Menu

Dust Race 2019: el Peugeot 205 vuelve a la competición

Y lo hará sobre las dunas por un buen motivo

Dust Race 2019: el Peugeot 205 vuelve a la competición

Dos veces campeón del mundo de rallies: 1985 y 1986. Dos ediciones campeón del extinto Rally París-Dakar: 1987 y 1988. Tras haberse convertido en uno de los principales iconos de los ochenteros del dream team Grupo B, el mítico Peugeot 205 volverá a cruzar las dunas del desierto del norte de África, del 19 al 25 de octubre.

El Peugeot 205 tendrá la oportunidad de volver a mostrar su valía en una prueba deportiva amateur para los aficionados del motor y los amantes del utilitario francés. Porque este pequeño gran coche, aún siendo ya todo un veterano -36 años desde su nacimiento-, seguirá siendo un referente en cuanto a fiabilidad, bajos consumos y sencillez mecánica se refiere, por incluso menos dinero de lo que cuesta un smartphone de última generación.

La competición partirá desde Madrid y, con la única ayuda de un rutómetro y una brújula, los equipos participantes deberán superar los más de 3.000 km que les separan de la ciudad de Marrakech. Para ello, tendrán que poner a prueba las fatigadas mecánicas de sus ancianos Peugeot tratando de superar un recorrido que ha sido definido por Dust Race, la precursora de la iniciativa, como “muy exigente”.

Los propulsores que equipó el Peugeot 205 durante su larga vida abarcaban desde los 45 CV de un modesto 1.0 de cuatro cilindros, hasta los 130 CV del GTi

Peugeot 205 Dust Race 2

Orientación, regularidad y etapas especiales sobre las dunas de Merzouga son algunas de las pruebas que la organización está preparando para garantizar la dureza de la prueba. Alfonso Moreno, cofundador de Dust Race y propietario de Mas4x4, ha destacado que ofrecerán a sus participantes la oportunidad de vivir la experiencia de participar en una prueba como el Dakar, pero dentro de un entorno “amateur, solidario, seguro y para todos los bolsillos”.

Y es que la solidaridad también estará presente en esta prueba, donde los participantes deberán transportar en sus vehículos material escolar, lúdico y/o deportivo que será entregado a los niños de las poblaciones más desfavorecidas de la zona. Es como echar la vista atrás en el tiempo. Tú, tu montura de viaje, muchos compañeros, y a disfrutar de la experiencia.

Dust Race contará con participantes de toda Europa, y el evento podrá seguirse en streaming a través de su página web donde, además, se encuentran abiertas las inscripciones para la edición de 2019. Así que, si eres aficionado al mundo del motor, tienes un compañero de aventuras y aún no tienes plan para estas vacaciones, quizás esta sea la experiencia que estabas buscando.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Miryam Díaz
Invitado
Miryam Díaz

Buena iniciativa! Sin duda, veremos a las nuevas generaciones rescatando el «coche de su abuelo de la cochera del pueblo» y recuperando la pasión por la competición!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.