Coche del día: Skoda Felicia Fun

Coche del día: Skoda Felicia Fun

Un Skoda tan extravagante como campero y divertido


Tiempo de lectura: 3 min.

El Skoda Felicia Fun era la segunda generación del Skoda Pickup, que a su vez era un pick-up basado en el Skoda Favorit, el antecesor del Felicia. Este vehículo se fabricó entre los años 1995 y 2001, poco después de que Checoslovaquia se dividiera en República Checa y Eslovaquia el 1 de enero de 1993, y era un tipo de coche basado en un turismo que gozaba de cierto prestigio entre sus vecinos del este, básicamente porque eran vehíclos más baratos que si partían de un todoterreno. Además, se convirtió en objeto de orgullo de los checos.

Mientras que el Skoda Pickup se consideraba un biplaza con una gran capacidad de transporte y con un claro objetivo, ser el vehículo de este tipo más barato que podía comprarse en Europa, el Felicia Fun, como su nombre indicaba, estaba más orientado al ocio y presentaba un aspecto más divertido y desenfadado.

¿Eres joven, vives en una costa con buen clima, te gusta disfrutar al aire libre y andas escaso de dinerito? Pues este es tu coche, y encima te ayudará a ligar -un poco-

Lanzado a finales de 1995, esta versión loca y desmelenada del Felicia Pickup pretendía ser un vehículo recreacional para un público joven amante de la aventura. Juntaron entonces una versión de aspecto aventurero acompañado de un colorido muy llamativo, y redondearon el producto con un precio económico encontrándonos con el coche perfecto que molaba y no era caro, siendo muy atractivo para una clientela joven que no andaba sobrada de pasta.

Todo parecía indicar que era un producto fabricado con la intención de exportarlo al sur de Europa, donde se gozaba de un clima más benigno. Llevaba una segunda fila de asientos plegable que se liberaban soltando dos pestillos del panel trasero, con la opción de ir al descubierto o tapados con una lona, aunque también se le podía instalar un techo duro o hardtop, e incluso tapas para la caja de carga, consiguiendo un coche personalizado. Y todo combinado con un color amarillo “Piolín”, nada discretito.

Tanto la carrocería como muchos elementos del interior, tales como el volante, tapicería, salpicadero, paneles de puertas y palanca de cambios iban pintados con el mismo color, con lo que el resultado era cuanto menos pintón. Su mayor ventaja era el aprovechamiento de la zona de carga, pues igual nos servía para llevar todos los aparejos de la playa como de portaherramientas, incluso nos cabía un pequeño buggy.

Exteriormente nos encontrábamos detalles como los paragolpes y los pasos de rueda pintados en un color amarillo más oscuro, verde o naranja, para llamar más la atención y dar la sensación de ser más robusto. Un alerón de tamaño respetable en la portezuela trasera y una base del espacio de carga terminada con listones de madera remataban su aspecto fun.

Skoda Felicia Fun

En cuanto a mecánicas, se le dotó tanto de un bloque diésel con dos escalones de potencia -1.9 D de 64 CV y 75 CV- como de gasolina, con dos versiones, un 1.3 de 55 CV y un 1.6 de 75 CV, lo que le aportaba unas prestaciones discretas aunque a cambio no eran motores glotones, algo que agradecer por sus usuarios.

Esta arriesgada apuesta consiguió conectar con una pequeña parte de público considerando que era un vehículo caprichoso y extravagante. Se vendieron 3.992 unidades, una cifra aceptable pero no comparable con las 124.589 que se vendieron del Felicia Pickup.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Danielrs500
Invitado
Danielrs500

a Colombia llgaron unas pocas unidades de esta curiosa PickUp
https://articulo.tucarro.com.co/MCO-475226892-skoda-pick-up-fun-1600cc-mt-1999-_JM


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.