera sido realmente sensacional ver rodar por las calles a este prototipo. Uno de los diseños que, aún no llegando a serie, más influencia tuvo en el reposicionamiento de Alfa Romeo a mediados de los noventa.

Galería de imágenes

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.