Menu

Škoda Felicia

El coche que llevó a la compañía hasta donde ha llegado hoy cumple 25 años

Škoda Felicia

Skoda es una marca que se merece el apoyo de los entusiastas de la automoción, y no solo por increíbles modelos deportivos (parte I, II y III). Como una de las compañías de automóviles más antiguas del mundo, fundada en 1895 y originalmente dedicada a bicicletas y motos. Han sobrevivido a dos guerras mundiales, una dictadura comunista, una invasión o dos, y a muchas mofas antes de ser amparada por el Grupo Volkswagen en 1991. Pero todo cambió con el Skoda Felicia.

En los tiempos que corren la firma checa está atravesando el período más brillante de su historia, y todo se lo debe a un coche, el Skoda Felicia. Posteriormente se sumaron el Octavia y el Fabia, productos que han ayudado a que la planta de Mladà Boleslav no se quede sin trabajo ni un solo día. Pero fue el Felicia el vehículo que consiguió cambiar de parecer la percepción Skoda en Europa occidental, cuya imagen hasta entonces era bastante pobre.

En 1988 apareció Skoda Favorit. Su diseño se desarrolló en el famoso estudio italiano Bertone, mientras que el chasis era íntegramente de origen checo. El coche disfrutó de una demanda constante pero, a finales de los 90, los problemas económicos obligaron a Skoda a buscar un socio extranjero: el 16 de abril de 1991 firmó un acuerdo con Volkswagen. Los alemanes entendieron que aún no era posible lanzar un nuevo modelo bajo la marca Skoda.

Skoda Felicia GLXi 1995 1

Por lo tanto, se decidió modernizar el Favorit. Los ingenieros de Wolfsburgo participaron activamente en el trabajo: se hicieron cientos de cambios en el diseño y la calidad mejoró notablemente; 1.187 piezas eran nuevas. Solo algunas unidades mecánicas (motor y transmisión) permanecieron iguales, y todas las otras partes (carrocería, interior, suspensión, etc.) eran nuevas. El resultado final fue presentado en el otoño de 1994, el Skoda Felicia.

Como ha marcado siempre la tradición de Skoda, el Felicia era tan grande como un Ford Escort, pero vendido al precio de un Fiesta

La preproducción empezó con los primeros 50 prototipos en la planta de Vrchlabí el 5 de septiembre de 1994, dando el pistoletazo de salida a la producción el lunes 17 de octubre. El primer modelo salió de la línea de montaje a las 10:20 de la mañana. Nueve días más tarde, Skoda presentó tres nuevos modelos Felicia pintados con los colores de la bandera nacional. El por aquel entonces alcalde de Praga los bautizó en el Puente Carlos con agua del río Moldava.

A pesar de compartir base, el nuevo compacto de la marca era 40 milímetros más largo y 15 mm más ancho que el Favorit, mientras que el volumen del maletero aumentó en 21 litros (272 l en total). La carrocería se benefició de una rigidez torsional significativamente mayor (+ 45 %) que, junto con los nuevos soportes de ruedas y una nueva geometría para ambos ejes, redujo significativamente el ruido en el habitáculo e incrementó la comodidad de la suspensión.

Skoda Felicia GLXi 1995 2

Aunque Volkswagen metiese mucha mano en el desarrollo del Felicia, el equipo de diseño de Skoda sostiene que 95 % de la ingeniería era checa

Además de todo lo mencionado, tenía un mayor nivel de seguridad, un hecho verificado en las pruebas de colisión del TÜV de 1995, gracias entre otros al ABS y cuatro airbags. La producción y el ensamblaje del nuevo modelo también cumplían con los más estrictos estándares de calidad, como evidenciaba la certificación de la norma ISO 9002. La división de producción de motores de Mladá Boleslav fue la primera planta de Skoda en cumplir con las altas exigencias, y vaya si lo hicieron bien.

El Grupo VAG inyectó más de 60 millones de marcos alemanes (63 millones de euros en 2019) para asegurarse de que el nuevo coche estuviese a la altura de los mejores compactos europeos, y luego despejaron el camino para la instalación de nuevos motores provenientes del Golf y el Polo. Estos incluían los bloques 1.6 de gasolina y 1.9 diésel atmosféricos, mecánicas que abundaron especialmente tras el restyling de 1998. El 1.3 de gasolina seguía siendo 100 % Skoda.

Este último motor consistía en aportar una gran fiabilidad sin pretensiones prestacionales, con 54 CV de potencia. En 1995 integró la inyección multipunto (MPI) para entregar 68 CV, y desde 1996 se añadió un 1.6 tomado del Golf de tercera generación, de 75 CV, que dotaba a Skoda Felicia de temperamento casi deportivo. El 1.9 D (sin turbo) entregaba 64 CV y unas cifras prestacionales bastante modestas, pero a cambio de recompensaba con un consumo de 6,2 l/100 km.

Skoda Felicia Combi GLXi 1995 2

Con la misma oferta mecánica llegaría también la versión familiar, el Felicia Combi. Poseía la misma distancia entre ejes de 2.450 mm del modelo de cinco puertas, y eran exactamente idénticos hasta el pilar C. Fue el voladizo posterior lo que marcó la diferencia, incrementando la longitud en 354 mm. Tal aumento, por supuesto, influye en el espacio a bordo, especialmente en el maletero, que contaba con 447 litros o 1.366 con los asientos plegados.

En agosto de 1995 empezaron a salir de la línea de producción de la planta de Kvasiny la furgoneta Felicia Vanplus y Pickup. Además, cerca de 4.000 vehículos recreativos fueron introducidos con el nombre de Felicia Fun. El modelo se caracterizaba por su versátil configuración de 2+2 plazas y su carrocería amarilla pintona. Las vertientes comerciales fueron muy populares: entre 1996 y 2000, Škoda produjo cerca de 19.000 unidades.

Entre 1996 y el 2000, Škoda produjo cerca de 19.000 Felicia Pickup bajo el nombre comercial Volkswagen Caddy

Desde el primer momento, el Felicia se ofreció en cuatro niveles de equipo: LX, LXi, GLX, GLXi. Gracias a la inyección de capital, también recibió elementos opcionales que otros modelos de Skoda nunca antes habían visto. El cliente podía disfrutar de un equipamiento extra como aire acondicionado, dirección asistida, llantas de aleación de 14”, espejos retrovisores y manijas en el color de carrocería, techo solar, lunas tintadas, cierre centralizado, ordenador de a bordo o incluso algunos tapizados de cuero en el interior.

Skoda Felicia 1998 1

En febrero de 1998, llegó el primer lavado de cara. La mejora del producto incluía faros delanteros rediseñados y una parrilla de nueva factura. Este nuevo modelo adoptó el nuevo lenguaje de diseño que ya había sido estrenado en el Octavia, que se había lanzado con anterioridad.

En junio de 2001 la carrera del Skoda Felicia acabó con 1.401.489 fabricadas. Su sucesor, el Fabia, lanzado en 1999, continúa su éxito y ya va por su tercera generación. ¿Cómo sería un Felicia actual? Unos checos muy cachondos lo han imaginado.

La versatilidad del Skoda Felicia también quedó demostrada en competición. Entre 1995 y 1997, una versión kit car participó en el Campeonato Mundial de Rally (WRC), obteniendo una tercera plaza en su categoría durante la primera temporada. En 1996, consiguió la tercera plaza en la general del Rally RAC inglés, y fue primero en la categoría kit car de hasta 2.0 litros. En 1997, quedó segunda en su categoría en el Campeonato Mundial. El Octavia Kit Car, y su versión WRC de 1999, continuaron el éxito del Felicia.

Galería de fotos (1995-1998)

Galería de fotos (1998-2001)

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Raul Andreo Jimenez
Invitado
Raul Andreo Jimenez

He entendido bien? El Felicia era un restyling profundo de los Favorit/Forman?? No lo hubiera adivinado en la vida. Tengo una amiga q compró uno de segunda mano en bastante buen estado hace muchos años, lo tuvo poco tiempo y cuando lo revendio lo hizo por 800€ más de lo q le había costado a ella. Eran duros los Felicia!

RufusNK
Invitado
RufusNK

Si, es sorprendente lo que esos coches aguantan. Pero es que los motores VAG antiguos que llevan no serán POTENTES pero si, muy pero que muy resistentes. De por si el Fabia le pasa lo mismo… son coches que son baratos pero no fallan.

Paco Fernández
Invitado
Paco Fernández

Tuve un 1.3 de 68 cv durante 7 años comprado de ocasión. Era la mecánica Skoda pura. No corría mucho pero tenía algo que gustaba. Podías recorrer un montón de kilómetros por carreteras secundarias a ritmo tranquilo sin esfuerzo. Comportamiento muy noble y asientos cómodos. Era duro y a mí me parecía hasta bonito. El atropello a un gran mastín en mitad de la carretera acabó definitivamente con él. Demasiado caro el arreglo para lo viejo que estaba. Adiós skodita.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.