¿Podrá el BMW M3 Touring con sus principales rivales?

¿Podrá el BMW M3 Touring con sus principales rivales?

Carwow UK lo comprueba en uno de sus característicos vídeos


Tiempo de lectura: 4 min.

La aparición del Audi RS2 fue, claramente, una llamada de atención por parte de la firma alemana. Pensémoslo detenidamente. Audi, por entonces –comienzos de la década de los 90, cuando se comenzó con el desarrollo del coche–, no tenía la consideración que atesora hoy día, nadie pensaba en Audi como una firma de alta gama, aunque como ahora hace Mazda, ya se había ganado cierto respecto con algunos lanzamientos –Audi quattro, Audi 100, Audi S4, Audi V8… –. El RS2 era la confirmación de sus capacidades, que se plasmaron en un coche que, en lugar de ser un superdeportivo como hubieran hecho otros –ya fuera un coupé o un sedán de muy altas prestaciones–, era un familiar. Es un concept un tanto sin sentido, un familiar con prestaciones de coche deportivo y por supuesto, con características de coche deportivo, como unas suspensiones extrafirmes. Es un concepto que no parece tener mucha lógica, además, si tenías dinero para comparar un Audi RS2, tenías dinero para comprar un familiar “de verdad”, y un deportivo para salir a jugar, ¿no?

El caso es que resultó un éxito y hubo quien se hizo con una unidad a pesar de no necesitar, ni de lejos, un coche familiar. Sí, como todos los coches de este tipo, tuvo su dosis de compra “de postureo”, y, obviamente, su puesta en escena sirvió para que Audi lograra, por fin, un estatus que no ha dejado de crecer hasta la fecha. De hecho, el lanzamiento del RS2 fue “copia”, además, por otras marcas, cada una a su estilo, como era de esperar.

Sin embargo, hay un detalle que siempre se pasa por alto, y es que el Audi RS2 no fue el primer familiar de características similares, ni siquiera fue el segundo, aunque dado su nivel de potencia, quizá podamos considerarlo el segundo. El primer familiar de altas prestaciones apareció dos años antes, en 1992, el BMW M5 Touring E34, cuyo propulsor de seis cilindros atmosférico rendía 311 CV en un primer momento, y 335 CV en la última serie del modelo. Es cierto que se fabricaron menos de 500 unidades y nunca se ofreció con volante a la derecha, pero hay que dejar claro que el M5 Touring se puso en circulación antes que el RS2. De hecho, el igualmente mítico Volvo 850 T5 R Wagon también se presentó antes que el Audi RS2, concretamente en 1993, aunque en este caso, con “solo” 250 CV, se quedaba por detrás del modelo alemán en cuanto a prestaciones.

El concepto de familiar deportivo se ganó un buen lugar en el mercado, es una opción que tiene mucho tirón en Alemania, donde las “rancheras” siempre tuvieron una gran acogida entre los conductores, y Audi adoptó este tipo de coche como una característica propia; a partir del lanzamiento del RS2, sus coches más deportivos fueron con carrocería familiar, al menos los más representativos. Mercedes también acabó por unirse a la fiesta, pero BMW no quiso jugar, aunque curiosamente, hicieron sus experimentos con el M3 E46 y se sabe que algunos aficionados crearon sus propios M3 Touring sobre la generación E36.

Han sido necesarios alrededor de 30 años para que BMW decidiera volver a crear su particular familiar de altos vuelos, el primer BMW M3 Touring de producción –el primer M3 Touring fue el E46 antes mencionado, pero que nunca pasó a producción–. Es cierto que ha llegado tarde y que ha dejado que tanto Audi como Mercedes camparan a sus anchas, pero para muchos, la espera ha merecido la pena y como dicen otros, si BMW no entró en el segmento de los familiares deportivos, es porque no lo necesitaba, ¿no? Pero ahora lo ha hecho a lo grande, con un modelo con 510 CV y en versión Competition, suficientemente preparada para enfrentarse a los Mercedes-AMG C63 S Estate y al Audi RS4 Competition. Un enfrentamiento que Carwow UK ha llevado a cabo en uno de los característicos vídeos.

Es curioso comprobar como uno de los principales instigadores del segmento de los familiares deportivos, es el peor preparado en esta ocasión, pues frente a sus rivales, el Audi RS4 Competition se queda bastante por detrás en cuanto a potencia. Animado por un V6 2.9 biturbo, “solo” anuncia 331 kW –450 CV– y 600 Nm de par. El Mercedes-AMG C63 S Estate, por su parte, promete 375 kW –510 CV– y 700 Nm de par extraídos de un V8 4.0 biturbo, mientras que el BMW M3 Competition Touring, con un seis en línea 3.0 biturbo, solo pierde 50 Nm de par frente al Mercedes. Y sí, salvo en un par de las pruebas –una de ellas de frenado–, sus rivales salen vencedores.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado