Menu

Dust Race 2019: el Peugeot 205 vuelve al desierto

Visitamos el MSI Motor & Sport Institute, donde la salida tuvo lugar

Dust Race 2019: el Peugeot 205 vuelve al desierto

Son las 09:30 horas del 19 de octubre. Nos encontramos ante las instalaciones técnicas MSi Motor & Sport Institute, donde tendrá lugar el pistoletazo de salida de la Dust Race 2019. Tanto el lugar elegido como la propia competición van ligados de la mano. Pero no solo porque el primero sea patrocinador del segundo, sino porque también se vive el mismo espíritu: una gran devoción por el automovilismo.

Como ya os comentamos con anterioridad, Dust Race surgió de la ilusión de unos locos por la competición que un día tuvieron un sueño. Soñaron que el desafío, la aventura y la solidaridad podían convivir en una experiencia única, impulsada por el motor de la pasión. Mucho espíritu RACER en un entorno “amateur, solidario, seguro y para todos los bolsillos” donde el icónico Peugeot 205 podría disfrutar de una merecida segunda vida que rememorase sus antiguos logros.

El viaje propuesto por la organización de Dust Race comprende una ruta de más de 3.000 kilómetros que comenzará en Motor & Sport Institute en Alcorcón, Madrid, y finalizará el próximo día 25 en la ciudad de Marrakech, Marruecos. Para la primera edición, Baptiste Pitois, youtuber e influencer francés del mundo del motor offroad compite con su propio 205 (en imágenes, el ejemplar marrón polvo con protecciones en los faros).

Dust Race 2019 16

El Peugeot 205 fue dos veces campeón del mundo de rallies (1985 y 1986) y otras dos más en el extinto Rally París-Dakar (1987 y 1988)

De entre los 17 ejemplares listos para para la aventura, podíamos encontrar preparaciones de lo más variopintas. Algunos estaban más preparados que otros, con snorkels profesionales y otros de índole más “casera”, cubre cárteres, defensas en los parachoques, suspensiones sobreelevadas o neumáticos todoterreno. Sin embargo, otros prefirieron dejar el coche equipado con ruedas de carretera, e incluso uno de ellos tan solo llevaba gomas offroad en el eje trasero.

Al fin y al cabo, los requisitos no eran demasiados en busca de mantener los costos bajos. Se pedía un cubre cárter, un extintor de dos kilos, una pareja de ruedas de repuesto, una toma de 12 V y dispositivos de carga USB, un compresor de aire, un bidón de gasolina homologado de 20 litros, y una eslinga de arrastre y grilletes. No era obligatorio, pero sí recomendable, equipar ruedas de tierra y un kit de herramientas básico. Pero antes de dar la salida, se hacía imperante hacer una visita al lugar de quedada.

MSI Sports Institute 2019 01

Colaborando con la Universidad Francisco de Vitoria (UFV), el centro Motor & Sport Institute de Teo Martín es un espacio único en el mundo con 15.000 m2 destinados a la formación, al deporte y a la tecnología en el mundo de la competición. Los estudiantes de ingeniería industrial apasionados de la tecnología de primer nivel pueden formarse a través de un máster en el centro docente en la que es una de las mejores instalaciones de Europa.

Antonio Naranjo, director del área de ingeniería industrial de la UFV, explica que “el modelo académico está basado en un aprendizaje centrado en el alumno y la realización de proyectos muy similares a los existentes en los entornos industriales y de competición. El alumno logrará ser un ingeniero de alta empleabilidad a través de 2 diferentes aprendizajes”: conocimientos básicos dentro del aula y aprender a “saber hacer”, “saber trabajar” y “saber ser” fuera de ella.

Y no podríamos estar más de acuerdo. Estas instalaciones poseen un equipamiento de primer nivel, que incluye un túnel de viento a escala 1:4, robots, fabricación digital con impresoras 3D y con fibra de carbono, autoclaves, bancos de potencia y suspensiones, máquinas CNC de cinco ejes, células de fabricación flexible, cabinas de pintura, simuladores para karting, GT y Fórmula, salas de eSports, claustros universitarios y el software profesional más avanzado dedicado a la ingeniería industrial.

MSI Sports Institute 2019 18

Teo Martín ya cuenta con equipos de GT Open y el Fórmula Open, y también con su junior team para los más jóvenes que compiten en karting

No menos impresionantes son el centro de biomecánica y desarrollo de pilotos, que cuenta con un moderno gimnasio adaptado para la preparación física y el trabajo de fisioterapia de los pilotos en una moderna sala que también tiene una piscina, un circuito de aguas y una cámara de hipoxia. Son cuatro las plantas que conforman un auténtico espacio para extraer lo máximo de cada estudiante, mecánico, ingeniero y piloto.

A modo de curiosidad, el área reservada al cálculo y puesta a punto de la geometría de suspensiones es único en España. Bajo las bases móviles donde se apoyan las ruedas, ya sea desde un coche de calle hasta un Fórmula 1, se esconden 30 toneladas de hormigón que mantienen todo en su sitio. Los fuertes movimientos a los que será sometido la suspensión del vehículo tienen como objetivo encontrar el set up provisional, lo más cercano al definitivo, antes de ir a la pista.

MSI Sports Institute 2019 07

En el taller del MSi, limpio e impoluto allá donde mires, podemos encontrar diversos McLaren 720S GT3, 570S GT4 o el nuevo Volkswagen Polo R5

Por último y para los más amantes de la competición, gran parte de la colección de Teo Martín también está expuesta en el MSi. Los más nostálgicos del automovilismo podrán contemplar piezas únicas, tanto de rally como de circuito, con un valor incalculable hoy en día. Entre ellos podemos encontrar desde coches de del Grupo A y B o Dákar, varios Fórmula 1 del extinto equipo HRT, turismos de campeonato (británico, español y alemán) o monoplazas de resistencia. Se pueden ver casi todos en la galería.

Sin lugar a dudas, las instalaciones del MSi están a la altura de las mejores que hay en el mundo. Teo Martín quería crear una mayor cantera en España en relación con el motor y la competición: más y mejores pilotos, ingenieros y mecánicos. Esa es la razón de que naciese el MSi, un lugar fascinante para todo aquel que sienta especial devoción por los automóviles, las carreras y sueñe con vivir en esa atmósfera.

A las 11:00 los participantes de la Dust Race reciben un pequeño briefing, que más que explicar el recorrido -que seguro se saben ya de memoria- arenga a los participantes a pasarlo bien. Porque esto no es una carrera de competición, sino una aventura, una experiencia vital que perdurará en la memoria de los participantes el resto de su vida.

Son las 12:00 horas. Tras haber disfrutado como un crío de la visita guiada, haber recibido el libro de ruta y el briefing, era el momento de despedirse de aquellos valientes que afrontarán las dunas del desierto durante una semana con sus modestos carros de combate. Pilotos y copilotos preparan los últimos detalles y las mecánicas francesas comienzan a manifestarse. Pocos minutos después, salen de en uno de uno del aparcamiento para dirigirse a Marruecos en un viaje que, a buen seguro, será inolvidable.

Este reportaje ha sido realizado gracias a las aportaciones de los miembros de nuestra comunidad a través de Patreon. Así podemos seguir realizando periodismo de motor de calidad sin depender de los ingresos publicitarios. Puedes ayudarnos a partir de 1 euro al mes.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.