Hyundai iMax N “Drift Bus”: la furgoneta ideal para ir de lado a lado

Hyundai iMax N “Drift Bus”: la furgoneta ideal para ir de lado a lado

Un V6 Turbo de 407 CV se encarga de hacer bailar el eje trasero y a otros ocho ocupantes


Tiempo de lectura: 3 min.

Todos estamos familiarizados con la división de alto rendimiento N de Hyundai por sus compactos deportivos como el i30 N. Sin embargo, su último producto es de una naturaleza completamente diferente, ya que está basado en un vehículo que sirve tanto para las labores obreras como para las familias numerosas. Esta es la furgoneta Hyundai iMax N “Drift Bus”.

En un intento por evocar el espíritu de la Ford Transit Supervan o la Renault Espace F1, Hyundai Australia ha decidido construir una furgoneta muy rápida, equipada con un motor V6 de 3,5 litros y dos turbos en detrimento del diésel de 2,5 litros y 170 CV del modelo estándar. El resultado son 407 CV y ​​555 Nm que van directamente a las ruedas traseras a través de una transmisión automática de ocho velocidades, al tiempo que conserva la disposición de ocho asientos.

Pero las actualizaciones no se detienen aquí, ya que también recibe amortiguadores controlados electrónicamente y frenos mejorados, así como las llantas de aleación de 19 pulgadas del i30 N envueltas en neumáticos de alto rendimiento. Quizás lo más loco de la Hyundai iMax N es que, en realidad, ha sido diseñada para ir de lado a lado en las curvas, lo que le valió con mucho acierto el sobrenombre de “Drift Bus”.

Hyundai iMax N Drift Bus (3)

El diferencial trasero es un autoblocante mecánico, y aunque la Hyundai iMax N Drift Bus tiene un peso de unas 2,2 toneladas, es capaz de hacer el 0 a 100 km/h en menos de 5 segundos. No está mal para un vehículo que, inicialmente, había sido concebido para transportar enormes láminas de madera contrachapada. Y si el nombre iMax no te suena, quizás hayas oído hablar de esta furgoneta bajo el nombre i800 o H-1, dependiendo en el mercado.

Como dato curioso, la compañía afirma que el Hyunday iMax N “Drift Bus” tiene una distribución de peso perfecta entre ejes (50/50) siempre que las ocho plazas estén ocupadas. Se pueden encontrar más elementos de corte deportivo en el interior, donde los asientos delanteros y el volante han recibido el tratamiento N, y tanto la segunda como la tercera fila de asientos se han envuelto en cuero a juego. El maletero de 842 litros será útil para guardar muchos neumáticos.

Hyundai no tiene la intención de poner en producción la iMax N “Drift Bus”, afirmando que fue creada simplemente para “demostrar la pasión de Hyundai Australia por los vehículos estimulantes”. El iMax N ya ha disputado en tres competencias durante el evento Sydney Motorsport Park: la clase Clubsprint para tiempos de vuelta completos; el Flying 500 para pruebas de aceleración, y la Drifting Cup para demostrar sus capacidades quemando rueda.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.