Los checos deportivos (Škoda RS),  el origen (I)

Los checos deportivos (Škoda RS), el origen (I)

La cuna de las máquinas más prestacionales de Škoda se encuentra en la competición


Tiempo de lectura: 6 min.

Muchas veces parece que la firma Škoda construya coches clásicos, aburridos, racionales y con un sinfín de adjetivos que quedan lejos de la diversión al volante; nada más lejos de la realidad. Este fabricante subsidiario del grupo Volkswagen, tiene mucho que decir y se guarda un as en la manga para tener una versión picante de algunos de sus modelos.

Los que conocen un poquito a la casa checa, le tienen un cariño especial al concepto del Octavia RS: práctico, potente y asequible a partes iguales. Esta idea se ha ido puliendo a través de varios modelos y generaciones, pero la realidad es que estas letras tienen origen en la competición. Veremos cómo Rally Sport (RS) es la forma que tiene Škoda de honrar a su pasado y cómo ha querido imprimir el carácter deportivo en sus coches más actuales.

En este artículo empezaremos por el principio, el origen.

Skoda 200 RS

Škoda 200 RS

Škoda 180/200 RS

Corrían los años 70 y Škoda anhelaba tener su propio producto para competir de tú a tú con las grandes marcas y participar en las carreras más importantes. Con tan solo seis meses de preparación, la firma checa, en abril de 1974, presentaba tres coches, un Škoda 180 RS y dos Škoda 200 RS, donde fueron usadas tales siglas por primera vez. Se trataba de unos prototipos de competición basados en el modelo 110 R. Con esos, se creaba el equipo oficial de rallies de la marca, con el que se pretendía entrar en diferentes competiciones, incluyendo carreras en el ring, rallies y subidas de montaña. Su primer debut fue el junio del mismo año, en una carrera organizada por la marca.

Montaban un motor de cuatro cilindros en el eje trasero y su caja de cambios estaba firmada por Porsche. El 200 RS empleaba un 2.0 litros con dos carburadores Weber y un solo árbol de levas, que producía 160 CV y le permitía un paso de 0 a 100 en menos de 7 segundos. El 180 RS en cambio, se servía de un 1.8, que le aseguraban 150 CV de potencia máxima. Lo curioso, es que ambos motores eran intercambiables. No cosechó grandes éxitos, pero sirvió como comienzo de todos los proyectos que venían a continuación. De todos modos, estos prototipos levantaron expectación por el hecho de que en el país no era común, en aquel momento, ver tal nivel de prestaciones.

Skoda 130 RS

Škoda 130 RS

Škoda 130 RS

Con la experiencia del proyecto 200 RS, en tan solo un año, el equipo construía un nuevo coche de competición, el 130 RS. Con él, Škoda abría los horizontes a su apellido deportivo y además marcaba el inicio, para muchos, de sus productos RS.

El 130 RS estrenaba una etapa dorada para la marca. Solo en su debut, obtuvieron podios (primera, segunda y tercera posición) en la Czechoslovak Peace y la Friendship Cup. En los seis años siguientes, ganó innumerables carreras checas, pero fueron las victorias en el Rally de Monte Carlo de 1977 (categoría 1.300 cc) y en el Campeonato de Europa de Turismos de 1981 las que catapultaron su fama a todo el viejo continente. Todo el palmarés conseguido le supuso ser un peso pesado en las competiciones de los 70 y principios de los 80. Se ganó el sobrenombre de “Porsche del este”.

En cuanto a su arquitectura, el coche volvía a estar basado en el mismo 110 R de producción al igual que los 180/200 RS, con la diferencia que ahora sobre su eje trasero descansaba un motor de 1.300 cc (de ahí el nombre). El propulsor, otra vez, estaba alimentado por 2 carburadores Weber y producía 140 CV. La transmisión fue en un principio de 4 relaciones, cambiando a una de 5 a partir del 1976. El motor y su bajo peso, conseguían una velocidad máxima de 220 km/h.

La lubricación era por sistema de cárter seco, hecho que garantizaba la misma en todas las situaciones, incluidas las curvas más acusadas

Por otra parte, en la báscula lograba marcar 720 kg. Este “peso pluma” lo conseguía a base de diferentes soluciones: Utilizaba aluminio en los paneles de la carrocería, tales como el techo y la capa exterior de sus puertas. El capó, era de plástico reforzado con fibra de vidrio. Se fabricaron alrededor de 200 unidades.

La senda del 130 RS terminaba en 1983 debido a la nueva homologación de la FIA. Aunque Škoda no se desvinculó de la competición, en las siguientes temporadas, no repitió el éxito de estos años.

Skoda Non Fiction 1

Škoda 200 RS Non-fiction

Škoda 200 RS Non-fiction

En Chequia, los inicios deportivos de Škoda marcaron tanto, que 40 años después de los primeros RS, el recuerdo aún estaba muy vivo. Con esta premisa bajo el brazo nos encontramos con un prototipo moderno de aquel legendario 200 RS. Ahí va su historia.

Todo empieza con un diseñador checo, llamado Petr Novák el cual quiere rendir homenaje a los gloriosos años de Škoda en competición y a los coches que corrían entonces: el 180 / 200 RS y el 130 RS. La idea gusta a Metal Hoffmann (una empresa que trabaja entre otros, por el grupo VW) y se ponen manos a la obra. La cosa pinta bien cuando la base que toman es un Audi R8 4.2 FSI V8 y, además, manual. A partir de ahí, todo es un cóctel de piezas en el que terminan embutiendo los faros de un Bentley Mulsanne en la parte delantera y los pilotos de un Lamborghini Gallardo en su parte posterior. Por otro lado, la estética busca asemejarse a los coches de motor trasero ya citados.

De hecho, su carrocería, es todo un ejercicio de diseño, ya que estuvo expuesto en el Centro Arte Contemporáneo de Praga (DOX).

Skoda Non Fiction 2

Škoda 200 RS Non-fiction

Si nos vamos a los números y las prestaciones, son parejas a las de su primo R8, ganando algún milímetro en anchura y alzada. Por lo demás, se mantienen los 420 CV del motor atmosférico y la tracción a las cuatro ruedas. Se hablaba de una producción limitada a 24 unidades. Recordemos que, en este proyecto, Škoda no tenía nada que ver y era un coche totalmente artesanal. La producción estaba fijada para enero de 2016 y el precio arrancaba en unos 255.000 euros.

Aquí un video para que se vea que no solo es un prototipo, sino que está criatura es real y está más que viva.

Continuará…

Hasta aquí los primeros pinitos en el mundo de la competición internacional de Škoda. Unos pinitos, que años más tarde nos brindan productos como el actual Octavia 245, una berlina totalmente utilizable al día a día, capaz de marcar récords en el ring y que puede dar más de un susto a peces mas gordos…

COMPARTE
Sobre mí

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Invitado
Txesz

Desconocía por completo el R200…

Ignatius Renalias
Invitado
Ignatius Renalias

Seguramente su baja popularidad se debe a que Škoda no participo en su desarrollo y a su limitada tirada.

Gracias por leerlo!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.