Coche del día: Corvette Astrovette

Coche del día: Corvette Astrovette

Presentado en 1968 como parte de las ferias itinerantes de la marca, el Astrovette fue un llamativo modelo de exposición creado para llamar la atención.


Tiempo de lectura: 3 min.

Una de las cuestiones más interesantes sobre la historia del mercado automovilístico estadounidense es lo rápido que comprendió la importancia de la publicidad. Basada en su vocación por y para las masas, ésta no se limitó a vender los vehículos en base a sus cualidades técnicas, sino que llegó a convertirlos en verdaderos objetos de deseo, ideales de vida, con los cuales poder satisfacer diversas aspiraciones personales.

De hecho, el germen de la actual publicidad automovilística -en la que, con raras y meritorias excepciones, todo se basa en el artificio y el estilo de vida en vez de la pura descripción del avance tecnológico- proviene justamente de aquí. De una mercadotecnia a la americana donde todo, absolutamente todo, es susceptible de ser fagocitado por el sistema a fin de convertirse en un espectáculo de masas.

Así las cosas, desde los años cincuenta los grandes conglomerados instalados en Detroit empezaron a organizar ferias itinerantes por todo el país con el objetivo de mostrar, cada año, las constantes novedades insertadas en sus gamas.

astrovette (2)

Durante los años cincuenta y sesenta las muestras itinerantes organizadas por las marcas eran muy habituales en los Estados Unidos. Una ocasión estupenda para llamar la atención presentando modelos y conceptos creados por y para pensar el futuro en una clave estilística

Sin duda una serie de eventos atractivos para los aficionados al motor aunque, a decir verdad, insuficientemente llamativos como para llamar la atención del público más masivo. Por ello aquellas citas se acompañaban con la muestra de los llamados “modelos de exhibición”. Es decir, automóviles con factura única que, lejos de ser prototipos destinados a una posible producción en serie, tan sólo habían sido ideados como ejercicios de estilo lo más llamativos e imaginativos posible.

Es más, llegados a los años cincuenta estos se beneficiaron de la estética futurista inherente a la fiebre por la exploración espacial, dando lugar a creaciones tan interesantes como el Astrovette de 1968. Basado en un Corvette de ese mismo año, en su carrocería se citan todo tipo de conceptos relacionados con la aerodinámica.

astrovette (3)

De hecho, en el momento de su aparición se especuló con un posible récord en el salar de Bonneville pues, como vemos, todo en este modelo va unido a correr lo máximo posible en línea recta con detalles como el carenado de sus ruedas traseras o su zaga acabada en forma de gota de agua.

Asimismo, su motor Chevrolet 427 con hasta siete litros de cilindrada y 400 CV daba alas a esta posibilidad pues, como vemos, no va precisamente corto en cuestiones relacionadas con la potencia. Sin embargo, desgraciadamente el Astrovette nunca pasó de ser un modelo de exhibición trasladado de feria en feria por todo el país. Una pena pues, sólo imaginar sus formas fluidas y futuristas cruzando Bonneville o el desierto de Black Rock en Nevada se nos viene a la cabeza una estampa realmente increíble.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado