Menu

Esta Volkswagen T5 tiene corazón de Porsche 911 Turbo y se conduce como un McLaren F1

Una dura competidora para las furgonetas blancas

Esta Volkswagen T5 tiene corazón de Porsche 911 Turbo y se conduce como un McLaren F1

Una furgoneta deportiva no tiene mucho sentido, ¿verdad? Sin embargo, somos muchos los que disfrutamos de creaciones que se escapan más allá de nuestra comprensión. Porque, seamos sinceros, ¿no te gustaría conducir una Volkswagen T5 con corazón de Porsche 911 Turbo sobre el eje posterior y un puesto de conducción central? No solo es sorprendente de admirar, también tiene que ser muy divertida de conducir.

Nuestro vehículo protagonista está actualmente a la venta en Autohaus Schiemann a través del portal del mercado de ocasión Mobile.de, en Alemania. Este ejemplar pintado en verde pistacho salió de la planta de Hanover como cualquier otra T5 en 2004. Según la descripción del anuncio, se estrelló y esto es, presumiblemente, el resultado de lo que el propietario decidió hacer. No se puede decir que no sea diferente a cualquier otra minivan de Volkswagen.

Las furgonetas rápidas, aunque raras, son aún mejores. Y sí, ya sabemos que las que son blancas no tienen rival alguno, pero no hay lugar donde un vehículo comercial con las entrañas de un Porsche no suene como una idea atractiva. De hecho, a nivel mecánico, esta Volkswagen T5 cuenta con el corazón de un 911 Turbo de la generación 996. Es decir, un bloque biturbo de seis cilindros opuestos (bóxer) con 3,6 litros de cilindrada y modificado hasta los 647 CV.

Volkswagen T5 motor Porsche 911 Turbo (17)

Esta Volkswagen T5 con motor Porsche está al mismo nivel de locura que la Hyundai iMAX N «Drift Bus»

Pero cualquiera –con una notable holgura económica– puede conducir un 911 Turbo. Sin embargo, se necesita a alguien audaz para rodar en una Volkswagen T5 de propulsión con tanta potencia. Además, el 911 Turbo actual es solo automático. Esta T5 está asociada a una transmisión manual de seis velocidades, otorgando una experiencia de conducción que, con casi total probabilidad, no puedes obtener en otro lugar. Temblad, furgonetas blancas.

Para garantizar que esta Volkswagen T5 con motor de 911 pueda frenar tan rápido como acelera, cuenta con pinzas de freno Brembo de seis pistones en la parte delantera y de cuatro pistones en la parte trasera. También hay llantas aftermarket de 19 pulgadas y un juego de neumáticos Michelin Pilot Super Sport para que todo se mantenga en su sitio. La pintura escogida es el mismo tono verde que teñía al Porsche 911 GT3 RS de la generación 997.

Volkswagen T5 motor Porsche 911 Turbo (14)

Luego, el propietario se inspiró en el McLaren F1 y reubicó el asiento del conductor en el centro del habitáculo, rediseñando completamente el salpicadero en el proceso. De hecho, tan solo encontrarás el cuadro de instrumentos del 911 donante, un volante deportivo y superficies forradas en gamuza. También hay un asiento de tipo buquet de fibra de carbono para el conductor y cuatro adicionales para aquellos pasajeros que deseen disfrutar de un buen viaje.

Lógicamente, hacer todo esto no es barato. El concesionario que vende esta Volkswagen T5 powered by Porsche en Alemania pide 155.000 euros por ella, prácticamente lo mismo que un 911 Carrera S Cabrio a estrenar. Eso sí, habrá mucho como ese en la calle, pero no será tan exclusivo e impresionante como esta minivan.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.