Menu

Pininfarina Battista, un nuevo hiperdeportivo entra en el gallinero

Con 1.900 electrizantes equinos impulsando las ruedas

Pininfarina Battista, un nuevo hiperdeportivo entra en el gallinero

Apenas un año después de nacer como marca independiente, Automobili Pininfarina ha aprovechado el Salón del Automóvil de Ginebra para presentarnos su primer coche de la mano de Nico Rosberg, campeón de Fórmula 1 de 2016. Se llama Pininfarina Battista y, bajo su cuidado diseño, hay una bomba eléctrica de casi 2.000 CV de potencia.

Nos adelantaron sus líneas y su nombre hace unos meses, y hoy ya es una realidad. Tras nueve décadas a sus espaldas, el icónico estudio de diseño italiano convertido a fabricante de automóviles se estrena por la puerta grande. Un hiperdeportivo capaz de quitar el hipo a los coches del mismo segmento movidos por un motor de combustión interna. Sin embargo, tras este modelo halo, el marca lanzará una gama de SUV completamente eléctrica.

La batería de 120 kWh realizada por Rimac Automobili hace que el Pininfarina Battista sea capaz de entregar 1.900 CV (1.398 kW) y 2.300 Nm de par motor máximo a las cuatro ruedas. Los datos ofrecidos por la marca no muestran gran exactitud en las cifras prestacionales, pero aseguran que es capaz de alcanzar los 100 km/h desde parado en menos de dos segundos, y los 300 km/h en menos de 12 segundos. La velocidad máxima está por encima de 350 km/h.

Pininfarina Battista 8

El Pininfarina Battista comparte entre un 40 y un 50 % de sus componentes con el Rimac C_Two, por lo que sus prestaciones son realmente similares

Visualmente, se aprecia por qué Pininfarina ha estado carrozando algunos de los coches más bonitos de todos los tiempos. Aunque parece que la forma destaca sobre la función, la premisa del Pininfarina Battista es ser eficaz sobre el asfalto. El splitter de la parrilla frontal, además de generar apoyo aerodinámico sobre el eje anterior, también se encarga de optimizar el flujo de aire a través del coche hasta llegar al difusor posterior.

Aunque no dispone de alerones al uso, el Pininfarina Battista utiliza sistemas de aerodinámica activa como aletines activos sobre la carrocería que modifican su ángulo en función de las necesidades aerodinámicas. Si las cargas son bajas, podrá cubrir hasta 450 km antes de que se quede sin batería, suficiente para un viaje o los trayectos diarios de varios días (depende del usuario).

El habitáculo tampoco decepciona, íntegramente enfocado al minimalismo y el puesto del conductor. Tal es así, que hasta el asiento del copiloto luce de diferente color. Tras un volante achatado en su parte superior e inferior, destaca un cuadro de instrumentos dominado por tres pantallas multimedia. Estas se encargar de informar al piloto de todos los parámetros de coche, tales como la velocidad de circulación, la gestión de la energía o el sistema de navegación.

Las entregas comenzarán el próximo año, y tan solo 150 unidades del Pininfarina Battista serán fabricadas.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Piloto
Rest

La bella y la bestia cosificados en un mismo personaje. De precio mejor no hablamos y de unidades sin vender, menos.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.