Coche del día: Alfa Romeo Giulietta Sprint Speciale

Coche del día: Alfa Romeo Giulietta Sprint Speciale

El símbolo del renacimiento económico de Italia


Tiempo de lectura: 5 min.

Este pequeño deportivo italiano, el Alfa Romeo Giulietta Sprint Speciale (o SS a secas) era un pequeño deportivo italiano fabricado por Alfa Romeo entre 1959 y 1966. Fue diseñado por Franco Scaglione, que trabajaba en el estudio de diseño de Bertone. Este coupé biplaza de dos puertas llevaba arquitectura mecánica tradicional con motor delantero y propulsión trasera.

El modelo Giulietta en general se consideró como el símbolo del renacimiento de la economía italiana, casi como un milagro, uniendo las prestaciones con su facilidad de mantenimiento y su uso cotidiano

Curiosamente, la primera configuración de carrocería que se ofreció fue la coupé -o Sprint, como la llamaba Alfa Romeo- y después la berlina/sedán de cuatro puertas, al revés de lo que solía ser habitual. Tenía las dimensiones medias de los pequeños coupés biplazas de la época, con 4.120 mm de largo, 1.660 mm de ancho y 1.245 mm de alto, con un valor en báscula homologado de 860 kg, un verdadero peso pluma. Se produjeron un total de 1.366 unidades y utilizó como base de partida la plataforma del Giulietta Spider.

El primer prototipo de Giulietta SS se presentó en el Salón de Turín de 1957, mientras que el segundo fue exhibido en el Salón de Ginebra de 1958 y presentaba una carrocería íntegramente de aluminio. Su diseño aerodinámico estaba muy estudiado, con un valor de Cx de 0,28. Una notable característica era la ausencia de la tradicional parrilla de Alfa Romeo que aparecería posteriormente en los coches de producción, así como unos voladizos muy dimensionados.

Alfa Romeo Giulietta Sprint Speciale 1959 5

Alfa Romeo Giulietta Sprint Speciale (1959)

El modelo definitivo de producción se presentó en el circuito de Monza el 24 de junio de 1959. Se produjeron dos versiones diferentes del Alfa Romeo Giulia Sprint Speciale. La primera se conocía internamente como Tipo 750 SS, y la segunda como Tipo 101.20. La mayoría de las unidades de la primera versión se fabricaron con el chasis y carrocería en acero, aunque con algunos elementos en aluminio, como las puertas, el capó y el portón del maletero.

Su ligereza de peso gracias al uso del aluminio en algunas partes de su carrocería y su extraordinaria aerodinámica, con un Cx de 0,28 que le otorgaba unas prestaciones de primera

Las primeras 101 unidades del Tipo 750 SS se les conocía como los de la “nariz baja” por la línea descendente del capó hasta un frontal bajo y afilado en forma de nariz, de ahí su apodo. Las ventanillas laterales estaban fabricadas en plexiglás y no incorporaba paragolpes. Resultaba muy ruidoso al carecer de ningún tipo de aislamiento acústico. Al haber superado las 100 unidades podía ser homologado por la FIA para poder participar en competiciones.

A nivel mecánico incorporaban el motor conocido como Alfa Romeo Twin Cam, con dos cámaras de combustión gemelas hemisféricas y dos árboles de levas situados en cabeza (DOHC). Sus cuatro cilindros cubicaban 1.290 cm3 y estaban alimentados por un carburador Weber 40 DCO3, sustituidos posteriormente por un Weber 40 DCOE2.

Alfa Romeo Giulietta Sprint Speciale 1959 4

Pasamos al Giulietta Sprint Speciale Tipo 101.20 -la versión definitiva del Giulietta SS-, que simplemente era un 750 SS con algunas modificaciones, como la sustitución de las puertas de aluminio por otras de acero e incorporando ya de serie el carburador Weber 40 DCOE2. Se cambió el diseño de su “nariz baja” por otro de “nariz alta” y se sustituyeron las ventanillas de plexiglás por otras convencionales de cristal; también se le añadieron paragolpes de acero cromado. Se le incorporó algo de aislamiento acústico sin apenas notar su efecto.

El motor era una joya tecnológica en su momento, diseñado para ser indestructible

Su motor 1.3 entregaba una potencia de 100 CV -aproximadamente- y empujaba su elegante aerodinámica carrocería hasta los 200 km/h, sobresaliente para un motor de esta cilindrada y sorprendente por su capacidad de retención. Tanto el motor como la caja de cambios manual de cinco velocidades eran los mismos que los que utilizaba el Giulietta Sprint Zagato o SZ (recordamos el rescate de una unidad olvidada en un sótano), versión orientada a la competición.

Este motor era una joya tecnológica en su momento y accesible para el público en general, no solo reservado para bolsillos pudientes. El bloque y la culata estaban hechos en fundición de aluminio y las camisas eran de tipo húmedo fabricadas en hierro fundido, pudiendo sustituirse en caso de necesidad. Sus dos árboles de levas estaban accionados por cadena y movían a las ocho válvulas de sus cuatro cilindros.

Alfa Romeo Giulietta Sprint Speciale 1960 2

Alfa Romeo Giulietta Sprint Speciale (1960)

El cárter contaba con una capacidad bastante superior a lo que cabría esperar por su pequeña cilindrada para permitir funcionar a alto régimen durante un tiempo elevado sin sufrir riesgo de calentamiento. Estaba claro que Alfa Romeo quería construir un motor indestructible.

Su corta batalla le confería una gran agilidad en carretera. El equipo de frenos era de tambores en las cuatro ruedas, con la particularidad de llevar tres zapatas en los delanteros y una en los traseros; eran de un tamaño generoso y resultaban bastante eficaces para ser tambores.

Tenía un hermano casi gemelo, el Giulia SS. Se distinguían con facilidad si echábamos un vistazo al tablero de instrumentos, siendo menos inclinado y con la parte inferior forrada en cuero, con una guantera en un sitio diferente en el caso del Giulia SS. Precisamente el Giulia SS sustituyó al Giulietta SS en 1962, permaneciendo en producción hasta 1965.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Alfa Romeo Giulietta con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Raul Andreo Jimenez
Invitado
Raul Andreo Jimenez

No me cansaré de decir, q esta es la Alfa Romeo q echamos todos de menos…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!