Nueva gama Porsche 718 Boxster T y 718 Cayman T

Nueva gama Porsche 718 Boxster T y 718 Cayman T

Placer de conducción tanto en formato coupé como a cielo abierto


Tiempo de lectura: 4 min.

Con la llegada de la turboalimentación a los modelos más puristas de la gama, Porsche ha devuelto a la vida la denominación “Touring”. Hace poco más de un año, los de Stuttgart presentaron el 911 Carrera T (991), una versión del histórico deportivo equipado con el motor de acceso, pero con una puesta a punto y unos detalles de equipamiento que lo han hecho un poquito más especial que el modelo estándar. Ahora la fórmula se repite con el Boxster y Cayman.

El calificativo “T” comenzó su historia en 1968, con el 911. Su concepción estaba orientada a ser el modelo de acceso al deportivo germano. Contaba con un propulsor de 2.0 litros que rendía 110 CV y una caja de cambios de cuatro velocidades. En consecuencia, costaba un 10% menos que la versión más potente, el 911 S. Tal y como ratifica Porsche, los modelos “T” son “sinónimo de placer de conducir en su forma más pura”, y no es una excepción en el caso de los nuevos 718 Boxster T y 718 Cayman T.

Las dos variantes del 718 T cobijan en su interior el bloque de 2.0 litros turbo de cuatro cilindros de la casa. Un motor capaz de subir hasta las 7.500 RPM y entregar 300 CV y 380 Nm a las ruedas posteriores desde tan solo 2.150 RPM. Con la caja de cambios manual, la masa a desplazar es de tan solo 1.350 kilos (PDK: 1.380 kg), consiguiendo una relación peso/potencia de 4,5 (4,6) kg/CV y una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,1 (4,7) segundos. La velocidad máxima está tarada a 275 km/h. Hasta aquí no hay diferencia frente a un 718 “a secas”.

Porsche 718 T 3

Porsche 718 Cayman T

Pero indagando un poco más profundo, vemos que Porsche se ha centrado más en las sensaciones que en la velocidad pura y dura. Ambos 718 T montan un chasis que se asienta 20 milímetros más bajo (PASM), llantas de aleación de 20 pulgadas pintadas en un brillante gris titanio, carcasas de espejos de color gris ágata, un cambio de marchas más corto que muestra los engranajes en rojo en la parte superior, emblemas “718 Boxster T” o “718 Cayman T” en el lateral y el paquete Sport Chrono, con su cronómetro montado en el salpicadero.

Los distintos modos de conducción (Normal, Sport, Sport Plus e Individual) seleccionables desde el volante permitirán hacer del coche un animal tan salvaje como manso sobre el asfalto, haciendo de este un deportivo que se pueda disfrutar tanto en el circuito como en largos viajes -siempre que no haya mucho equipaje a llevar-. Incluso la gestión electrónica se encarga de que estas monturas hagan el doble embrague de forma automática. El tren motriz cuenta con soportes activos para minimizar las vibraciones del motor y transmisión que siente el conductor.

El comportamiento de la gama 718 T es más precisa y estable durante los cambios de carga y en curvas rápidas. Por otro lado, el confort de marcha no se ve afectado en carreteras con firme irregular

Porsche 718 T 2

Porsche 718 Boxster T

El interior continúa con lo ya traído por el 911 Carrera T: tiradores de las puertas de tela, volante GT de 360 milímetros de diámetro forrado en cuero, asientos deportivos eléctricos ajustables en dos posiciones con el logo “718” bordado en los reposacabezas, y molduras decorativas acabadas en negro piano. Los logotipos “Boxster T” o “Cayman T” aparecen en los diales del cuadro de instrumentos y en el umbral de las puertas. El equipo de infoentretenimiento ha sido sustituido por un compartimento portaobjetos, aunque se puede equipar de forma opcional.

La paleta de colores de carrocería incluye desde Naranja Lava o Azul Miami hasta Blanco Carrara, Amarillo Racing, Negro Jet y Plata GT. Según las especificaciones, el cliente obtendrá una ventaja de entre el 5% y el 10% en la compra de los 718 T en comparación con el modelo básico con un equipamiento similar.

Por último y no menos importante, ya se pueden realizar pedidos en España a un precio de 70.863 euros para el 718 Cayman T y de 73.086 euros en el caso del 718 Boxster T. En caso de querer la caja de cambios automática de doble embrague PDK, hay que sumar 3.576 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.