El Volvo P1800 Cyan es una vuelta a la esencia de la conducción

El Volvo P1800 Cyan es una vuelta a la esencia de la conducción

Y nos enseña que no hacen falta ayudas electrónicas para disfrutar


Tiempo de lectura: 3 min.

Para los aficionados a la conducción per se, nos bastan con unas pocas cosas para sonreír de oreja a oreja. Por ejemplo, tener un coche de propulsión con una caja de cambios manual y una buena relación potencia-peso. Y si unimos eso a una superficie deslizante para mover la cola con soltura sin ayudas electrónicas que intervengan, yo diría que estaría más feliz que unas castañuelas, como llevar un Volvo P1800 Cyan a la nieve del norte de Europa.

El ingeniero jefe de Cyan Racing, Mattias Evensson, y su equipo, se dirigieron con su última criatura al norte de Suecia, haciendo drifting entre las paredes de nieve a -20 °C. “El Volvo P1800 Cyan es nuestra manera de combinar lo mejor del pasado y del presente, alejándonos de las cifras de potencia, peso y rendimiento de los coches contemporáneos de alto rendimiento. Lo que más me llamó la atención de la expedición fue que es tan fácil de llevar que no es necesario provocarlo para llevarlo donde uno quiere”, dijo Evensson.

Cyan Racing envolvió las llantas de 18 pulgadas con neumáticos con clavos alrededor y lo llevó en camión a Åre, una pequeña ciudad a unos 1.000 kilómetros al norte de la sede de Volvo en Gotemburgo, cerca de la frontera con Noruega. Allí, su equipo tuvo la oportunidad de descubrir cómo se comporta el coupé cuando el termómetro cae por debajo de cero y las condiciones del firme son desfavorables en el mejor de los casos. “Todas las premisas que hemos intentado lograr se magnificaron al conducir sobre nieve y hielo”, destaca.

Volvo P1800 Cyan (4)

El objetivo de llevar a las frías tierras del norte de Suecia el Volvo P1800 Cyan era demostrar que el chasis ha recibido una puesta a punto perfecta, imprescindible en una máquina que carece de ayudas a la conducción

Cabe recordar que el Volvo P1800 Cyan es un restomod de 420 CV y 455 Nm, cortesía de un motor turboalimentado de 2 litros (el mismo que emplea el S60 TC1 del WTCC), y marca un peso sobre la báscula de 990 kilogramos. Además, está equipado con una caja de cambios manual y, con orgullo, evita todas las ayudas a la conducción. Es decir, que no encontrarás ni un control de tracción (TCS), ni de estabilidad (ESP), ni un sistema antibloqueo de frenos (ABS), ni un reparto electrónico de frenada (EBD) o siquiera una pareja de airbags.

“Nuestro objetivo ha sido hacer un vehículo con una base sólida que le permita a uno, como conductor, explorar los límites de adherencia y del propio coche en lugar de depender de las ayudas electrónicas de conducción para controlar la potencia y el peso como hacen con la mayoría de los coches de alto rendimiento”, explicó Evensson. “Y todo está relacionado con la respuesta del motor, el equilibrio del chasis y el bajo peso, lo que hace que este coupé sea divertido y gratificante de conducir”. Solo me queda decir que tengo mucha envidia.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.