Los primeros pistones construidos mediante impresión 3D ya son una realidad

Los primeros pistones construidos mediante impresión 3D ya son una realidad

Son cortesía de Porsche y se estrenarán en el próximo 911 GT2 RS


Tiempo de lectura: 4 min.

La versatilidad de la impresión 3D, por la que se puede hacer casi cualquier forma geométrica, sigue asombrando. Algunas compañías automotrices como Porsche ya han utilizado dicha tecnología antes para crear asientos de tipo buquet, mientras que Bugatti recurrió a ella para hacer un sistema de escape de titanio y pinzas de freno. Ahora, la firma de Stuttgart, en colaboración con Mahle y Trumpf, está creando los pistones del 911 GT2 RS mediante impresión 3D.

No sorprende que el 911 GT2 RS sea el Porsche elegido para mostrar el uso de pistones impresos en 3D, ya que fabricarlos de esta manera no es barato, y tampoco lo es el deportivo alemán. La última generación que se comercializó en nuestro país ya superaba los 320.000 euros de factura. Aunque es comprensible, dado que estamos hablando de una máquina destinada a los circuitos con un seis cilindros bóxer biturbo de 700 CV y 750 Nm, capaz de hacer el 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 340 km/h.

Se podría argumentar, entonces, que el 911 GT2 RS de próxima generación (992) no necesita más potencia, pero Porsche simplemente no estaría de acuerdo. Esta vez, sin embargo, la potencia extra y el mejor rendimiento no provendrán –únicamente– de turbos más grandes. De acuerdo con la compañía, la impresión en 3D de sus pistones reduce el peso hasta en un 10 % en comparación con los pistones forjados tradicionales.

Porsche Pistones Impresion 3D (4)

Eso representa un gran paso hacia una reducción de la inercia en la línea roja de un propulsor. Además de esto, el proceso de impresión en 3D ha permitido a la compañía integrar un conducto de enfriamiento cerrado en la corona del pistón. Esta reducción de peso y enfriamiento adicional significa mayor fiabilidad y un mejor aprovechamiento del combustible, además de un mejor rendimiento por supuesto. De hecho, se instaló un conjunto de pistones prototipo en un motor de un 911 GT2 RS y funcionó durante 200 horas a altas velocidades.

“Gracias a los nuevos y más ligeros pistones, podemos aumentar la velocidad del motor, disminuir la carga de temperatura en los pistones y optimizar la combustión”, explica Frank Ickinger, quien trabaja en el departamento de Desarrollo Avanzado de Porsche. Si bien esto podría no significar mucho para un coche de 300 CV, cuando hablamos de ejemplares de alto rendimiento como el 911 GT2 RS, podría significar un aumento de hasta 30 CV. Haciendo cuentas rápidas, eso nos dejaría con una nueva generación que ronde los 730 CV.

La disminución en el peso y la temperatura dentro de la cámara de combustión dan como resultado 30 CV adicionales, que en el caso del próximo Porsche 911 GT2 RS (992) supondría una potencia total de 730 CV

Todo el proceso de hacer estos pistones es 100 veces más fácil de decir que de lograr. En primer lugar, se utiliza polvo metálico de alta pureza para construirlos. Ese polvo metálico de alta pureza se fusiona en forma de pistón a través de un proceso de fusión láser (LMF). Sin embargo, deben realizarse adaptaciones especiales para garantizar la calidad y la longevidad del componente, por lo que Porsche tuvo que recurrir a Zeiss para hacer una medición precisa, la compañía de óptica alemana más conocida por sus lentes para cámaras fotográficas.

Y como se ha mencionado al comienzo del artículo, los pistones no son lo único que Porsche hace mediante impresión 3D. Desde mayo, se pueden pedir un juego de asientos parcialmente impresos en 3D para los modelos 911 y 718 (Boxster y Cayman). Además de eso, las impresoras de la marca se mantienen ocupadas con pedidos de piezas de reproducción para clásicos cuyos repuestos ya no están disponibles. La compañía espera expandir sus esfuerzos en este frente, llevando a detalles innovadores en ediciones especiales de bajo volumen.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.