Menu

Nuevo récord para el Honda Civic Type R sobre el entramado de Estoril

Y con este, ya son cinco los récords sobre circuito para el tracción delantera nipón

Nuevo récord para el Honda Civic Type R sobre el entramado de Estoril

El Honda Civic Type R va ganándose adeptos poco a poco. Primero fulminó el récord de Nürburgring para un tracción delantera, luego le llegó el turno a Magny-Cours, seguido de Spa-Francorchamps y, por último, Silverstone. Ahora le ha llegado el turno al trazado portugués de Estoril, donde Honda ha establecido otro nuevo récord para coches de tracción delantera, parando el cronómetro en 2 minutos y 01,84 segundos. El hatchback deportivo del sol naciente fue conducido por el piloto de Honda en el WTCR y expiloto de Fórmula 1 (2005-2006), Tiago Monteiro.

La icónica pista de Estoril tiene 4,2 km de longitud con dos horquillas, una chicane difícil y una recta principal muy larga, lo que significa que los pilotos experimentan un inusualmente amplio espectro de velocidades y trayectorias en una sola vuelta. Por lo tanto, recompensa a los coches con una gran capacidad de adaptación, aquellos que combinan una aceleración rápida con un manejo excepcional. El Civic Type R demostró estar adaptado al circuito, con su motor VTEC turbo de 320 CV y una puesta a punto que ofrece un manejo rápido y estable. El nuevo Mégane RS Trophy no lo va a tener fácil para desbancarle.

El Civic Type R de generación previa (FK8) hizo un tiempo de 2 minutos y 04,08 segundos en el mismo trazado con Bruno Correia a los mandos

Hablando sobre el tiempo de referencia, Tiago Monteiro dijo: «Vinimos con el objetivo de batir el récord de vuelta rápida marcado por el Type R anterior, pero nunca te puedes confiar, porque no era una tarea sencilla. Para atacar un circuito como el de Estoril tienes que tener confianza total en el coche, y el nuevo Civic Type R es tan potente y suave que te transmite esa confianza. Y logramos batir el récord… Bueno, de hecho, lo superamos de largo.»

Comentando sobre el Type R en sí mismo, añadió: «El Type R es un coche muy estable con una excelente eficiencia de frenado y un motor increíble, así que tienes la sensación de conducir un coche de carreras. Cuando estás en la pista, es muy fácil olvidarte de que estás conduciendo un coche de carretera, y luego puedes marcharte a casa con él.”

Hasta el momento, Honda ha conseguido mejorar las marcas y lograr los mejores tiempos en Magny-Cours, Silverstone y Spa-Francorchamps

El esfuerzo realizado este año se asemeja al que hizo la firma nipona en 2016 con el Type R de la generación anterior, el cual ya batió récords para un tracción delantera en Estoril, Hungaroring, Silverstone y Spa-Francorchamps. Dentro del Type R Challenge 2018, se encuentra incluido el tiempo logrado en trazado alemán de Nürburgring Nordschleife, donde registró un una vuelta de 7 minutos y 43,8 segundos en abril de 2017.

Desde luego, el último deportivo en llevar la famosa “H” roja sobre la parrilla delantera es digno de apellidarse Type R. Según la marca, el coche de mayor envergadura llevado a cabo por Honda en toda su historia.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.